Compartir
Pepe Estruch

En 1987, con 71 años, el Estruch jubilado decía: “Cuando yo realmente me entusiasmé con el teatro fue cuando vi a Margarita (Xirgu) en una temporada memorable que hizo el Teatro Español, dirigida por Rivas Cheriff. Fue mi gran deslumbramiento teatral, a mis 15 años, cuando me di cuenta que el teatro es algo más que una simple diversión o entretenimiento”. El Estruch adolescente de la foto, jovenzuelo, estaba muy cerca de la situación que describe el Estruch septuagenario. Esencialmente son el mismo; a mí me lo parece. Posiblemente en esta época le llamasen José María. ¡Glub! Era un mozalbete agraciado y gracioso. También de mayor.

PEPE ESTRUCH, EL MAESTRO
Pepe Estruch, mocete jovenzuelo en ESCENA
Pepe Estruch

El lunes 15 de noviembre, al caer la tarde –ya casi noche- tendrá lugar el acto de entrega de Premios que llevan su nombre. Quiero regalarles unas notas del libro que sobre el maestro y sus escritos pronto saldrá editado –poemas, cuentos, reflexiones, conferencias, obras teatrales-, titulado ‘Los escritos de Estruch’. 

Hay dos palabras que definen perfectamente a nuestro maestro Pepe Estruch: una es “querido/a”, apostilla o glosa personal con la que se dirigía a las personas que trataba; la otra, pertenece a su particular modo de entender y practicar la docencia y era la utilización, con frecuencia, de un verso que decía Mi pena es muy mala, muletilla y fragmento de un poema que Estruch, el maestro, empleaba y administraba con fe y perseverancia en sus clases, talleres y encuentros profesionales. 

Hace unos años encontré de dónde procedía el verso Mi pena es muy mala. Su autor es Manuel Machado, y es el primero de la primera estrofa de las cinco que conforman el poema La pena. Forma este verso, junto con los dos siguientes, un llamado tercerillo o tercetillo –según Domínguez Caparrós-, aunque el verso central es de arte mayor –dodecasílabo-, mientras que el primero y tercero son de arte menor -hexasílabos-, que riman 6a 12- 6ª. La estrofa completa viene a decir:

Mi pena es muy mala,
porque es una pena que yo no quisiera
que se me quitara.

Lo cierto es que la estructura formal de los tres versos –el tercerillo-, y sobre todo el primero, eran empleados por el maestro para hacer todo tipo de peripecias y juegos rítmicos, expresivos, gestuales, corporales, estáticos y dinámicos, individuales y corales, con o sin evolución espacial, emitiendo sonidos onomatopéyicos, etcétera. Recuerdo claramente que jugábamos las seis sílabas (mi-pe-naes-muy ma-la) por indicación suya, otras por propia iniciativa, y siempre como rutina didáctica de ensayo, o calentamiento, o preparación para entrar con un texto, etcétera; de modo que el verso se podía fragmentar, repetir, enfatizar, alterar, reconducir, reconstruir, cortar, adaptar, en modo grave, o agudo, rápido, lento, solo o en grupo, en susurro, gritado, palabra redonda o angulosa, gesto mínimo o máximo, expresividad abierta o cerrada… Era una excusa perfecta y un comodín que Estruch usaba como herramienta pedagógica conveniente y convenientemente. 

De esa Mi pena es muy mala sé que han salido muy buenas propuestas teatrales, tanto en España, como en Inglaterra o Uruguay, lugares en los que vivió. Con seguridad. Mi pena es muy mala fue, ha sido, la herencia multidisciplinar que nos legó.

Con el maestro iniciamos el viaje hace mucho tiempo -¿dos siglos?- y también con este minúsculo verso de apenas seis diminutas, pero poderosísimas sílabas; esas son mis maletas.

¡Salud y Teatro!

Paco Alberola

Compartir
Artículo anteriorADACEA presenta su primer calendario solidario en el Museo de Aguas de Alicante
Artículo siguienteGorros para bebés: mucho más que un complemento para el invierno
Titulado en Interpretación y Dirección por la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid. Doctor por la Universidad de Murcia. Actor, director de escena, docente, constructor de máscaras, maestro de esgrima escénica, especialista en Teatro del Siglo de Oro español. Es miembro de la A.D.E. (Asociación de Directores de Escena de España), AEMA (Asociación Española Maestros de Armas), A.I.T.E.N.S.O. (Asociación Internacional Teatro Español y Novohispano de los Siglos de Oro), SGAE (Sociedad General de Autores de España). Ha sido profesor de la Escuela Superior de Arte Dramático de Murcia y Director Artístico del Festival Medieval de Elche. Escribe artículos de crítica teatral sobre las artes escénicas en diversos diarios (Información, AlicanteMag, El Correo de Euclides, Revista ADE, Cuadernos de Encuentro ESAD). Ha interpretado y dirigido obras de autores: Lope de Vega, Lope de Rueda, Shakespeare, Cervantes, Brecht, Rojas Zorrilla, Calderón, Esquilo, Blanco-Amor, Chejov, Valle-Inclán, Tirso de Molina, Max Aub, Antonio Machado, León Felipe, Miguel Hernández. Ha sido director-gerente de diversas compañías profesionales de teatro. Ha sido moderador en Escuela del espectador: Espacio para la reflexión y el debate, y en el Ciclo de Actividades Escénicas Solos de Palabra. Realiza diversas actividades de divulgación del hecho teatral, impartiendo talleres, clases magistrales, conferencias, cursos de Expresión Corporal, Dirección de escena, máscaras, títeres, Interpretación o Esgrima Teatral para Festivales, Compañías profesionales de teatro, Escuelas de Teatro y Universidades. Ha publicado los libros: 'Esgrima Teatral: Lenguaje escénico de las armas’ (Murcia, ESAD, 1998), 'Enfrentamiento y lance de armas en el Teatro del Siglo de Oro’ (Madrid, 2014), 'Esgrimir con la palabra, dialogar con la espada' (Madrid, 2015); 'Los escritos de Pepe Estruch' -en impresión- (2022).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here