Compartir

Es uno de los mayores coleccionistas privados de ejemplares de El Quijote. Este físico alicantino, nacido en Orxeta y residente en La Vila Joiosa, ha reunido la asombrosa cifra de 490 ejemplares diferentes, editados en 62 idiomas. Además de catalán, gallego y euskera, su colección abarca la mayoría de lenguas europeas (ingles, francés, alemán, ruso, bretón, lenguas nórdicas, rumano, polaco, croata..) y otras como el indi, guyarati, guaraní, camboyano, chino, japones  o vietnamita.

Los inicios de su afición al Quijote comienzan en la escuela primaria. En los años 60 este libro era lectura obligatoria en los colegios. Todos los alumnos poseían su ejemplar escolar ilustrado del Quijote. Tomás se sintió fascinado desde que tuvo el libro en sus manos. Aún recuerda como las palabras yelmo, celada y muchas otras despertaban su curiosidad. Sentados en corro, alrededor del maestro, todas las semanas leían por turnos pasajes del libro. Mientras la mayoría se aburría o directamente odiaba el libro, el se lo llevaba a casa y continuaba releyéndolo una y otra vez.

Tomas Lloret, coleccionista de 'El Quijote' y encuadernador en ARTESANIA A los doce años, cuando ya estaba en bachiller, le regalaron su primera edición completa, mucho más interesante que la versión reducida. Poco tiempo después encontró otro ejemplar en casa de su abuela.  En la época de estudiante en la universidad de Alicante primero y después en la de Valencia, visitaba librerías antiguas y ferias donde seguía adquiriendo ejemplares diferentes del Quijote. Casi sin pretenderlo, se había convertido en un coleccionista. Una de sus librerías mas queridas ha sido  la famosa Librería Canuda, en  Barcelona.  Familiares y amigos ayudaron a incrementar su colección,  con ejemplares que iban encontrando tanto en España como en el extranjero. Y en los últimos años ha sido internet, con plataformas como ebay, quien le ha suministrado alguna de las piezas más raras que posee.

Tomas Lloret, coleccionista de 'El Quijote' y encuadernador en ARTESANIA

El salto de coleccionista a encuadernador del Quijote se produjo de forma casual. Cuando iba al Teatro Principal, en Alicante, pasaba por un escaparate en la calle Castaños, El Llar del Llibre. Un día se fijó en un cartel que informaba del comienzo de las clases de encuadernación, impartidas por Javier Abellán. Su primera encuadernación fue un ejemplar del Quijote muy deteriorado. Lo encuadernó en tela. En los cinco años que estuvo con Javier Abellán casi todo lo que encuadernó fueron los ejemplares más estropeados. Cuando Llar del Llibre cerró, en el año 2014, continuó su formación y práctica con Chema Argandoña, otro alumno de Javier Abellán que cogió el relevo del maestro en el año 2015.  Aunque en su extensa y erudita biblioteca,  cuenta con  unos 5.000 ejemplares de una gran variedad de temas( es un inquieto y ávido lector),  su pasión sigue siendo reencuadernar sus queridos Quijotes.

Tomas Lloret, coleccionista de 'El Quijote' y encuadernador en ARTESANIA En el año 2005 aporto unos 20 ejemplares para una exposición organizada por  la CAM, en Llar del Pensionista, Vila Joiosa, con motivo del cuarto centenario de la primera edición del Quijote. En el año 2016, en el cuarto centenario de la muerte de Cervantes, expuso su colección en el Casa Museo  la Barbera del Aragones , en La Vila Joiosa. Fueron muchos los visitantes, sobre todo estudiantes de primaria y secundaria, atendidos por Tomás, quien como experto conocedor de Cervantes, se encargaba de informar y de atender las visitas. Para los más pequeños se organizaron también talleres participativos. La exposición tuvo tanto éxito que se prorrogó dos meses y de ahí se trasladó al Club Náutico, donde permaneció dos meses más.

 

Al preguntarle por el futuro de la colección comenta que está estudiando varias opciones, porque le gustaría que su legado perdurase para disfrute de futuras generaciones.  Su única preocupación es preservar toda una vida de  pasión por un libro al que le ha dedicado tanto tiempo y esfuerzo. Porque, citando al ilustre hidalgo:

Una de las cosas —dijo a esta sazón don Quijote— que más debe de dar contento a un hombre virtuoso y eminente es verse, viviendo, andar con buen nombre por las lenguas de las gentes, impreso y en estampa. Dije con buen nombre, porque, siendo al contrario, ninguna muerte se le igualará.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here