Compartir

La poeta Carmina Seva Alemany presenta su último poemario ‘Azul melancolía’, editado por el nuevo sello alicantino Sentido Inverso, el próximo viernes 11 de marzo a las 19:30 horas en la Sede Universitaria Ciudad de Alicante (Avda. Ramón y Cajal, 4). Lo hará acompañada por los escritores José Luis Ferris y Joaquín Juan Penalva y la gestora cultural Marina Vicente.

Carmina Seva presenta en la Sede su último poemario, 'Azul melancolía' en LETRAS ‘Azul melancolía’ es la tercera colección de poemas que publica Carmina Seva (Valencia, 1934) tras ‘Retazos de una vida’ (2011) e ‘Intensidad’ (2017). Diez años después de aquella opera prima, la autora ofrece ahora un auténtico muestrario de paisajes, emociones y ausencias con el mar y la luz del Mediterráneo como telón de fondo. En sus poemas, con tendencia a la brevedad, al verso corto y a la claridad expresiva, se dan cita el amor, la ausencia, el dolor, la esperanza y el canto a la vida, entre otros temas universales.

La poesía de Carmina Seva ha sido elogiada por numerosos autores y prologada en sus títulos anteriores por José Luis Ferris y Mariano Sánchez Soler. En esta ocasión es Joaquín Juan Penalva quien se encarga de introducirla. El poemario ha sido editado por la nueva editorial alicantina Sentido Inverso, centrada en autores y publicaciones de la ciudad y perteneciente a la Editorial Mankell, que reaparece tras el parón de la pandemia.

Para conocer más de cerca el universo creativo de Carmina Seva y los temas que transitan por las páginas su último libro, mantuvimos una entrevista con la autora.

El título de su nuevo poemario, ‘Azul melancolía’, parece toda una declaración de intenciones. 

Soy una enamorada del mar, por eso predomina el azul en algunos de mis poemas. Me apasiona ese color, sobre todo por el mar. Como el título del poemario indica, la melancolía es otro tema recurrente. Todos pasamos por momentos de añoranza hacia las personas que no tenemos a nuestro lado desde hace años y hay días en los que nos sentimos más melancólicos. En algunos de mis poemas trascienden esos sentimientos. De ahí el título, ‘Azul melancolía’.

El otoño es una estación especialmente proclive a la melancolía y a reflexionar sobre el paso del tiempo y la fugacidad de la vida, pero en sus poemas también se atisba  la esperanza. ¿El azul es un color que asocia tanto a la tristeza como a la alegría?

Sí, porque hay días en los que el mar se pone bravo y gris por la lluvia o la tormenta y, efectivamente, sientes tristeza. De ahí surgen algunos poemas marcados por la melancolía. Por eso, en otoño escribo los poemas más tristes, mientras que los días de primavera y verano me inspiran para crear composiciones más alegres. 

La noche es un motivo recurrente en el libro. ¿Las ausencias se hacen más tangibles en esas horas del día?

De noche es cuando más me inspiro, siempre tengo una libreta y un bolígrafo sobre la mesilla y me pongo a escribir, aunque luego rectifique algo al día siguiente. Por la noche la soledad te hace sentir añoranza. Normalmente escribo mucho de noche, salvo en primavera y verano, cuando la luz diurna y el mar me sirven de inspiración.

Frente a la oscuridad y quietud de la noche, ¿el alba da razones para la esperanza?

Sí, porque en cuanto veo clarear me digo: Un día más, y surge la esperanza. Me considero una persona bastante alegre y positiva, aunque tenga mis momentos de nostalgia. Por eso, algunos de mis poemas acaban con la palabra esperanza o hablan de ella, porque siempre pienso que todo va a ir a mejor.

Carmina Seva presenta en la Sede su último poemario, 'Azul melancolía' en LETRAS
Carmina Seva

El severo confinamiento al que nos vimos abocados en los primeros meses de la pandemia, ¿ha ejercido algún tipo de influencia en estos poemas?

Sí, efectivamente. Uno de los poemas precisamente se titula “Todo empezó el mes de marzo”. En esa época me dediqué bastante a escribir, al tener que pasar tanto tiempo en casa. Había muchas horas por delante. 

Los motivos florales son un elemento también presente en su poemario. ¿Qué le sugieren las flores?

Me encantan las flores y las plantas. Estoy rodeada de plantas de interior porque alegran la casa. Cuando hace buen tiempo y paseo por Gadea o Soto soy feliz admirando las flores plantadas en el jardín, incluso les hago fotos. Son una fuente de inspiración para mis poemas.

Dos de sus composiciones las dedica a Miguel Hernández. ¿Qué trata de transmitir en estos poemas y qué influencia ha ejercido en usted el poeta oriolano?

Tengo la biografía de Miguel Hermández escrita por José Luis Ferris, tanto la primera edición como la segunda, que acaba de publicar en una versión revisada. Aunque siempre me habían gustado los poemas de Miguel Hernández, cuando leí su biografía aún me entusiasmé más. De hecho, en este libro tengo dos poemas dedicados a él: ‘Hablando con Miguel Hernández’ y ‘A Miguel Hernández’.

¿Podría decirse que ’Azul melancolía’ es la continuidad de la segunda parte de su libro ‘Intensidad’, titulada “Verano de azules”?

Posiblemente sí. El título de mi poemario ‘Intensidad’ lo pusimos -lo digo en plural porque mi amigo, el escritor y poeta José Luis Ferris, me ayuda a escoger los nombres- debido a que uno de los poemas de ese libro, que tiene mucho sentimiento, se llama así. De modo que este libro puede considerarse una continuidad de aquel.

‘Azul melancolía’ es su tercer poemario, tras ‘Retazos de una vida’ e ‘Intensidad’. ¿Qué le aporta la poesía como autora y lectora?

Me aporta mucho. Me produce un gran satisfacción tanto leer como escribir poesía. Leo a los grandes autores como García Lorca, Machado, Miguel Hernández, Pedro Salinas… entre otros muchos. Pero también escribo desde muy jovencita, aunque no  publicara. Hasta que llegó un momento, en el año 2011, en el que mi hijo me animó a que le enseñara mis poemas a alguien experto en el tema y se los mostré a José Luis Ferris. Y ahí empezó todo. Me dijo que tenían musicalidad y denotaban que había estudiado la carrera de piano. Entonces, publiqué el primer libro, luego el segundo y, después de cinco años, el tercero. Cada vez que escribo un poema me siento satisfecha y feliz. De hecho, después de haber publicado este último libro, ya tengo nuevos poemas, aunque no creo que los publique por mi edad. No obstante, cuando me inspiro, escribo.

LÁGRIMAS DE LUNA

Todo está oscuro, en silencio.
Solo se escucha la lluvia
que se desliza suave
como lágrimas de luna.

El cielo se ha iluminado
con resplandor que deslumbra.
Son las nubes que se abren
como cortinas de bruma.

Ya la noche, en su misterio,
vierte agua, que es fortuna
para que beban los campos
sedientos de lluvia pura. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here