Compartir

Como saben, es uno de los últimos festivales de teatro clásico que llegan tras el largo estío –a veces hasta el hastío- en nuestra península. Durante unos días se mostrarán representaciones y recitales que tienen como alma mater el teatro y la música, con un espíritu medieval –o cercano- y clásico -más o menos-.

En esta edición se presentan cinco producciones teatrales de envergadura basadas en textos que fueron escritos entre los siglos XVI y XVII: desde la descacharrante comedia de Rojas Zorrilla, ‘Entre bobos anda el juego’, hasta ‘Nise, la tragedia de Inés de Castro’ (compuesta a partir de ‘Nise Lastimosa’ y ‘Nise Laureada’ de Jerónimo Bermúdez). Ente ambas propuestas se encuentran una recreación de ‘El Buscón’, de Quevedo; una propuesta actualizada de ‘La traición en la amistad’ de María de Zayas, y la formada por las piezas que componen ‘Andanzas y entremeses’ de Juan Rana –con obras menores de Calderón, Moreto y Quiñones-, todas ellas obras clásicas de nuestro teatro áureo.

En su multiplicidad forman un grupo que muestra varios registros escénicos: la comedia, la sátira, la farsa y hasta la espeluznante tragedia de horror y venganza que pondrá en escena Nao d’Amores, el último día de festival. Cada propuesta es diferente, como veremos, y en conjunto forman una muestra representativa loable de lo que en el mercado cultural existe hoy en día. Loable también por las compañías que nos visitan, autoras de las puestas en escena: Ron Lalá-CNTC, Albacity, Olympia M., Verbo Prod. y Nao d’Amores; así como por sus directores y equipos artísticos y técnicos. Loable, por tanto, la programación, aunque un poco menos, por lo ligeramente escasa o menguada.

Festival Medieval de Elche 2021, festival hibernado y loable en DESTACADOS ESCENA

Hay que hacer referencia a un elemento que me parece importante, común a las propuestas; se trata de que en todas ellas se ha hecho un trabajo dramatúrgico de corrección y ajuste del texto, lo que se llama una revisión o adaptación teatral; filigrana escénica que ocurre tras el estudio exhaustivo de la obra: ambiente, personajes, argumento, época, modo de escritura, versificación, etc., después de lo cual se realiza una actualización de la misma en función de la necesidad de los creadores, de los recursos escénicos, del mensaje que se quiere resaltar, de la época, etc. Me consta que la calidad en cada una de las propuestas escénicas es rigurosa y estoy seguro que vamos a ver trabajos preciosistas y correctos, cada uno dentro de sus parámetros, claro.

Comentar que la estirpe de personajes que en su conjunto se nos van a ofertar es amplia y rica y variada, tipología que nos va a mostrar a algunos como el llamado galán de entremés, la dama fogosa, la sirvienta gallega, el gracioso que llama tonto a su amo, el pícaro, el galán boquirrubio, el y la alcahuete (a) y otros no menos característicos de nuestro Siglo de Oro. En cuanto al verso que vamos a oír, apuntar que mayormente sonarán el octósilabo español, en lo que conocemos como el romance, la redondilla, las decimas… también el soneto, los tercetos encadenados… y como no, la prosa satírica de Quevedo. Destacar el verso libre de Jerónimo Bermúdez, sin rima ni asonancia con que escribe ‘Nise’, acomodando el ritmo o cadencia musical no a la rima sino a la cantidad de las sílabas, un sistema de versificación distinto al que estamos acostumbrados a escuchar, un hecho inusual y extraordinario en nuestra historia teatral. Además, este año se representa ‘El Misteri’. Les animo a que asistan. 

Como decía Lope de Vega en su ‘Arte nuevo de hacer comedias’, hace un carretón de años:

“Oye atento, y del arte no disputes
que en la comedia se hallará de modo,
que oyéndola se pueda saber todo”.

¡Salud y Teatro!

Paco Alberola Balsares, otoño de 2021.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here