Compartir

U

Corrosiva 'Mongolia, el musical' en Clan Cabaret en ESCENA nos carteles recordaban lo que se había anunciado horas antes por las redes sociales: las entradas para Mongolia, el musical  – acto perteneciente al Festival de humor Esto No Es Serio – estaban agotadas. Clan Cabaret estaría hasta la bandera esa noche. Este dato, teniendo en cuenta lo que significa ahora mismo la Revista Mongolia en el espectro periodístico de nuestro país, no es ni mucho menos irrelevante.

A las 23:15 h. se daba comienzo con una proyección que introducía la narrativa de la obra: Darío Adanti y Edu Galán, procedentes del planeta Mongolia, aterrizaban en España con la misión de analizar el estado del país e informar a sus superiores mongoles. Durante las dos horas siguientes asistimos a un espectáculo de variedades compuesto por sketches, momentos de spoken word, intervalos teatrales y, efectivamente, alguna que otra canción interpretada por Eduardo Bravo, fundador de la revista al igual que la pareja protagonista. 

Corrosiva 'Mongolia, el musical' en Clan Cabaret en ESCENA Como es de prever si se conoce la publicación aunque sea de oídas, la relación de la clase política con el pueblo español en este momento de crisis económica fue el tema sobre el que se volcó el humor ácido y destructor de Adanti, Galán y Bravo. Nos brindaron una masterclass de cómo identificar a un ‘pies negros’ y de cómo curarlos (los que no estuvieron allí se pueden imaginar que no es un método pacífico).

Nos mostraron las viviendas que las clases sociales bajas no podrían obtener ni en sueños. Explicaron en qué consiste el efecto ‘puerta giratoria’: un político que obtiene un cargo en una empresa que anteriormente ha privatizado. Hablaron del culebrón, patético e interminable, que nos está ofreciendo la monarquía española en los últimos años. Por supuesto, tampoco perdieron la ocasión para criticar las actitudes reprobables de ciertos elementos de la Iglesia. Lo que más conmovió al público congregado fue el sketch en el que se aludía al caso Ikea

Esta carga de excitación en el público es lo que explica el lleno hasta la bandera que se produjo en Clan Cabaret. Muchos ciudadanos sienten una desilusión con los dirigentes políticos y con una política que no deja de ser salpicada por corruptelas y tráfico de influencias mientras se habla de deudas multimillonarias, cierres tanto de empresas privadas como de instituciones públicas, sueldos ridículos o trabajadores sin cobrar durante meses.

Este descontento existe. Publicaciones como Mongolia lo catalizan. Y los asistentes a su ‘musical’ sintieron que por una noche metían el dedo en el ojo a aquellos que deciden pero ni sienten, ni padecen.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here