Compartir

R

Un marciano en el planeta tierra, entrevista a Francis Pérez Mañogil en LETRAS

esulta habitual encontrarse a Francis por las calles de Torrevieja, Valencia y Madrid, moviéndose con soltura desde su silla de ruedas, saludando a los numerosos amigos que se ha granjeado a lo largo de su vida, gracias a su simpatía y sentido del humor.

Quienes no le conocen, en ocasiones le miran con recelo, sin saber que bajo su apariencia hay un chico de extraordinaria inteligencia y sensibilidad, con las mismas pasiones y anhelos que los demás, a quien le gusta que le hablen y le traten con naturalidad.

En su autobiografía, ‘Despertemos’, publicada por el Ministerio de Educación y Cultura en 1997, explica sus vivencias desde un punto de vista poco conocido para la mayoría de la sociedad. Transcurridos varios años, Francis se encuentra actualizando el libro en busca de una editorial dispuesta a publicarlo. Una obra que supone todo un ejemplo de superación y aprendizaje para quienes se encuentran en una situación parecida y, sobre todo, para los que nos consideramos ‘normales’ por un mero hecho físico que, además, no depende de nosotros.

¿Cuál es tu propósito con el libro?

Yo escribí mi historia sin saber que más tarde me la iban a publicar. Es decir, el primer motivo que me incitó a escribirlo era simplemente para desahogarme. Tener muchos pensamientos y no darles salida, es como estar preso en una cárcel, de la que hay que salir exteriorizándolo como sea.

A parte de este propósito de desahogo personal, otro objetivo es demostrar cómo las apariencias engañan… Personas con problema para retener la saliva, con gestos faciales raros, con movimientos incontrolados, etc., damos una apariencia que engaña a la sociedad, a los médicos, a los psicólogos, a los profesores.

¿Crees que la gente a veces es un poco condescendiente en la forma de hablar y tratar a personas con algún tipo de limitación física (quizás por desconocimiento)?

Yo ya soy vejete con unos cuantos años en el lomo, lo cual me permite ver cómo va evolucionando la sociedad. Antes, todos demostraban pena, compasión etc. sin cortarse un pelo. Ahora, todo lo contrario: se cortan más que la mayonesa casera. Temen emplear términos que nos ofendan como por ejemplo “minusválido”, temen dirigirse a nosotros e incomodarnos, o no saben cómo tratarnos… Yo le propondría a la sociedad que se tome un buen tequila o cualquier otro desinhibidor y tenga menos reparo para comunicarse con nosotros. Por nuestra parte, las personas con discapacidad también hemos de poner  de nuestra parte para favorecer ese clima distendido, sin miedos, sin susceptibilidades.

Un marciano en el planeta tierra, entrevista a Francis Pérez Mañogil en LETRAS ¿Cómo llevas el tema de la sexualidad?

¿Qué? ¿Cómo? ¿De qué me estás hablando?… Ah!, sí, ya. Creo que te refieres a eso de lo que nunca quieren hablar ni los profesionales ni los padres.

Es un  tema que llevo mal. La sexualidad así como los estados de enamoramiento me dan continuos tortazos y es una constante en mi vida.

Pero no me voy a centrar en mis conflictos personales. Creo más útil para todos tratar la raíz del problema.

¿Un niño nace y vive su infancia con prejuicios y vergüenzas? No, en absoluto. Pues entonces lo único que hay que hacer es que ese niñ@ no pierda su naturalidad. Permitirle que se exprese, que pregunte. Naturalidad, diálogo e información desde la infancia inducirían a tener menos problemas en la adolescencia y adultez en temas como la sexualidad, los amores imposibles, las emociones de cualquier tipo.

Si se actuara así, no se eliminarían los conflictos, pero se reducirían y  se gestionarían mejor.

Existen muchos tipos de violencias, y una de ellas es “la violencia del silencio”, en la cual estamos implicados todos: los profesionales, los padres, las personas afectadas y la sociedad.

Un marciano en el planeta tierra, entrevista a Francis Pérez Mañogil en LETRAS Tu situación, ¿es de nacimiento?

Sí, nací así. A mi madre se le rompió la matriz. Fue a una importante maternidad de Madrid (Santa Cristina) y el ascensor estaba estropeado. Con la matriz rota, tuvo que subir andando las escaleras hasta la primera  planta. A ello hay que sumar que no había anestesista y tardó en llegar tres horas.

Por otra parte, como en aquellos tiempos no se denunciaba nada, mis padres no denunciaron.

¿Cómo ves la vida tras tantas experiencias y tras conocer a tanta gente?

La vida no se ve de una o de otra manera dependiendo solamente de tus circunstancias, depende principalmente de la capacidad que se tenga para afrontar esas circunstancias. Yo, sinceramente, estoy como el país: en crisis.

¿Que le dirías a otras personas que viven una situación parecida a la tuya pero no llegan a asumirla?

Lo primero que haría sería llamar a sus puertas, juntarnos todos y decirles: “Hola, me llamo Francis, y en estos momentos me encuentro tan idiota como vosotros. ¡¡Vamos a des–idiotizarnos!!”.

Lo primero es buscar cada uno una actividad que realmente nos apasione y dejarnos la piel en dicha actividad. Si dedicamos el tiempo a ella, nos ocupamos en algo positivo y dejamos de rumiar pensamientos negativos.

Para “des–idiotizarnos” hay que pensar menos en el pasado y en el futuro y disfrutar del presente. Aceptar nuestras limitaciones y explotar nuestras posibilidades.

También creo bueno tomar una dosis diaria de  adrenalina. No sé cómo, pero hay que buscar endorfinas y adrenalina de donde sea (ejercicio físico, montar de copiloto en un buggy, tirarnos de un paracaídas adaptado, montar en una silla con esquís…). Para todo ello, necesitamos la ayuda de otra persona. Si esto no es posible, tendremos que buscar fórmulas en las que no dependamos de nadie para obtener un moderado colocón de endorfinas y adrenalina.

Igual que hay que buscar emociones fuertes, también debemos aprender técnicas de relajación y meditación.

Un marciano en el planeta tierra, entrevista a Francis Pérez Mañogil en LETRAS ¿Cómo crees tú que debería ser la enseñanza para personas como tú, con severas limitaciones físicas?

Cualquier alumno, tenga o no tenga discapacidad, debería recibir una enseñanza muy diferente a la que se ha impartido hasta ahora.

Neurocientíficos, psicólogos, pedagogos y profesores deberían diseñar un sistema educativo que se centre en proporcionar al alumno entrenamiento y herramientas para afrontar cualquier problema, para cuando se incorpore al mundo laboral, para las relaciones sociales, para ser creativo, emprendedor… Es decir, un sistema educativo muy práctico, que le aporte todo tipo de habilidades que va a necesitar en el futuro. Para ello, las clases no tendrían que impartirse entre cuatro paredes, sino en la  calle, en todos los marcos ambientales en los que se va a desarrollar su vida.

Por otra parte, debe potenciarse a cada alumno aquello en lo que más aptitudes tenga. Explorar y explotar los intereses y facultades individuales es otro de los apasionantes retos que tienen o deberían tener la docencia del futuro.

Si todo lo que he expuesto es útil para un niño normal, tanto o más útil sería para un alumno con discapacidad física o intelectual.

¿Qué actitudes incorrectas tiene la gente que no te conoce?

Hoy día ya hay mucha gente que tiene un comportamiento normal, incluso se vuelca en ayudarme cuando  lo necesito. No obstante, también hay personas que actúan incorrectamente.

A veces me dan limosnas porque creen que pido dinero; otras veces, antes de leer en el comunicador lo que he escrito para pedirle cualquier tipo de ayuda, se separan de mí por recelo, por desconfianza. Por otra parte, cuando en la discoteca un chico o una chica se acerca para hablar conmigo, sus amig@s le reprenden y le apartan de mí. (¿Por qué? Pues no lo sé, pero lo que sí sé es que la ignorancia y los prejuicios les hacen actuar así).

Algunos consejos…

Cuando veáis a una persona diferente a vosotras o vosotros: cerrad los ojos, no penséis en lo que os transmite a primera vista, pensad en su interior, pensad que es igual que tú. Si, además, os comunicáis con él o ella, mejor que mejor. Ambas partes saldréis ganando.

Cuando un niño de corta edad se queda mirándome, el adulto que le acompaña le reprende para que no mire y para que no pregunte… Dejad que miren, dejad que pregunten. Si hacéis que los niños no pierdan su curiosidad y su naturalidad, nos haréis un gran favor a las personas que tengamos cualquier rasgo diferente por raza, condición social, discapacidad, etc.

Me gustaría terminar diciendo que nadie de los que vivimos en este planeta provenimos del Planeta Marte. No nos tratemos como Marcianos. No nos fijemos tanto en las diferencias, y pensemos más en todo lo que nos une, en todo lo que podemos compartir… Esto vale también para personas con diferentes ideas políticas, religiosas, etc.

Me despido dándoos las gracias por hacerme esta entrevista. Todos los medios de comunicación pueden ayudarnos mucho a derribar todo tipo de barreras, temores, desconocimientos. Repito: muchas gracias.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here