Los días previos a la Semana Santa, el Ensemble Casa Mediterráneo se ha propuesto generar un espacio para la reflexión y la calma mística en fechas tan propicias mediante la interpretación de una obra de arte de la música religiosa: el ‘Stabat Mater’ de Alessandro Scarlatti. La formación musical dirigida por el maestro Ignacio García-Vidal ofrecerá sendos conciertos, el sábado 16 de febrero a las 18:30 h. en la sede de Casa Mediterráneo, en Alicante (el recinto cerrará sus puertas cinco minutos antes del inicio del concierto), y el domingo 17 de marzo a las 12:30 h. en la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de La Vila Joiosa.

La orquesta residente de la institución diplomática interpretará una producción artística de primer nivel, con un elenco seleccionado de músicos de cuerda y dos solistas de gran calidad: la soprano Pepa García Maciá y el contratenor Pedro Pérez. Cada año en las fechas cercanas al Viernes de Pasión, la formación representa alguno de los “Stabat Mater”, forma musical que toma del poema medieval del fraile Jacopone da Todi las secuencias que reflejan el dolor de la Madre a los pies de su hijo crucificado. En los últimos años han sonado en Casa Mediterráneo los “Stabat Mater” de Pergolesi, Boccherini o Vivaldi. En esta ocasión, se ha escogido el “Stabat Mater” de Alessandro Scarlatti.

La Confraternità dei Cavalieri di San Luigi di Palazzo de la iglesia de San Luis de Nápoles encargó en 1724 a Alessandro Scarlatti (Palermo 1660 – Nápoles 1725) la composición de un “Stabat Mater” que, desde su estreno, se interpretó cada Viernes de Dolores hasta que en 1736 fue sustituido por la obra homónima de Pergolesi. El ”Stabat Mater” de Alessandro Scarlatti (no confundir con su hijo Domenico Scarlatti) es una obra de profunda madurez, escrita en el último año de vida del compositor. Scarlatti es considerado el fundador de la “Escuela Napolitana”, o del “estilo napolitano”, en un momento en el que Nápoles ostentaba un poder e influencia enormes para el resto de Italia y Europa. El “estilo napolitano” fue admirado y seguido por grandes compositores, especialmente en las óperas de la primera mitad del XVIII.

El “Stabat Mater” tiene la singularidad de estar orquestado solamente para violines (dos voces) y bajo continuo, otorgando a las voces solistas de soprano y alto el canto del texto. Está estructurado en secciones de una impresionante riqueza musical, variedad de formas, libertad cromática y flexibilidad en la expresión. Se alternan pasajes a dúo, con otros en los que la voz de soprano y alto interpretan a solo diferentes movimientos.

Artículo anteriorJavier Fesser, premio ‘Ciudad de la Luz’ en el  21º Festival de Cine de Alicante
Artículo siguiente“Guardianes de Piedra. Los castillos de Alicante” recorre 84 fortificaciones de la provincia

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí