Compartir

N

Nadie duda a estas alturas que Sabina es mucho más que un cantautor al uso; es un poeta; un auténtico maestro del lenguaje, capaz de crear en aquellos que le escuchan un mar de nuevas sensaciones.

500 noches para una crisis llegaba a Alicante y como siempre ocurre con Sabina, las expectativas eran altas, y no defraudó.

500 noches y muchos motivos para olvidar la crisis en MÚSICA Con una escenografía cuidada al detalle (con una gran pantalla en la que proyectó durante toda la actuación dibujos realizados por él mismo) y acompañado de sus músicos de siempre, Sabina, provisto de su inseparable bombín, arrancó pasadas las 22 horas con el tema Ahora que, al que le siguieron 19 días y 500 noches (canción que da título al disco cuyo 15º aniversario celebra esta gira) o Una canción para la Magdalena, con el que se vivió uno de los momentos más íntimos del concierto.

Muchos fueron los momentos en los que Sabina se dirigió al público con constantes guiños a las diferentes etapas de su vida, recordando alguno de los episodios más importantes.

“Las canciones de este disco continúan vivas a día de hoy”, afirmó; y así es.  Donde habita el olvidoEl caso de la rubia platino o Cerrado por derribo, o uno de sus himnos Noches de Boda sonaron con fuerza en la Plaza de Toros.

Pero Sabina es mucho más que 19 días y 500 noches, y lo reafirmó recordando durante todo el concierto alguno de sus grandes éxitos como Y sin embargoContigoPrincesa, o Y nos dieron las diez.

Una noche para el recuerdo que los seguidores del cantautor tardarán tiempo en olvidar. Esperamos no tener que volver a esperar tanto tiempo para poder disfrutar de la poesía del artista de Linares.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here