Compartir

S

Diez miradas a la sensualidad natural en FOTOGRAFIA olemos no ver lo que nuestra mente no está preparada para ver, solemos mirar desde nuestras propias ataduras mentales y emocionales, nos dice Velandia. Para este fotógrafo la sensualidad es la atracción que desde nuestra emocionalidad reconoce como atractiva y estimulante una parte del otro; con esas mismas ideas y mirada las plantas y otros elementos de la naturaleza se nos antojan sensuales. Esa es la idea de la que parte para fotografiar frutas y verduras, cuya visión se antoja sensual e incluso erótica para el espectador que logra ver más allá de la simple mirada.

Formas sinuosas, texturas que bien parecen pieles humedecidas en el fragor del combate amoroso, líneas que recuerdan fragmentos de cuerpo son las excusas de este fotógrafo colombiano para re-crear lo natural, como una forma de recordar-nos que la belleza es natural y que la sensualidad tan solo es la oportunidad de disfrutar de formas diversas y placenteras a esos seres que amamos, a esas frutas y plantas que enriquecen nuestro paladar y llenan de historias cotidianas nuestro existir.

Diez miradas a la sensualidad natural en FOTOGRAFIA Afirma el fotógrafo que con la pintura barroca se abre un período marcado por una nueva valoración de los aspectos sensoriales y por un cierto esteticismo, no exento de velado erotismo y sensualidad. Sin embargo, las imágenes de Velandia, aun cuando eróticas y sensuales, no tienen nada de barrocas, en ellas la luz desempeña un papel fundamental en la definición de la imagen, en la emergencia de una calidez que en contraste con las sombras supera el concepto clásico del espacio para convertir sus fotografías en una expresión artística contemporánea.

Al igual que Edward Weston (1886-1958), Velandia, mediante una cuidada iluminación llega al ser del objeto, que se transforma en una emoción sin perder su condición, es así como en un acercamiento realista y directo, lleno de intuición y pureza, que desborda sensualidad, un simple pimiento pasa a ser, para la vista de algunos, un cuerpo retorcido.

El catálogo de la exposición se ha producido por el artista en cuatro idiomas: español, inglés, francés y valenciano, una idea acorde con la cosmopolita Altea y los tradicionales visitantes de la Boutique de Arte de La Serena. El nombre se ha traducido como: ‘A serene vision of plants’ / ‘La mirada serena de les plantes’/ ‘Le regard serein des plantes’.

Un catálogo virtual de la misma puede admirarse en este enlace

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here