Compartir

P

El MUBAG recorre los diferentes estilos de abanicos desde el siglo XVIII hasta el XX en ARTE rocedentes del Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia, los objetos forman parte de la colección que la familia Rincón de Arellano-Castellví Treno cedió a este centro cultural. Tras los trabajos de catalogación, documentación y restauración de las piezas y después de su exhibición en Valencia llega ahora al Museo de Bellas Artes Gravina (MUBAG) gracias a la colaboración con el Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana.

La presidenta de la Diputación de Alicante, Luisa Pastor, ha presentado la muestra acompañada por la directora técnica del museo alicantino, Joserre Pérezgil, el director gerente del Consorci de Museos de la Comunitat Valenciana, Felipe Garín, y la comisaria de la exposición, Carmen Rodrigo.

Pastor ha explicado que el objetivo de esta exposición es recoger la esencia de uno de los accesorios y objetos de arte más decorativos e  importantes para los valencianos. La presidenta ha puntualizado que hay abanicos con asuntos mitológicos, paisajes, temas amorosos, así como una importante selección de piezas firmadas por artistas valencianos de la talla de Polo Barreira, Messeguer o Diago que representan escenas costumbristas. 

El MUBAG recorre los diferentes estilos de abanicos desde el siglo XVIII hasta el XX en ARTE La muestra explica cronológicamente cómo ha evolucionado la elaboración y diseño de este objeto a lo largo de varios siglos. El itinerario se inicia con los abanicos del XVIII, la etapa más brillante de la industria abaniquera europea, con varios ejemplares de estilo Luis XV y Luis XVI que representan escenas mitológicas. Entre los aventadores de esta época destaca ‘El Gran Tour’ italiano, como recuerdo del viaje que realizaban los jóvenes aristócratas ingleses a Italia para perfeccionar el idioma y adentrarse en nuevas experiencias.

Asimismo, la exposición exhibe ejemplares del siglo XIX, abanicos brisés Imperio de pequeño tamaño en marfil y hueso calado, como el que conmemora los esponsales del rey Fernando VII y la regente María Cristina de Borbón en 1825.

De esta misma etapa data una nutrida muestra de abanicos, algunos de estilo Isabelino, realizados en hueso, madera y país de papel impreso; otros pertenecientes a la Belle Époque, de nácar, encaje y gasa pintados con temas amorosos o los conocidos como ‘Pericones’, de gran tamaño, con espléndidos varillajes y delicados motivos Art Nouveau.

El siglo XX se inicia con el reinado de Alfonso XIII y con los abanicos Alfonsinos y Modernistas, de reducido tamaño y muy codiciados por los abaniqueros valencianos hasta nuestros días. Predominan los firmados por Barreira, Polo, Diago, Codina, Messeguer y Povo.

Por su parte, la comisaria ha comentado que se trata de una colección importante que la familia Castellví Trenor, muy conocida en Valencia, hizo viajando por varias ciudades, entre ellas París, donde compraron mucho en anticuarios con gran calidad. También está muy bien representado el abanico costumbrista valenciano, ha indicado.

La selección del Mubag finaliza con un valioso conjunto de ejemplares orientales de calidad excepcional que reflejan la prolífica actividad exportadora desde Cantón y Macao.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here