Inicio MÚSICA F*ck the Censorship hace temblar Villena

F*ck the Censorship hace temblar Villena

0
F*ck the Censorship - © Javi Shelby

Texto de Alba Roca / Imágenes de Javi Shelby.

El pasado sábado 28 de enero se celebró en la plaza de toros cubierta de Villena el festival más impronunciable del estado, el F*ck the Censorship, con un predecible soldout en cuanto se publicó el cartel completo de bandas.

Viajes organizados desde distintas zonas como Cartagena, Banyeres, Madrid, Valencia, Gandía y Castellón, hicieron posible el desplazamiento seguro de gran parte del público. Y es que la confirmación de dos bandas de regreso a los escenarios tenía a los asistentes expectantes y con muchas ganas de quemar la pista, Envidia Kotxina y Narco.

Las puertas del recinto se abrieron a las 14:00hrs para dar comienzo con la primera actuación de los Manifa Ruido del Bueno a las 14:20hrs. A pesar del horario poco tardó en llenarse la plaza al completo gracias al show irrefrenable de la banda vasca.

Con ellos se vió al primer espontáneo en el escenario, hecho típico en sus bolos. Les acompañaba su mascota Harto, el payaso manifero, que se integró entre el público para fotografiarse con todo aquel interesado.

A las 15:40hrs fue el turno de los míticos Envidia Kotxina, tras cinco años sin gira, pusieron el ruedo patas arriba con temas como “A ras del suelo”, “Día tras día” o “Alimañas”.

Les siguieron El Último k Zierre, sesenta minutos repletos de punk rock de la banda valenciana que ha recorrido todos los carteles de los últimos años en los festivales del género.

Los de Marras saltaron al escenario a las 18:20hrs, trajeron con ellos su “guarrocanroll”. Himnos como “Hoy”, “Sexo en la calle” o “Malabares”, fueron cantadas al unísono por todos con una energía que hizo vibrar la cúpula de cristal del recinto.

19:40hrs, turno de Los Narco, con los que la cúpula peligró. Brutal actuación donde no hubo un minuto para coger aire. El sonido rap metal, junto con los flashes y luces del grupo, fueron la combinación perfecta para el subidón de la tarde.

El siguiente turno fue para la única banda extranjera del cartel, The Toy Dolls. Los británicos ofrecieron un show bailongo y colorido de pop punk donde se pudieron apreciar sus raíces.

Muy esperado fue el bolo de Sociedad Alkoholica. A las 22:50hrs las luces rojas invadieron el escenario avisando de su llegada. El cantante y los allí presentes se dejaron la voz con letras como “Piedra contra tijera”, “Nos vimos en Berlín” o “Ratas”. A pesar de los años que llevan sobre las tablas y el frío de la noche, caldearon el ambiente y las suelas de muchas botas.

Otro grupazo que hizo temblar la pista fue Lendakaris Muertos. Aitor, su vocalista, apareció en silla de ruedas para posteriormente dar el show con bastón. Aun así no dudo en integrarse con el público como es costumbre en sus actuaciones.

Y por último de 01:50hrs a 03:00hrs, los extremeños Sínkope terminaron de levantar el polvo del ruedo. Letras como “El carro de la vida” vinieron de perlas para cerrar con muy buen sabor de boca esta edición del festival.

A la espera quedamos del siguiente cartelazo, porque si una cosa queda clara, y como bien indican Los de Marras es que… ¡Como nos pone el ruido!

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

error: Content is protected !!
Salir de la versión móvil