Compartir

El grafiti ha salido de las paredes en la calle para llegar a las galerías, a nadie le pasan desapercibidos los trabajos de Jean-Michel Basquiat o de Keith Haring; el grafiti es también todo un símbolo del arte urbano, de la cultura asociada al estilo “hip hop”, un arte que recupera espacios urbanos casi derruidos, abandonados, dándoles una nueva vida; pero las representaciones artísticas de quienes no son tan famosos y que no por ello dejan de ser buenos suele quedarse para algunos pocos fanáticos de dicho arte, perdiéndose así la oportunidad de ser admirado por otros públicos, que quizás tampoco logra comprender el peso estético y conceptual que el grafiti tiene.

José Carlos Robles es un fotógrafo alicantino interesado en contar historias en las que precisamente el grafiti es la imagen central o parte del argumento de su obra. Un grupo de sus imágenes de ésta temática se presenta actualmente en Kult Bar, en las mañanas de 9 a 17 h. y también en las tardes de viernes y sábado a partir de las 20 horas.

El montaje de algunas de las obras será uno de los temas de referencia de esta exposición; las fotografías se han colocado en espacios no formales y en algunos casos su “marco” rompe con el modelo tradicional para centrarse en una propuesta transgresora y creativa, en la que la tabla con pinza adquiere una función espacial.

Sobre las razones que llevan a un conocedor del arte a exponer sus imágenes del grafiti versa la dialógica que Manuel Antonio Velandia Mora establece con José Carlos Robles, en exclusiva para AlicanteMag.

¿Qué le motiva para hacer una exposición fotográfica?

Photografit: inmortalizar lo efímero en FOTOGRAFIA
osé Carlos Robles pic by MVelandiaM

Hacer una exposición fotográfica supongo que surge, en mi caso y creo que no sería diferente en los demás, con la necesidad de compartir y la satisfacción del ego; por otro lado, tiene que ver con un pilar de la fotografía que es el aspecto social.

¿Qué quiere decir cuando afirma que la fotografía tienes esa dimensión social?

Quiero matizar la respuesta pues la palabra social es sí misma es ambigua; en este caso tiene que ver con la necesidad que tenemos los humanos de compartir y mostrar lo que se hace. En este sentido tiene que ver con que en la exposición yo comparto con la gente, hablo con ella, disfruto dialogando sobre sus y mis intereses a través de la fotografía.

¿Cómo decide que una fotografía está lista para ser mostrada?

Es muy difícil, francamente difícil.  Cuando uno hace proyectos fotográficos en torno a una idea, como es el caso de los grafitis que ahora muestro, decidir que está lista para ser mostrada supone un durísimo trabajo de criba; soy muy cauteloso a la hora de exhibir las fotografías, dejo muchas que son solo para mí, que no comparto y decidir cuáles muestro y cuáles no seguramente es un proceso que lleva varios meses e incluso años.  Si no me gusta a mí no la muestro. Creo que debe haber un mínimo interés mutuo con el espectador, no solo los principios estéticos míos. Escoger es complicado.

¿Usted cree que cuando un artista muestra su trabajo es el público el que le hace el anti-cribo, es decir, que cuando el artista decide mostrar es el público quien en últimas decide qué pasa el cribo?

Seguramente, pero además eso es necesario. Yo también testeo con mi entorno más cercano, más inmediato, si pasan o no, y además es muy necesario hacerlo. Las fotos son hijos que tú has engendrado cuando has hecho la toma, en la medida en que uno puede desvincularse de ese hijo adoptivo del que no puedes separarte porque tú lo has encaminado cuando ha pasado por el proceso de tratamiento o edición, esa carga emotiva que tú tienes te impide ser objetivo, entonces ese cribado de terceras personas es conveniente.

La fotografía de los grafitis o de arte efímero, como el arte callejero, llevan en sí mismo una contradicción: en algunos momentos no se sabe si lo bueno es la fotografía o la obra fotografiada…

Bueno, es cierto. Una de las razones que me llevan a mí a hacer fotografías de los grafitis es el arte, porque a mí también me gusta pintar, dibujar y siento envidia, si se puede decir así, de la calidad de las obras de quienes deciden mostrarlas en los lienzos callejeros. Decir qué es mejor es muy difícil, no sabría decirte hasta qué punto algunas de las obras mías sean mejores, más bien lo que trato es de aportar algo diferente. Me gusta encontrar y mostrar algo que por sí mismo el grafiti no lo haga o no lo logra poner tan de manifiesto.

En algunas de las imágenes que Usted presenta el grafiti es sólo un fondo, hay en ellas también personas, hay interacción entre el personaje que pasa en ese momento y la idea del grafiti… cuando crea esa tercera idea, ¿qué quiere?

Yo he trabajado tres ideas diferentes y así presento las fotografías…

Si, otro elemento que se ve en sus imágenes son miradas y el tercer elemento que yo capto son imágenes de poder representadas en personas de diferentes alturas, el policía… le repito la pregunta, ¿qué quiere mostrar?

Yo creo que la mirada es muy poderosa; como seres somos predominantemente visuales. La mirada, biológicamente hablando, tiene mucho sentido; es lo que nos han permitido sobrevivir, nos ayuda a reconocer el torno. La mirada me resulta muy atrayente.  Me interesa el lenguaje de miradas entre sujetos, la mirada que se incorpora a la fotografía, y sumar los ojos de la mirada mía sobre el propio grafiti.  Es un diálogo de múltiples miradas que me parece muy interesante.

Photografit: inmortalizar lo efímero en FOTOGRAFIA
PHOTOGRAPHIT_JCROBLES

La gente cercana sabe que usted es fotógrafo, pero en general hace pocas exposiciones fotográficas…

Sí, es verdad; yo no me prodigo bastante en este sentido y espero de alguna manera corregirlo también, es una deuda que tengo conmigo mismo.

Considera que el hecho de que Usted tenga una formación de alto nivel en el campo del arte ¿le dificulta la mirada como artista fotógrafo o le ayuda?

Gracias por el piropo, no creo que sea para tanto. Es muy cierto que me interesa mucho el arte; yo creo que eso puede llegar a ser importante para la búsqueda y a la vez un elemento que disturba la mirada del fotógrafo, del artista; en el fondo un gran bagaje, con el tiempo, ayuda a superar esos estadios iniciales de duda e incertidumbre y a madurar, a conseguir con tu obra un camino propio, que es lo que en el fondo perseguimos lo que hacemos algo relacionado con el arte.

Ese conocimiento sobre el arte no hace que cuando Usted está haciendo una imagen de pronto se frene y se diga ¡estoy trabajando como tal!

Sí que me ha pasado; de hecho en algunas ocasiones te sientes mediatizado por la imagen de otros fotógrafos. Yo sí que creo que realmente es un freno a la creatividad. Probablemente esta saturación icónica que ahora tenemos supone a veces un límite que tenemos que superar y es verdad que es difícil enfrentarse a ello, a veces.

Ahora hay mucha gente que hace fotografía. Usted encuentra en Instagram que hay grupos que precisamente todo lo que cuelgan son imágenes del trabajo de grafiteros… ¿qué características tiene su trabajo que haga que sea llamativo para el público?

En primer lugar, quizás la localización de los grafitis es algo que no sabe en muchas de las fotografías,  en este caso son únicamente grafitis sino que son un recorrido visual por algunos de los muros de Alicante y del barrio del Carmen en Valencia; en segundo lugar, no me gusta reproducir el grafiti en sí mismo; no me gusta reproducir miméticamente el Muro sino a mí lo que me Interesa es la supervivencia a través de la fotografía de una obra efímera; en algunos casos los muros ya ni siquiera existen; en tercer lugar, las fotografías incorporan  elementos propios del muro como es una etiqueta de un cerrajero, la gente que pasa por ahí, una pareja de enamorados, el trazo de un corazón, una flecha y unos nombres.

Este lugar en el que usted expone, es un espacio que está muy bien ubicado pero no es propiamente una galería, es un bar, un restaurante con una comida exquisita para un público exclusivo… ¿por qué escoge este lugar para exponer?

Photografit: inmortalizar lo efímero en FOTOGRAFIA
Photografit Pic by MVelandiaM

En principio ha sido un poco de la casualidad; yo también era cliente de este local, yo suelo venir aquí habitualmente y se me ofreció la oportunidad de acompañar a una asociación en una cata de vinos y una exposición, por alguna razón se suspendió la cata pero decidimos seguir. Lo importante en cuanto a la elección es que creo que para mí, este trabajo cuadra perfectamente con este tipo moderno de decoración, además hay una comida moderna, novedosa y además y además es muy adecuado porque atrae un público que no viene a ver arte pero termina degustándolo; los tonos grises, blancos y negros, la ausencia de color y los toques de blanco y de madera en los muebles hacen que el lugar sea muy atractivo para este tipo de exposiciones.

Existe una discusión sobre si los bares deben ser a la vez salas de exposiciones porque se corre precisamente el riesgo de que lo que se exhibe no se vea como arte sino como decoración…

La fotografía aquí se fusiona con el entorno y yo creo que eso está bien. Algunas veces prefiero un lugar como este a una galería; tiene un ambiente que le da una característica especial que no tiene una galería donde no van muchas personas, a donde una buena parte de la gente que asiste no entiende de arte sino solo quiere hacerse el selfie para decir que estuvo ahí. Yo prefiero que vengan muchas personas interesadas o que se permitan descubrir su interés, aquí probablemente vienen muchas más personas que a algunas galerías y esta es una forma de socializar con ellos y de poder compartir sobre mi trabajo.

Photografit/José Carlos Robles
Kult Bar. Avenida Historiador Vicente Ramos, 28, Alicante
Lunes a Sábado, 9 a 5 PM; tardes de viernes y sábado a partir de las 20 horas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here