Compartir
La fotografía subversiva: del móvil a la galería

L

 a photomobile no es ninguna novedad, los selfies tampoco, cada día se suben millones de ellos pero lo que sí tiene de novedosa la exposición en L´Espai es que reúne a siete autores: Francisco Sarabia Marchirán, Juan Sanz, Ariadna Rivera, Nuria Rubio, Suxsie Qu, David Rivera Díaz, incluyéndome yo, Manuel Antonio Velandia Mora, quien escribe esta nota, que han/hemos hecho de la fotografía móvil un reclamo documental a la cotidianidad.

“Ya no se trata de fotografiar el acontecimiento en manera espectador o artista, sino de tomar a la vida que nos incluye y mostrarla y mostrarnos”, nos dice Luis Rivera Zamora, para quien la expo demuestra que la creatividad unida al móvil desborda los límites.

Tan sencillo como que el mundo ha cambiado. La subversión se ha producido, la revolución está en marcha y aquellos fotógrafos de réflex y trípode entienden que la subversión les deja a un lado. La fotografía es otra cosa. En el pastel de la creatividad todos cabemos, ya no se trata de una actividad para iniciados. En el papel del documentalismo, todos cabemos, no se trata ya de una actividad para profesionales con carné de prensa.


SuxsieQu: Selfie y diseño
. Un artículo en Forbes. El móvil en la mano, siempre. Ella no es ni abogada, ni fotógrafa, ni panadera. Ella nos dice “Creedence sonaba por la radio. La risa en realidad es una venganza y yo le regalé mi cara de felicidad a Forbes”. Consecuente y contradictoria SuxsieQ acabó en Internet.

Selfies no, gracias. “La última frontera es vencerse a uno mismo”, afirma y eso es lo que ha hecho, no estudió bellas artes que era lo que quería pero terminó diseñando imágenes. No quiere ser una estrella ni firmar autógrafos, solo quiere salir a pasear con su novio y gozar de la vida y como en el trabajo cotidiano, lo que se dice, no se goza, pues en los ratos libres se convierte en artista. SuxsieQu es su alter ego, lo tomó prestado de Creedence clearwater revival- grupo de los 70, y ya muchos no le llaman por su nombre de pila. No es raro lo de la influencia musical, ella misma terminó tocando el bajo por 4 años en grupo, supongo que por eso esa estética de portada de disco en sus fotos.

“Aclaramos que tomarse una Selfie no es malo ni tampoco pecado, pero cuando la motivación es la vanidad, la vanagloria, el mostrar tu cuerpo sí es pecado delante de Dios”, dice el pastor José Cubillos, en Facebook. Que se quede paseando a sus ovejas, digo yo.

Pues con SuxsieQu y Manuel Antonio Velandia Mora el pastor va de culo, porque los dos nos dedicamos al selfie, los de ella, me dice, no pretendían llegar a ninguna parte, tiene todos los programas habidos y por haber para editarlos y se goza al máximo produciendo las imágenes. Cuando le preguntan cómo lo hizo, es muy clara “ni me acuerdo”, es su respuesta, porque realmente lo suyo es la experimentación.

Bueno, yo @mvelandiam también “selfieo”, que feo se lee esto, mejor dicho mis selfies son de mi NO-yo, en otras palabras son retratos de la Chica que hay en mí. Un proyecto sobre la identidad… “My girl me” se llama la serie de la que hacen parte mis autorretratos expuestos. Mi proyecto es ex-céntrico, porque pretendo, por una parte salirme del centro ideológico, político y cultural y por otro porque no niego que en dicho proceso hay cierta excentricidad en cuanto que para algunos mi obra les es rara y extraña. Además es un rollo conceptual sobre la identidad como performance, porque mi feminidad es eso, una performance, con el juego el rol de la mujer que pretende conquistar al macho tradicional.

David Rivera Díaz se lo tomó en serio por un año, día tras día, durante 365 días, el autor fotografió el Barri del Raval de Barcelona a primera hora de la mañana y al anochecer en el recorrido desde su casa al aparcamiento. No son 365 días de un barrio lo que muestra, es una aproximación estética para construir el tiempo, un intento de absorber la esencia de un barrio en decadencia.

Francisco Sarabia Marchirán afirma: “Todo lo que me gusta es ilegal, inmoral, engorda o es caro. Como vivo en la certeza de que más pronto que tarde un tío lejano, riquísimo y desconocido me nombrará su único heredero, vivo y gasto como si no hubiese mañana. Y cuando llega mañana, como si no hubiese pasado mañana. De ahí que confunda el ocio con el negocio, la adicción con la vocación y la destreza con la pereza”. Este creativo de la palabra y la imagen ha unido sus dos aficiones en el @diariodeunocioso y parte de las imágenes de ese trabajo se presentan en la expo.

Como bien afirma Sarabia: “Pediste tocino y te mandaron el cerdo entero”, porque si pidieron photomobile, ésta es la expo para ver diversas tendencias. Para la muestra, el trabajo de Ariadna Rivera @vdf cuya obra nos acerca al encanto de lo pequeño: 590 fotografías del “yo alrededor” conformado por lo más pequeño y cercano. Todo es bonito, sólo hay que fijarse, afirma esta diseñadora afincada en Barcelona. Y es verdad, con ella lo cotidiano adquiere un realce particular que no puede dejar de mirarse, tal vez por ello siguen creciendo sus seguidores en Instagram.

Juan Sanz tiene un proyecto hipercolorido, aún cuando lo realmente importante de su trabajo no es el color, ya que ésta es su primera obra fuera del B/N. Su proyecto Des-faces nos habla de la identidad fragmentada que presentan en sus selfies muchos de quienes los publican en las redes virtuales. Por ello las fotografías están divididas en tres pedazos que aún cuando conforman una unidad, realmente no lo son, porque cada fragmento proviene de una máscara/persona distinta; son fragmentos intercambiables, las infinitas posibilidades de la apariencia, la dudosa rotundidad de la identidad, ¿quién es qué?, ¿quién?…

El autor produce retratos fragmentados como una ruptura conceptual de la identidad; reflexiona e investiga sobre el conocimiento, la memoria y sobre cómo construimos y re-construimos nuestra propia imagen como medio de comunicación e interacción social. A @JCSanzphoto le atraen las múltiples identidades, por ello para este artista la máscara como proceso de construcción, resulta estimulante. En su trabajo a la mirada del fotógrafo se sobrepone la del concepto.

Nuria Rubio: El móvil en la mano. El amor en la mirada de lo cotidiano. Todo nace con su llegada…, una nueva manera de entender el mundo. Su emoción. Su visión. Su vida de los dos. Fotografiar a un hijo se convierte en una lección de estilo. Más aún, si esa fotografía se hace con un móvil que habita en la mano que acaricia o en el bolsillo más cercano al corazón. No hay en estas fotografías dulces y delicadas ningún manierismo, exceso o cursilería. Son instantes de los que pasan al vuelo. Son como son. Son lo que son.

La exhibición encuentra una sala de exposición gigantesca y agradecida: Internet y la red social. El individuo ha roto su pudor inicial y fotografía se atreve y se muestra, a todo y con todo. De esa enorme sala llegan las imágenes a L´Espai este 26 de febrero a las 20 h.

L´Espai, C/ Italia, 33, 03003 Alicante
Fechas: 26 de febrero – 31 de marzo de 2015
Horario: lunes a viernes de 18:00 a 21:00 h.
Web de L’Espai 
Web de PhotoAlicante

Más información, en las cuentas de Instagram de los autores:

Ariadna Rivera @vdf
Juan Sanz @JCSanzphoto
Francisco Sarabia Marchirán @diariodeunocioso
Manuel Antonio Velandia Mora @mvelandiam
Susie Qu SuxsieQ

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here