Compartir
David Jiménez by MVelandiaMPhoto

David Jiménez lleva muchos años dándole forma a proyectos fotográficos personales cuya finalidad es contar a otras personas el mundo y cómo lo ve, lo hace porque considera que esto es el arte. En ello se ha empeñado en los últimos 25 años de su historia. Con ello disfruta pero igualmente se construye como persona. Le gusta aprender del trabajo de otros y revertir en los demás sus propios saberes y hallazgos. Con este destacado fotógrafo, dialoga Manuel Antonio Velandia Mora en exclusiva para AlicanteMag.

Cuando se le ve, se cree que es mucho más joven de lo que realmente es, pero su madurez artística también sobrepasa los años que realmente tiene. Su edad mental demuestra una juventud y una creatividad inagotable.

David Jiménez o el límite de la percepción en FOTOGRAFIA
Obra de David Jiménez

Al ver su trabajo se observa que en él hay fotografías con muchos años reposando en sus archivos, que rescata para su obra, pero que conceptualmente son muy del momento actual…

Sí, si conviven fotos de los últimos 20 años, yo acumulo fotografías y les doy salida en diferentes trabajos. Tengo varias carpetas abiertas con diferentes trabajos que entre ellos se van retroalimentando. El magma, como yo le llamo, es lo que ayuda a dar cuerpo al trabajo y no la fecha. Generalmente estoy trabajando con fotos recientes pero nunca publico algo que no tenga cinco o siete años, como mínimo, de antigüedad.

Entonces, una base fundamental de su proceso es dejarlas reposar por mucho tiempo…

Dejarlas reposar y que vayan sumando en ese conjunto de fotografías con el construyo, son piezas de un puzle gigante.

En ese puzle que usted ha mostrado en su conferencia he visto pocos seres humanos ¿es una constante o es algo que se destaca únicamente en lo mostrado?

Sí, lo que sucede es que “Versus” es un proyecto, un libro, muy despoblado de personas; son más espacios, detalles, son como flashes, visiones… los seres humanos se convierten en sombras e insinuaciones. En “Infinito” sí que hay personas, pero el tratamiento que doy a las personas suele ser bastante anónimo, no se personalizan sino que aparecen como insinuación de su presencia. Mi trabajo evita ser narrativo y por ello los seres humanos no son característicos en sus rasgos identificatorios.

David Jiménez o el límite de la percepción en FOTOGRAFIA
Obra de David Jiménez 04

Cuando nos vemos afectados por la luz, por ejemplo por una tan fuerte y maravillosa como la alicantina, entornamos los ojos para ver mejor; en ese instante vemos cosas que no solemos ver, como partículas de polvo en suspensión, luces e incluso estrellas… Me llama la atención que en sus imágenes encuentro un guiño a esa idea y situación emocional… en su trabajo observo un interés por mostrar lo que está ahí pero que no vemos.

Sí, me siento muy identificado con esa idea. Me gusta fotografiar cosas que pasan desapercibidas a la percepción normal. Mis fotografías están en un punto intermedio entre lo real y lo imaginario; aun cuando el soporte en el que baso es un soporte real también evocan un espacio imaginario. Me interesa el límite de la percepción, estarás en otro territorio mental y conceptual. Creo en la realidad tan y como la vivimos cotidianamente; me comporto como una persona normal pero en un sentido más profundo y conceptual creo que la realidad se construye.

¿Pudiéramos decir que su esfuerzo está en cambiar la mirada?

En parte sí, enfocarla en lo que a mí me interesa, la poética de lo que escapa a la percepción normal.

Nosotros solo damos lo que tenemos, en consecuencia lo que sus imágenes transmiten es también una riqueza de su mundo interior, un autodescubrimiento que invita a este mismo proceso en el espectador…

Estoy de acuerdo, la propia personalidad que cada uno vive, la mía por ejemplo, la observo, la reflexiono, la tomo como ejemplo porque está construido en base de ficciones; nuestra vida se construye a través de las historias que nos contamos, que vivimos…

¿Uno crece con su trabajo fotográfico o el trabajo crece al crecer uno?

Yo creo que las dos cosas. En mi caso la fotografía ha crecido conmigo, mi vida ha girado por años en torno a la fotografía en sus múltiples vertientes, no puedo distinguir lo uno de lo otro. Me ha aportado no sólo la reflexión en torno a las imágenes sino también me ha llevado a sitios, conocer personas, cosas que no hubiera conocido si no fuera por ella. Me ha dado mucho como proceso creativo pero también en forma de oportunidades.

David Jiménez o el límite de la percepción en FOTOGRAFIA
Obra de David Jiménez

¿Espera que la gente que vea sus obras crezca con ella?

Yo creo que las obras de arte son los resultados de un proceso personal que para todo artista en muy intenso, pero el efecto es muy limitado porque hay mucho arte por ahí. Uno se inspira a través de ellas, yo no creo que logre cambiar a alguien pero puede inspirar a alguien, pero ese efecto sumado al que producen las demás obras de arte que existen, crea un efecto combinado de inspiración, que es lo que interesa. Uno vuelca toda su vida en un trabajo pero el resultado de cara a un espectador puede tener un efecto intenso pero no tanto como el que ha vivido el artista, realmente hay una pérdida del grado de experiencia y este es el desfase de la comunicación.

¿Una fotografía tiene que ser algo bidimensional?

No, una fotografía es una imagen que habla con nuestro interior, es más ni siquiera tiene que existir porque tú puedes dejarla de ver y la sigues recordando. La auténtica fotografía es con lo que te has quedado.

¿Qué es más importante la imagen o el concepto?

Las dos. La imagen es un concepto en sí mismo, las imágenes interiores son conceptos; las imágenes exteriores, las fotografías propiamente dichas, son solamente llamadas a la imagen interior.

Conozca la obra de David Jiménez en este link

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here