Compartir
Escena del rodaje de 'Maldita primavera’ - © Víctor Miralles TwinPlayFilms

Recién terminado el rodaje de ‘Maldita primavera’ en los barrios alicantinos de Colonia Requena y Virgen del Remedio, el cortometraje ideado por el fotoperiodista Rafa Arjones a raíz de un suceso real que cubrió el año pasado junto a su compañera de profesión en el Diario Información, la periodista Mercedes Gallego, es un proyecto sumamente comprometido que trasciende el trabajo audiovisual.

El corto, realizado por un equipo de 30 personas, supone tanto la opera prima de Arjones en el mundo del cine como el debut de la productora TwinPlay Films, puesta en marcha por la periodista Anabel Rosas. Recrea la historia de Blanca Rosa y José Miguel, un matrimonio de 90 años al que hallaron muerto en su casa de Colonia Requena dos meses después de haber fallecido a causa del Coronavirus, en la más absoluta soledad. Con el propósito de conocer los orígenes del proyecto y las motivaciones que lo sustentan, entrevistamos a su director y guionista, Rafa Arjones, y a sus protagonistas, los actores Manu Serrato y Fina de la Torre.

Rafa Arjones, director y guionista de ‘La maldita primavera’

Rafa Arjones culmina el rodaje de 'La maldita primavera', una historia sobre la soledad y el ignominioso abandono de las personas mayores en CINE DESTACADOS
Rafa Arjones, director y guionista de ‘La maldita primavera’ – © Víctor Miralles / TwinPlay Films

¿Cómo nació la idea del cortometraje?

Surgió cuando iba a cubrir la noticia para el periódico. Y luego, a raíz de mis estudios de Comunicación Audiovisual de Cine en la Universidad Miguel Hernández, me obligué a escribir un guion técnico y pensé en esta idea. Es un tema que investigué para el periódico junto a Mercedes Gallego y surgieron una serie de matices que me parecieron interesantes para poder realizar un cortometraje. Entonces, me puse a escribir en mi asignatura de guion y cuando ya lo tenía casi todo me faltaba la otra parte. Cuando hablé con Anabel del tema decidimos que había que hacerlo, era muy interesante: el fenómeno del abandono de los mayores. Pienso lo que pueden haber pasado Blanca y José dentro de su casa durante el confinamiento y todo esto nos fue llamando constantemente para poder realizarlo.

Empecé a hablar con gente del mundillo del cine, que era una parte que no conocía. Me puse a contactar con profesores de la universidad, creé un pequeño equipo y tiramos hacia delante. Anabel comenzó a moverse para obtener financiación -y en ello aún estamos-, pusimos fecha para el rodaje, me rodeé de buenos profesionales, incluso consulté a gerontólogos, a médicos del SAMU para que me dieran indicaciones sobre la muerte de personas mayores… Nos pusimos a grabar y hasta aquí hemos llegado.

¿Lo que se muestra en el corto son los últimos días de los protagonistas de la historia?

Exactamente, los últimos días de Blanca y de José. Construí el guion alrededor de las investigaciones de Mercedes y mías e imaginé lo que pasó. Es como una coctelera, en la que meto un poco lo que hemos pasado todos durante el confinamiento: los aplausos, el colapso sanitario… Nos olvidamos de que estábamos aplaudiendo mientras había gente alrededor muriendo. El tema del abandono de los mayores es algo que ya viene de lejos. Me puse a investigar sobre el tema y descubrí casos de gente que llevaba a sus padres u otros familiares al hospital y los dejaban allí. Tengo cortes de periódicos y reportajes que me empujaron aún más a involucrarme en este proyecto, porque me parece alucinante que pasen estas cosas.

Lo meto todo en una olla a presión, lo mezclo con las noticias en los medios de comunicación, que estuvimos constantemente machacando en la televisión, generando alarma, sobre todo para esta gente -en los centros de salud no cogían el teléfono, la gente aplaudiendo desde los balcones…- Imagínate todo eso dentro de una casa de dos personas mayores de edad avanzada. Creo unos motivos ficticios por los que imagino que se quedan encerrados. No me puedo imaginar que se quedaran sin más. Pero sobre todo, introduzco todo eso en una olla a presión y lo que voy a hacer es destaparla, cuando esté el corto acabado. Genero una tensión dentro de la casa, donde no sólo Blanca y José son los protagonistas, sino también la televisión, el colapso sanitario y la gente que vive alrededor.

La peor parte de la pandemia se la llevaron las personas que se contagiaron al principio del todo, cuando apenas se sabía nada del virus, los servicios sanitarios estaban colapsados, no había tratamientos certeros, ni vacunas… 

Sí, pero también lo que hago es que haya dos detalles dentro del corto que hagan aún más creíble la historia del encierro, porque parece extraño que la pareja no saliera a pedir ayuda. Todo eso lo muestro de alguna manera dentro de la casa. Por qué hicieron un encierro total.

Este corto es el primero de la productora TwinPlay Films…

Sí, Anabel Rosas ha montado una productora, TwinPlay Films, ampliando así la perspectiva de su agencia de comunicación. La primera producción es mi corto, lo que supone un gran lanzamiento.

Creemos que es una historia muy potente, una denuncia que no puede quedarse en esto, sino que debe extenderse a través de las redes sociales y generar un debate. Cuando redacto el proyecto lo planteo como un trabajo transmedia, que rebase los límites del mero cortometraje, que está muy bien y es lo que hago habitualmente en el periódico, pero aquí con otro formato, de cine, que tiene más recorrido y repercusión nacional e internacional.

Rafa Arjones culmina el rodaje de 'La maldita primavera', una historia sobre la soledad y el ignominioso abandono de las personas mayores en CINE DESTACADOS
Rodaje de ‘La maldita primavera’ – © Víctor Miralles / TwinPlay Films

¿El corto vais a moverlo por festivales? ¿Dónde va a estrenarse?

Vamos a moverlo por todos los festivales que podamos. Ahora estamos ya en proceso de montaje y posproducción, que es un 40% del trabajo. No podemos fallar en la edición, queremos que quede un producto potente. Nos gustaría estrenarlo antes de final de año. Aunque algunos festivales exigen que sea inédito, una presentación a nivel local creo que debería realizarse.

Como conclusión, este trabajo es una denuncia social, en la que estamos todos implicados de alguna forma. Quien se dé por aludido tendrá que mirarse a sí mismo al espejo.

El abandono de las personas mayores es un fenómeno preocupante en la sociedad española actual, que ya se daba antes de la pandemia…

Por supuesto, es cosa de todos. En la pandemia se ha acentuado, pero yo hablo con los bomberos, que son parte importante dentro del cortometraje, y me dicen que su primer motivo de salida -y las estadísticas están ahí- es por el abandono de mayores. Es alucinante, dicho por los bomberos. Y si te vas a la zona de Torrevieja, donde están las macro urbanizaciones de extranjeros, estos casos se producen a diario.

Nuestros mayores, que lo han hecho todo por nosotros, se merecen que los atendamos. Vivimos en una sociedad en la que sólo miramos por nosotros mismos y en general no hacemos caso a las personas de edad avanzada que viven en nuestro entorno. Esperemos que podamos llegar al máximo de audiencia posible a ver si alguien se pone en serio a trabajar este tema, sobre todo a nivel político, desde la administración. Aunque también es un asunto que nos concierne a todos nosotros.

Rafa Arjones culmina el rodaje de 'La maldita primavera', una historia sobre la soledad y el ignominioso abandono de las personas mayores en CINE DESTACADOS
Fina de la Torre y Manu Serrato en un momento del rodaje – © Víctor Miralles / TwinPlay Films

Manu Serrato, actor

¿Qué nos puede contar del personaje al que interpreta?

Interpreto a José Miguel, el marido de Blanca, que es el eje de la historia, como bien se verá en las imágenes de la película. La historia está basada en una noticia que se publicó en el periódico de una pareja que falleció. José es el hombre que ha acompañado durante toda la vida a Blanca y ella a él, porque se conocieron de niños, pasaron la guerra, la posguerra, continuaron en contacto durante la juventud, se enamoraron y siguieron juntos hasta el día de sus muertes. El personaje de José era el sostén y la calma de Blanca, una persona de cierta formación para la época; era una maestra con mucho carácter. Y José era un hombre que -lo supongo por su situación y por cómo vivían-, deduzco que tenía un cargo de responsabilidad en una empresa. Él con su amor la dulcificaba. Es de suponer que, tras unos 80 años juntos, les unía un gran amor.

¿Qué les ocurre cuando llega la pandemia?

Según la información de la que disponemos, ellos habían estado en el extranjero, habían vivido en Argentina y en otros países, y al volver aquí eran unas personas muy particulares en cuanto a la relación con la gente. No solían relacionarse mucho y sus razones tendrían. Tenían un halo de distanciamiento social. ¿Qué les pudo pasar durante la pandemia? Sencillamente, que se cerraron más en sí, no querían salir a hacer actividades de ningún tipo porque se conformaban con tener su televisor y su propia relación personal. Parece ser que fue ella la primera que se contagió y él no la quiso dejar nunca. La cuidó, estuvo muy atento a ella, intentó de todas las maneras posibles que vinieran los médicos, aunque no acudieron, y al final acabaron los dos en el más allá, se fueron juntos. Eso es lo que sabemos.

Rafa Arjones es el autor de esta historia y ha puesto una parte de ficción con cierta lógica por su conocimiento como una de las personas que hizo el reportaje fotográfico sobre este suceso, al que aporta su propio talento. Lo vivió muy de cerca y le golpeó, como nos golpea a todos la situación que se ha producido con las personas mayores y la gente que se ha ido por una falta de previsión en todos los aspectos, que continúa habiendo.

Rafa Arjones culmina el rodaje de 'La maldita primavera', una historia sobre la soledad y el ignominioso abandono de las personas mayores en CINE DESTACADOS
Escena de ‘La maldita primavera’ – © Víctor Miralles / TwinPlay Films

Fina de la Torre, actriz

¿Qué destacaría del personaje al que interpreta?

Mi personaje es Blanca. Es una mujer ya mayor que vive con su marido. Y lo que destacaría de ella es que, después de todo lo que había pasado en su vida, la guerra, la posguerra…- nunca pensó que le iba a suceder algo así. Era muy inteligente y no le habría cabido en la cabeza que los llegaran a abandonar, que llamaran al médico y nadie acudiera. Ya sabemos que los sanitarios hacían todo lo que podían, pero tendrían que haber contratado a más para atender a tanta gente. Blanca siempre pensó que esto pasaría pronto y sin embargo se la llevó la enfermedad.

¿No tenían familia?

Después se descubrió que tenían una sobrina en Madrid, pero no tenían hijos ni a nadie más.

Esta historia habla de la soledad.

De la soledad y del abandono y cómo estas personas, al igual que muchas otras, lo han tenido que vivir. Blanca y José son dos ejemplos visibles, pero representan a todos los ancianos, tanto los que murieron, como los que todavía estamos aquí. Hay que pensar que existimos, que somos muy importantes para la educación de nuestros hijos y de la sociedad. Además, durante la crisis económica, los mayores ayudaron con su pensión, vendiendo su oro y con todo lo que estuvo en su mano.

Al inicio de la pandemia fue muy duro el hecho de hubiera médicos que se vieran en la tesitura de hacer cribados, de elegir a quién podían atender y a quién no, por falta de medios.  

No lo entiendo, porque creo que hay muchos médicos que no están trabajando, porque no se les ha convocado, muchos auxiliares y enfermeras que no están en plantilla. Creo que las autoridades responsables deberían haber convocado a todos los sanitarios del país, a los recién licenciados… Se ha hecho todo muy mal, hay que pensar en todos y no se puede abandonar a nadie. Que un sanitario tuviera que cribar, es lo más duro que le puede pasar a un ser humano y han visto cosas que nunca tendrían que haber visto.

Tenemos que aprender de todo esto. Si viven cien ancianos en un bloque de edificios, deberían estar localizables, porque el recibo de la luz sí que les llega todos los meses, la hipoteca, el banco llama cuarenta mil veces… Tiene que haber una preocupación real y los gobernantes, los que sean, han de tener interés. Las personas son importantes, no simples números para sumar votos, hay que cuidarlas a todas y este país tiene medios suficientes para hacerlo si quiere.

Rafa Arjones culmina el rodaje de 'La maldita primavera', una historia sobre la soledad y el ignominioso abandono de las personas mayores en CINE DESTACADOS
Fina de la Torre y Manu Serrato protagonistas del corto – © María Gilabert / Alicante Mag

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here