Compartir

P

The Libertines ofrecen una clase magistral de brit-rock en el Low en MÚSICA ete Doherty y Carl Barat demostraron el sábado, en la segunda jornada del Low Festival, que han vuelto con su banda para quedarse. The Libertines hicieron enloquecer a miles de personas demostrando que el brit pop sigue vivo en el corazón de los lowers. Sonaron buena parte de los clásicos de la banda, junto a temas nuevos, como “Gunga Din”, y lo hicieron derrochando energía desde el primer minuto, con Pete Doherty derribando el pie de micrófono de un puntapié ya en la primera canción, toda una declaración de intenciones. 

No fue el único concierto destacado en el Escenario Budweiser. La francesa Julie Budet y su banda, Yelle, revolucionaron la madrugada con su electropop, del que ya había ganas en el festival. Pero no fueron los únicos en pasar por este escenario. El público se entregó a los americanos The Drums, que abrieron con “Bel Labs”, incluida en su esperado último disco “Encyclopedia”.

Tras el acústico con Izal en la PayPal Pool, del que pudieron disfrutar algunos lowers afortunados, la tarde empezó con Eladio y los Seres Queridos abriendo esta segunda jornada del festival en el Escenario Ron Matusalem. Pese al sol de primera tarde, consiguió que su público retase al mismo y saliera de las sombras para bailar con los gallegos. Mientras que en el Budweiser los encargados de romper el hielo fueron Grupo de Expertos Sol y Nieve, con el carismático Jota a la cabeza. Por su parte, Dorian presentaron ’Diez años y un día’, su nuevo trabajo que revisa sus grandes éxitos entre los que se encuentran himnos generacionales como “Cualquier otra parte” y “Paraisos Artificiales”, que los lowers corearon hasta la extenuación.

Al igual que en la jornada anterior, el Escenario Jägermusic congregó a muchísimos lowers que no pararon de saltar y bailar. No podía ser de otra forma con DJs como Radiocontrol u Ozetak. Pero la gran novedad de esta edición reside en las actuaciones de algunas de las bandas más punteras del panorama electrónico independiente. Músculo!, Ocellot y Olde Gods dieron buena cuenta de por qué su sonido está revolucionando la escena nacional. 

The Libertines ofrecen una clase magistral de brit-rock en el Low en MÚSICA

Por segunda noche, el cashless de Paypal se asienta como una nueva forma de entender los festivales. La comodidad y la rapidez con la tecnología como aliada. Una iniciativa que le valió el Premio Fest 2014 al evento más tecnológico. Los lowers pueden evitar colas durante los conciertos, además de participar en sorteos, gracias al pago mediante el chip alojado en su pulsera inteligente. Se trata de la única forma de pago en el festival, que permite a los asistentes dejarse el monedero en casa.

La zona VIP Budweiser tiene su propia banda sonora con los conciertos acústicos que se desarrollan en el escenario que este año ha montado la revista musical Ruta 66 con la colaboración de DAS Audio. Una oportunidad de ver alguna de las bandas del festival, como The Saurs o Nueva Vulcano, en pequeño formato. Para poder disfrutar de esta zona VIP de la manera más confortable, Soffing ha puesto el mobiliario para una experiencia perfecta.

El Wiko se consolida como un escenario de referencia para descubrir nuevos talentos que darán mucho que hablar en los próximos años. En esta jornada destacan los valencianos Tardor en su primera aparición en un gran festival. Pero sin duda, en la noche del sábado el triunfo fue de The Legendary Tigerman, todo un showman que defiende la palabra rock como una actitud vital.

La fiesta llegó con Elyella Dj y sus pinchadas que son ya un clásico en el Low Festival. Sin duda, la mejor manera de irse a dormir con la mente puesta en el domingo para muchos de los 23.000 lowers que llenaron el recinto de Low Festival en su segunda jornada.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here