Compartir
Molina Molina - © María Gilabert/AlicanteMag

Nada más intercambiar unas pocas palabras con Pepe Molina Molina, compositor y músico granadino que pone nombre a su banda, uno capta que está ante un artista auténtico, de los que aman la música por encima de todo y se sale de las corrientes comerciales, porque lo que le interesa no es la fama, sino llegar a un público que disfrute con sus canciones y a ser posible poder vivir de ello.

‘La Gran Esperanza Blanca’ es el título rotundo de su primer disco de estudio, bajo el fino acabado de Álex Seoan a las mezclas, Mey Alean (bajo, sintes), Óscar Espín (guitarra) y Saray Sáez (batería, programaciones).

El que fuera líder y compositor de la banda granadina Voynich!, ya desaparecida, Molina Molina, con motivo de su visita a Alicante, donde la banda presentó el pasado sábado 13 de mayo su último trabajo en la Sala Stereo, concedió una jugosa entrevista a Alicante Mag, flanqueado por el resto de su grupo, que hizo todo un derroche de simpatía y buen rollo.

Molina Molina: "Mi música sale de los ecos y de las tripas, es visceral" en MÚSICA
Molina Molina – © María Gilabert/AlicanteMag

Vuestra música no es nada convencional. Vuestra bio dice textualmente :”Molina Molina escucha ecos en su cabeza y los reproduce”. ¿Qué ecos escuchas?

Es curioso, pero mucha gente hace canciones por repetición. Sin embargo, yo escucho canciones en mi cabeza, como si pulsaras el “play”, con música y letra. No sale cuando quiero, sino cuando surge. Es como los sueños, si los escribes nada más tenerlos los recuerdas, luego según pasa el día se olvidan, se convierten en una nebulosa. Por un lado, es una suerte porque las canciones brotan; pero por otro lado, es una desventaja, al no saber cuándo aparecen. Es algo raro, posiblemente como cuando la inspiración se atribuía a las musas. No lo sé, yo sólo reproduzco la voz interna que está en mi cabeza. De hecho, no elijo la temática.

En vuestras canciones, ¿abunda más el amor o el desamor?

El noventa y nueve por ciento de los temas son de desamor. Siempre es mejor contar la destrucción que la construcción. Aparte, con esta temática cuentas muchas más cosas… hablar de lo que va bien para mí no tiene sentido.

Vuestra música se sale del circuito más comercial, pero ¿os encuadráis en algún estilo musical?

No estoy inventando nada, pero sí me diferencio en que no sigo modas, nada me condiciona. Podría hacerlo, pero no le encuentro sentido. Lo que hace Molina Molina no lo hace nadie, pop, indie… montones de cosas. Yo soy contrario a los clichés, no sigo tendencias y si esto funciona, pues bien. Nuestra música no es un producto, sale de los ecos y de las tripas, es visceral. Necesito tocar porque necesito respirar. No buscamos fama, ni dinero. Si podemos triunfar, estupendo, para poder vivir de ello. Pero no es mi principal meta. Quizás así se tarda más en salir, pero la base es más sólida.

¿Cómo fue la experiencia de grabar en Nashville?

Fuimos a Nashville (EE.UU.) en 2008, con otro proyecto, en el que me acompañaba Óscar Espín con el productor de Lori Meyers. Fue una pasada la experiencia de grabar fuera y ver cómo se vive la música en Estados Unidos, y más en Nashville, la ciudad de la música, donde se le tiene mucho respeto a la profesión de músico; no como aquí, donde está denostada.

La música es un curro, incluso más duro que otros, porque vuelcas tu ilusión, tu tiempo, tu dinero… La gente lo asocia a la noche y al momento en el que tocas, pasándotelo bien. No ve que tú inviertes tu propia vida.

¿Qué se siente al alcanzar el número uno de escuchas en MySpace y Bandcamp?

Colgamos una maqueta en MySpace y tuvimos récord de escuchas, entonces el productor Ken Coomer nos invitó a grabar el disco en Nashville “Matemática pop”. Nos lo publicó Emi, lo distribuyó Sony e hicimos una gira nacional y participamos en un montón de festivales.

¿Cómo fueron tus inicios?

El anterior proyecto del grupo se llamaba Voynich! Cuando se disolvió, se formó a finales de 2013 Molina Molina. ¿Por qué? Porque ese soy yo, sin artificios, sin ocultar nada. Son mis dos apellidos. Compongo la letra y la música de las canciones, bueno, yo no, sino esa voz que tengo en mi cabeza. Empecé a estudiar piano y esa voz me ha acompañado desde siempre, y permanentemente tengo a mano el móvil para grabar notas de voz cuando las canciones vienen.

Tengo entendido que también compones para otros artistas.

Sí, pero no puedo desvelar a muchos de ellos, por la cláusula de confidencialidad. Por ejemplo, he compuesto para Sweet California, para su primer disco, cuando todavía no eran conocidas. Y me resultó sorprendente e impactante ver a unos mil adolescentes corear canciones que has compuesto tú. De hecho, me resulta más fácil componer para otros que para mí, porque sé qué tengo que hacer.

En mi último disco, hace un featuring Iván Ferreiro, en una canción que hice expresamente para él a medida. Lo conocía como fan, se lo propuse y tras escuchar la canción aceptó inmediatamente, lo que para mí fue un sueño. Me dedico a la música por Paul MacArthney, por mi padre (que fue batería) y por Iván Ferreiro. En mi casa había un gran ambiente artístico, mi madre se crió en Francia y traía muchos vinilos a casa.

¿Qué temáticas transitan por tu nuevo disco y por qué se titula ‘La gran esperanza blanca’?

Refleja experiencias vitales. En el momento en el que me encuentro ahora lo veo todo más luminoso, vital, positivo, de tirar hacia delante, canciones chulas que escuchas y piensas: “Esto mola”. En cuanto al título del disco se debe a que alguien me presentó en una ocasión como “la gran esperanza blanca” y tuve claro que sería el nombre de nuestro nuevo trabajo.

¿Crees que la música española está viviendo un buen momento?

Justo ahora nos encontramos en uno de los mejores momentos de la música española, con grupos de muy buena calidad. Aunque me gustaría que hubiera más diversidad, que no se siguiera una moda por triunfar.

¿Como va la gira de presentación de este último disco?

La gira comenzó el pasado 25 de febrero en Granada, con un lleno total, en un concierto que compartimos con Taburete, un grupo con enorme éxito del que forma parte un hijo de Bárcenas, que hace música desenfadada, de verbena. Y estamos teniendo mucha suerte, porque a pesar de que aún no hemos publicado el disco estamos sorprendidos por su buena acogida.

Próximamente, además de las fechas de nuestra gira, actuaremos en la Fiesta de los Museos de Radio 3, el 18 de mayo en el Reina Sofía de Madrid, y el 9 de junio en la discoteca Joy Eslava, junto con los Vaccines y Jain, dentro del Festival Ballantines, así como en varios festivales de verano.

Molina Molina: "Mi música sale de los ecos y de las tripas, es visceral" en MÚSICA

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here