Compartir

El Festival La Poesía es Noticia no nos da tregua (cosa que sinceramente agradecemos) y nos presenta a Escandar Algeet este sábado 22 de abril en la sala alicantina Clan Cabaret, a las 20:00 h. Escandar Algeet nació en Palencia en 1984. Se crió en una casa con 6 mujeres y un perro, y a los 18 años decidió marcharse de allí para estudiar cine en una escuela de Ponferrada, que ya no existe.

El Club de los Poetas TAN vivos: Recital de Escandar Algeet en Clan Cabaret en LETRAS
Escandar Algeet

Tres años en el Bierzo le llevaron directo a Madrid, donde trabajó en bastantes oficios para poder ganar dinero y a la vez seguir con su carrera artística. Estudió guión, escribió mucho y aprendió que crecer es algo más que cumplir años. En 2009 sacó su primer poemario llamado “Alas de mar y prosa”. Ahora es camarero sin cámara, ha terminado un FP de producción audiovisual, edita la revista pro-vocación y se rodea de gente a la que llama amigos con más orgullo que prepotencia. Escandar es uno de los poetas más destacados del siglo XXI, y sus libros muy famosos por toda España y las redes sociales. Este joven que empezó recitando poesía en bares, ha llegado muy alto.

Dicen que Escandar Algeet pertenece sin duda al linaje de autores criados literariamente (y literalmente) a pie de calle, donde la preocupación existencial se reviste de cotidianidad para que la realidad sea observada sin disimulo. No hay impostura posible. En su poemario “Un invierno sin sol” encontramos al autor cara a cara, a una distancia medida pero mínima, a un autor del que es difícil discernir si está construido por la ficción o por la realidad.


Yo amé, con perdón.

Amé por encima de todas las cosas, que es,
permítanme que les diga,
de la única forma en que se puede amar.

Yo viví
en un cálido regazo del amor,
protegido bajo su techo,
comiendo de su misma mano,
aprendiendo el fuego hasta verlo arder,
hasta quemarnos.
Compartí su sudor
y ascendí en su alegría de peldaño en peldaño.
Es decir: de dos en dos.

¿Sabéis qué?
Yo tampoco creía en la magia hasta que la vi.
A ella.
Irradiándola, desprendiéndola,
descontrolando el tiempo
y cargándose con un gesto cualquier rutina impuesta,
criando una primavera en cada estación.

Solo querría decirles eso.
Decirles: yo tuve un reino y lo llamé hogar.
Y fue tan inmenso como el más pequeño de los detalles.
Una puta barbaridad.
Así debía de ser mi cuento.

Sin embargo, escribo desde el dolor aquel
en que solíamos gritar que todo acaba mal
porque si no, no acabaría.

Así fue
que todo se llenó de distancia
y de sangre,
todo se ensució de grietas y pudriéndose
pasó como una enfermedad por delante nuestro,
un olvido por encima de nosotros
paseándose
jodiéndonos,
diciéndonos adiós,
a dios reclamadle.

Éstas son mis ruinas y ésta es mi voz.
Un paseo con vistas a los escombros.
Si veis al amor por ahí, solo decidle que lo siento.
Que el frío se ha hecho ciudad y yo, solo, he aprendido a quemarme.
Que la poesía pague los destrozos
y su recuerdo sea mi única migaja de calor.
Ésta es la historia de un derrumbamiento.
El infierno hecho paisaje.
Mi baile nupcial sobre el lodo.
Un invierno sin sol.

Escandar AlgeetUn invierno sin sol

Poema publicado en la web loretoescandaralgeet.blogspot.com.es

Entrada anticipada 5 €, en taquilla 6 € (incluye refresco o cerveza).

Más sobre Escandar Algeet, en su blog.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here