Compartir
Obra de Vero McClain

Feminista, arquitecta, multidisciplinar, controversial, atractiva, así es Vero McClain, artista que tiene a la performance, la instalación artística o la fotografía como lenguajes para contarle al mundo su posición crítica con respecto al papel de la mujer en la sociedad, en la cultura y específicamente en el arte. Su más reciente producción rompe con los esquemas tradicionales considerados como los lenguajes del “deber ser” artístico, para adentrarse en un proceso autotransformador y de denuncia ante las inequidades propias del mundo del arte contemporáneo.

Manuel Antonio Velandia Mora, en exclusiva para AlicanteMag, habla con Vero McClain, sobre su particular visión del arte y los artistas.

Vero, hoy es la apertura de una exposición que desde antes de mostrarse públicamente ya es controversial…

El proyecto que hoy se presenta actualmente se llama “Ciudadano útil”, es una transformación conceptual y física del original, que se llamaba “Día de la magnificación McClainiana, 6 de mayo”, que surge como un posicionamiento de cómo el artista es tratado en determinados eventos culturales, en los que se supone no va a cobrar, sino que simplemente se le dan las gracias por facilitar su obra. Por ello, debe estar agradecido y se le paga con dos entradas para que la persona y un acompañante puedan ingresar a la sala en la que su obra se exhibe, junto a la de otros.

Lo que usted me está queriendo decir es que hay una permanente vulneración de los artistas, a los que equipara a animales…  Hay animales que tratan bien, como una mascota que se tiene en casa u otros como un toro al que se maltrata en una plaza de toros… ¿A qué animal se refiere?

Me refiero simplemente a un animal de granja, sin pedigree; a artistas que somos considerados rellenadores de programas culturales y en función de qué programa rellenemos somos considerados con pedigree o sin pedigree. Algunos son los elegidos en galerías y museos, y a ellos se suman algunos más, que pasan ciertas convocatorias; hay otras convocatorias en que simplemente a los artistas se les da la posibilidad de exponer, son los que no tienen pedigree y que parecieran perder todos sus derechos, o no tendrían derecho absolutamente a nada, sino tan solo a estar en el cartel, éstos son normalmente exigidos, pero no pueden establecer ningún diálogo, sino simplemente obedecer.

Vero McClain reflexiona sobre el “Arte y los artistas sin pedigree” en FOTOGRAFIA
Ciudadano Útil – JS
Corazón y cerebro, sobre obra de Juan Sanz
Obra Vero McClain

Entonces habría unos artistas en mayúsculas y digamos, unos artísticas de pequeño nombre…

Yo lo llamo artistas de primera y artistas de segunda. Lo más triste, y este proyecto habla de ello, es que no ha sido una etiqueta generada desde una calificación entre artistas o un voto social, sino que ha sido una etiqueta impuesta desde el sistema de las instituciones, donde se ha generado una especie de competición entre los artistas; por eso lo llamaba ciudadano útil, porque desde el sistema lo que se ha conseguido es generar clases sociales entre los artistas. Los de primera clase, son útiles, están de tendencia, de moda, de prestigio, y con una calidad suficiente para que su obra sea comprable por determinados precios; su actividad se considera una profesión. En la segunda clase, el artista tiene que ser autogestionado, sólo es merecedor de exponer de manera gratuita, es un artista que tiene que producirse su propia obra, es un auto-, gestante y está dando a entender su arte como un hobby, entre los cuales me incluyo yo.

Vero McClain reflexiona sobre el “Arte y los artistas sin pedigree” en FOTOGRAFIA
Ciudadano Útil – AG
cerebro, sobre obra de Ascensión González Lorenzo
Obra Vero McClain

Tengo entendido que transformar este lenguaje teórico en un lenguaje artístico, que el público pueda apreciar, le ha implicado trabajar con vísceras de animales…

En la primera fase del proyecto, que se produjo en mayo de 2017, yo pedía a artistas de segunda clase, no porque yo los considere así, si no porque el sistema los ha etiquetado de esa manera, que me dieran cuatro postales de 10 x 15 cm, fechadas y firmadas, en las cuales se plasmaban unos escritos en los que se nos mostraban su identidad de animal de granja. Yo les pedí permiso para manipular sus piezas; las empaqué al vacío, vinculándolas a cerebros de cerdo, si esas piezas requerían conocimientos técnicos o teóricos avanzados para su producción; con yemas de huevos de gallina si el artista estaba intentando salir de esa segunda clase para entrar a la primera a través de su producción artística; es decir, se espera que ellos deben “tener huevos”. Y otras piezas están ligadas a corazón o hígado de conejo, cuando eran artistas cuya obra era muy pasional, muy de corazón y no requería muchos conocimientos específicos dentro de las artes.

Vero McClain reflexiona sobre el “Arte y los artistas sin pedigree” en FOTOGRAFIA
Vero McClaim. Pic by MVelandiaM

Producir obra con estos elementos tan particulares, que por ejemplo se pueden pudrir, implica ciertas condiciones de producción e incluso corren el riesgo de contaminación. ¿Cómo organizó su taller para que esto sucediera?

Es la primera fase de producción, que fue la de empacado al vacío, se produjo literalmente en una carnicería dónde los carniceros y carniceras se convirtieron en mi equipo de trabajo. Allí se compró la casquería, se empacó al vacío y se almacenó en el congelador de mi casa, junto a otros elementos de consumo diario. Para la segunda fase, yo quería dotarles de una protección y entonces, escogí ciertas obras, una de cada artista; debido a que, para la producción de la obra, al ser yo auto-gestante, me la debía pagar; opté por producir únicamente 15 piezas, las cuales encapsulé en resina de cristal. El resto de piezas siguen empacadas al vacío y en el congelador.

¿Su interés es exponer un congelador como parte de la exposición?

Voy a hacer una performance en la que uno de los temas es el congelador.

Exposición:
Mostra d´Art Social de Alcoi
Sábado 20/01/2018 (12:00 h) hasta el sábado 24/02/2018
Club d’Amics de la Unesco d’Alcoi
Sala Unesco de Alcoy, Calle Cid, 12, 03803 Alcoy, Alicante

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here