Compartir

La artista Lucía Morate, apasionada de la fotografía y la formación, considera que educar visualmente es imprescindible hoy en día y en este caso se ha enfocado en la mujer que nunca ha tomado una cámara fotográfica y la utiliza como herramienta para reflexionar sobre cómo han sido ellas representadas a lo largo de la historia, cómo las representan actualmente y cómo se quieren representar en este momento de su existencia.

La mujer tradicionalmente ha estado delante del lente pero no de la cámara, su empoderamiento como fotógrafa le ayuda a revisarse a sí misma y a su mundo, construir lenguajes propios y hacerse activa del desarrollo social y de la lucha por sus derechos.

La Concejalía de Igualdad de Alicante contribuye a la promoción de la igualdad real y efectiva entre mujeres y hombres a partir del análisis crítico y la ruptura de estereotipos y mandatos de género que oprimen y excluyen a las mujeres y a la población con identidades sexuales no normativas. Desde este enfoque han promovido esta iniciativa que posibilita la conceptualización sobre sus derechos y el acercamiento a las herramientas y las capacidades para contarlo. Al respecto, Manuel Antonio Velandia Mora dialogó en exclusiva con lucía Morate para AlicanteMag.

Morate, ¿qué es esta exposición?

Pues esta exposición es el resultado de un taller que ha durado más o menos 3 meses, que estaba abierto tanto a hombres como a mujeres, donde al final las asistentes han sido sólo mujeres.

¿Cuál era el objetivo del taller?

En el taller de fotografía se buscaba reflexionar sobre la representación de la mujer y su imagen en el arte y los medios de comunicación. Hemos hecho un pequeño recorrido aprendiendo un poco de técnica fotográfica y luego cada una de las participantes ha escogido una temática personal que les interesaba, han profundizado en ella y tratado de contarla con imágenes.

La Sede Universitaria de la UA acoge la exposición fotográfica 'Nueve mujeres y un objetivo' en FOTOGRAFIA

¿Qué pueden ver los espectadores en la exposición?

La exposición es el resultado de sus  trabajos, cada una de las mujeres tiene un panel con un pequeño texto explicativo y las imágenes del proyecto.

Cuando se hizo la convocatoria los hombres sabían que se iba a reflexionar sobre la mujer, ¿sería esa la razón por la que llegaron?

De hecho el primer día hubo un hombre y a partir de la siguiente sesión no regresó; yo creo que “se acojonó” pero bueno, es una pena porque realmente a mí me interesa trabajar sobre las nuevas masculinidades y feminidades y estoy abierta a todo tipo de participación. Es posible que este año se repita la convocatoria y sería muy interesante y muy positivo que hubiera otros sexos participando.

No sé si han venido chicas trans ,¿hay un interés de trabajar con ellas y que ellas se acerquen?

Yo supongo que esta población sí tiene interés, creo que lo que pasa es que a lo mejor no están informadas. El taller está abierto a todo tipo de mujeres, se reflexionará sobre las mujeres y sería muy interesante poder convocar a este tipo de público.

Veo en la obra expuesta que las mujeres han integrado muchísimo el texto a la reflexión, no han trabajado sobre las mismas imágenes… me da la sensación de que había mucha libertad a la hora de contar la propia reflexión…

Sí. Para mí era muy importante que ellas sintieran que iban a ser las protagonistas del proyecto creativo desde el principio hasta el final, que la decisión era suya y que yo simplemente las acompañaba, de manera que tenían total libertad para escoger un tema y sobre la manera de contarlo. Ellas iban trayendo muestras, hemos trabajado sobre ellas y yo les iba aconsejando caminos y modos por los que les sería más fácil entender el trabajo y hacerlo más interesante, pero para mí es importante que tengan libertad para que sientan desde principio autonomía, una autoría y una voz propias.

La presentación de los proyectos tiene unos resultados muy interesantes, a pesar de que hay poco espacio el formato en que lo han montado permite ver que hay variedad en la obra y que cada una tiene su propio espacio sin cruzarse con las otras, ¿ellas participaron en esa decisión o es algo más suyo?

Pues realmente habíamos pensado entre todas otro montaje expositivo porque algunas querían poner una instalación, pegar en la pared, coser… se tenía libertad absoluta y se les había disparado la imaginación, lo que era maravilloso, el problema fue a la hora de encontrar espacio expositivo. Encontramos esta sala en la que está prohibido pegar cosas a la pared. Así que nos tocó restringirnos a lo que los espectadores pueden ver. La mejor forma para aprovechar muy bien el espacio de la UA era el collage.

La Sede Universitaria de la UA acoge la exposición fotográfica 'Nueve mujeres y un objetivo' en FOTOGRAFIA

El montaje en collage me parece que es el mejor modo de hacerlo. La forma como se ha organizado hace que todo se vea muy limpio y estético, que haya suficiente espacio entre una foto y otra de tal manera que el espectador las puede detallar fácilmente… ¿ellas están contentas con el producto final?

Si, a mí me parece que es interesante y ellas están contentas con el producto final. Muchas no se imaginaban que iban a llegar aquí, de hecho había 15 alumnas, algunas que han venido a la apertura pero no fueron capaces de terminar un proyecto con suficiente calidad y no han podido participar en la exposición; otras pensaban que no iban a llegar aquí y ver sus trabajos expuestos pero sin embargo están. Yo creo que para ellas es algo muy especial y la obra nos muestra la gran diversidad que son las mujeres porque hay mujeres de todo tipo… trabajadoras, jubiladas, amas de casa…

Ellas son Paqui Coloma (La mujer y el arte urbano), Vicky Fernández (Pensando con los pies), Reme Sánchez (24h conmigo), Marina Megías D. (La esclavitud de la máscara),  Adelaida Aranda P. (Autorretratos), Amparo S. Rojas (Ese oscuro objeto), Sara Ribera (Patriarcado doméstico) y Rosa Varona (Precariedad femenina).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here