Compartir

E

l artista ilicitano Cayetano Navarro, que expone en La Lonja del Pescado bajo el título ‘Pero entonces, ¿has viajado mucho? No, no mucho’ hasta el 1 de agosto, es el protagonista de la actual propuesta contemporánea del ciclo Arte último, que impulsan los comisarios Guillermina Perales y Eduardo Lastres.  

Cayetano Navarro: Viajar, olvidar todo lo aprendido y empezar de nuevo en FOTOGRAFIA

El creador viajero ha ganado varios premios, algunos en los Encuentros de Arte Contemporáneo (EAC) que convoca el Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert y ha llegado a exponer en el Gerðuberg Cultural Center de Reykjavik, Islandia. 

Una entrevista realizada por la unidad de comunicación de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Alicante nos muestra una parte de su vida y su obra.

¿Quién es Cayetano Navarro?

Soy un ilicitano que vive en Alicante desde hace 15 años, licenciado en Bellas Artes por la Universidad Miguel Hernández. He estado viajando los últimos seis años por Europa y la exposición es un pequeño resumen de todas las experiencias que he tenido en este viaje. Al terminar los estudios, lo que quería era salir fuera, olvidar todo lo aprendido y empezar de nuevo, pero con la experiencia también de lo aprendido. Es una pequeña contradicción, pero cuando sales fuera te das cuenta de cosas nuevas. Cuando comencé a viajar empecé a tener un contacto con la naturaleza que me motivó y empecé a llevar la cámara siempre encima. Ahí comenzó la andadura.

¿Cuando empieza tu pasión por la fotografía? ¿A raíz de qué surge?

Después de terminar la carrera, trabajé durante un año con la artista Paloma Navares, que podríamos considerar la artista audiovisual más importante de España. Con ella estuve como auxiliar de taller y aprendí las técnicas de fotografía digital y la técnica del collage y ella fue la impulsora. Me decía que tenía que salir fuera para coger nuevas experiencias y así lo hice.

En un viaje, ¿cómo es el día a día de Cayetano Navarro? 

Lo que suelo hacer primero es buscar un pequeño trabajo para poder mantenerme, ya que me gusta pasar largas temporadas fuera. El estudio siempre es la habitación donde vivo, en el cual tengo mi ordenador y la cámara de fotos. Mi vida es levantarme y salir a pasear con la cámara. 

Me gusta mucho pasear solo y el contacto con la cultura y la gente natal de esos países. Trato de buscar siempre nuevas experiencias, caminar por los tremendos paisajes que hay y reflexionar, porque luego es ese paisaje el que me aporta interiormente. 

En 2007 te licenciaste en Bellas Artes, ¿qué relación tiene la carrera con la fotografía?

La Universidad Miguel Hernández, donde me licencié, es muy conceptual (artísticamente hablando). Sobre todo, aprendemos a desarrollar proyectos con mucha carga teórica, la técnica no es realmente lo importante. 

Utilizo la fotografía en este proyecto que muestro en La Lonja como medio de expresión, pero lo importante es ver el contenido como un todo. Realmente todo gira en torno a la escultura central de la sala, un disco duro que muestra su cara interna y en el que yacen miles de fotografías que seguramente nunca verán la luz. Lo podemos considerar un cementerio de imágenes. Nunca digo que soy fotógrafo, no me considero como tal aunque utilice la imagen como medio de expresión.

Cayetano Navarro: Viajar, olvidar todo lo aprendido y empezar de nuevo en FOTOGRAFIA Te tengo que preguntar por el nombre de la exposición: ‘Pero entonces, ¿has viajado mucho? No, no mucho’. ¿Por qué este nombre tan inusual?

No tenía título para esta aventura y me fui a hacer los últimos bocetos a la playa, entonces pasó una pareja  y la chica le preguntó al chico: “Pero entonces, ¿has viajado mucho?” y el chico dijo: “No, no mucho”. Me gustó esa conversación porque la pregunta era como que venía de un diálogo anterior donde se estaban conociendo. Le vi mucho sentido a mi obra, porque realmente nunca se ha viajado lo suficiente. Mucha gente que vino a la inauguración se sorprendía por el título, pero me gustó mucho esa conversación entre las dos personas porque encajaba perfectamente con mi proyecto. 

Suecia, Islandia, Alemania… ¿Qué es lo que te atrae de estos países?

Cada país tiene algo diferente. Sobre todo he estado por los países escandinavos y me enamoré del paisaje. Primero estuve en Suecia viviendo unos meses, de ahí me marché a Alemania. Estuve en Munich recorriendo la zona de Baviera y también Berlín, que es una ciudad muy interesante y urbana para los artistas. Estar allí era ver exposiciones, clubes nocturnos… Era una vida más cosmopolita. Digamos que cada ciudad te aporta experiencias diferentes. Cuando me cansé de los paisajes, me fui a Berlín, que me aportó una experiencia diferente, que era la vida de la noche. 

En el tríptico principal de la exposición vemos a Cayetano Navarro rodeado de gallinas. ¿Qué es  lo que quieres transmitir? 

Cuando me marché a Islandia, busqué trabajo y me ofrecieron en una granja de gallinas autóctonas, cambié mi trabajo por estancia. El tríptico habla sobre la imagen vampiresca que tenemos los fotógrafos, hasta qué punto los fotógrafos estamos tomando fotos sin parar y luego llegas aquí y expones diez fotografías. Las gallinas hacen mucha referencia a los sacrificios, estaban en todos los rituales y siempre se usaba su sangre. Es un poco un juego de las tres imágenes. 

A pesar de que no te consideras fotógrafo, ¿cómo ves tu futuro en la fotografía? ¿Qué proyectos te esperan?

Ahora estoy pensando en salir por Asia, por la que nunca he estado, ir a Tailandia o incluso saltar a Australia. Para mí, lo importante es experimentar y ver lo que surge. Me gustaría hacer algún tipo de trabajo más de retrato, que nunca he hecho y utilizar la cámara de vídeo para grabarme conversando con la gente, la idea es tener otro trato diferente y sobre todo experimentar con la cámara.

¿Qué consejo le darías a una persona que quiere iniciarse en la fotografía?

La fotografía se aprende haciendo fotos, llevando la cámara todo el día contigo, yo lo he aprendido así. No me considero fotógrafo por eso, porque yo no manejo la técnica de la fotografía. Muchas veces tener una cámara profesional no es lo importante, porque luego coges una fotografía dañada y es la que te da otra visión diferente. 

La exposición de Cayetano Navarro puede visitarse en La Lonja del Pescado de Alicante (Paseo Almirante Julio Guillen Tato, s/n) hasta el 1 de agosto.
Para más información, web de Cayetano Navarro

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here