Compartir

V

Alberto Verdú Martínez, poeta de la imagen en FOTOGRAFIA erdú no es nuevo en el mundo de la imagen, su formación la realizó en la Universidad Politécnica de Valencia, desde su etapa de estudiante le apasiona la fotografía; le encanta su vida en Monóvar y vive de la “BBC”, allí trabaja codo a codo con Paola, su cómplice de la cotidianidad y la producción.

Este viernes 2 de septiembre, a las 19:30 h., organizada por Foto Excursiones Alicante en el Centro Cultural de San Juan (Alicante), impartirá una pequeña charla sobre «La Fotografía de la Calle», en la que enseñará en primicia su trabajo más reciente realizado en Roma, pero debo decir que la gran primicia la tenemos en AlicanteMag, pues las dos fotografías que aquí presentamos, inéditas, las realizó mientras esperaba nuestro encuentro, he aquí mis preguntas y sus respuestas.

¿Cómo pasa del blanco y negro al color?

Yo vengo trabajando la fotografía desde hace varias décadas, cuando yo empezaba la fotografía era todo analógico, revelábamos los carretes en blanco y negro. Yo hacía ya fotografía de viajes, pero no importaba a donde iba porque hacía fotografía callejera, pero hubo un momento en que descubrí el color por medio de José Manuel Nava; cuando vi el color me dije, yo quiero hacer eso. Me pasé enseguida a la diapositiva. Lo primero fue un desastre porque, además de blanco y negro, luces y sombras, debes ver el color porque el color es muy importante.

¿Qué es lo que tiene el color, que tanto le atrae?

Los colores tienen su propia luz, si hay demasiados colores la foto no funciona, eso en B/N lo puedes controlar y luego a la hora de revelar era un desastre. Llegó la era digital y volví otra vez al blanco y negro porque ya retocar era más fácil, estuve ahí hasta que conocí a otra persona que me pegó el impulso para volver, me dijo un par de frases, que la originalidad estaba en volver al origen, volví al origen del color y empecé a salir a lo que era la calle en sí.

Usted no es un fotógrafo del instante preciso, ¿cómo realiza su fotografía?

Un porcentaje muy alto de las fotografías las veo antes de que sucedan, pero mucho antes… Tengo la situación, no es que me quede en un sitio, sino que me predispongo, pasa por un lugar, veo determinada arquitectura y veo un color que hace juego con el pelo de una mujer que viene y ya estoy pensando que va a cruzar… siempre me anticipo mucho antes de disparar.

En sus composiciones los rostros de las personas parecen no ser importantes…

Cuando ves venir la persona ya estás pensando en la imagen, cualquier cartel, cualquier historia puede darte el juego. Igual sucede o no. A mí los rostros no me interesan, me interesan las acciones que pasan en la calle, el color y la luz. Para mí los tres son muy importantes.

¿Le interesa que haya luz o que la luz sea marcada?

Me interesa que haya mucho contraste, busco las luces del atardecer y el amanecer. Yo salgo a trabajar aun cuando el día sea gris, no me importa que el día sea nublado… pero en esas oportunidades busco interiores, bares, metro, es otro tipo de luz que también me interesa.

¿En sus fotografías no se observa la noche, no le interesa la imagen de la vida nocturna?

Ahora estoy intentando trabajar de noche, salir de noche. Quizás también es por la cámara, porque se requiere otro ISO, debe ser más alto… pero por la noche no me gustaba el tipo de luz.

¿Por qué le gusta dar cursos o hacer conferencias?

Es un reto para mí. Yo soy tímido, para mí es difícil, entienda que me dedico también a la fotografía social y tengo que hablar con la gente, entonces dar clase es un reto, lo es poderme expresar, dar una charla o hacer talleres.

Usted hace otro tipo de fotografía por la que le conocen unos pocos, las imágenes que usted hace de los matrimonios son muy interesantes… pero de ellas no expone, poco habla ¿por qué su interés en la BBC?

En las bodas, bautizos y comuniones sí que intento que no sea solamente fotografía social, sino que tengan una conexión con la fotografía de la calle, creo que los dos se nutren mutuamente. El “problema” está en que en la fotografía social tienes un cliente, en la calle el trabajo es más personal porque el cliente soy yo.

Estoy seguro que los clientes ya han visto sus trabajos previos y saben que su trabajo no es clásico… Viendo sus imágenes me atrevo a decir que el cliente termina haciendo lo que usted desea… 

Bueno, hasta cierto punto sí. Con el cliente siempre tienes una barrera… luego hay clientes y clientes. Yo intento filtrar a mis clientes, cuando ya vienen han visto montones de fotos mías y ya saben lo que hago pero llega un momento en el que hay que pagar hipotecas…

Supongo que el cliente le dice “quiero una foto como la de tal boda”… tal vez les gustaría repetir una buena toma…

Claro esto es frecuente. Yo la hago pero también hago la que yo deseo… luego les pongo a elegir. Es una manera de decirles esto es lo que hago, tú puedes escoger; al fin al cabo ellos saben qué quieren, por eso hago la suya, no me importa hacerla pero casi siempre terminan escogiendo la original.

Alberto Verdú Martínez, poeta de la imagen en FOTOGRAFIA Usted me dice que es tímido, en la calle no tiene que hablar con las personas, ¿es esa la razón por la que prefiere la fotografía de calle?

Esa es la razón por la que empecé a salir a la calle, para no tener contacto con la gente, entonces la disciplina que mejor lleva eso es la de la calle, bueno creo que es la única en la que no hay que interactuar con la gente. Yo en mi estudio estoy tratando permanentemente con la gente. En las fotos de producto también trabajas con un cliente, pero aun es más “jodido” porque ellos buscan aun algo más especial… en la fotografía de moda, que hago un poquito, sí que tengo más libertad, me dejan mi parte creativa.

¿La fotografía de la calle es una fotografía documental?

Hay una definición que creo que es la más acertada “como en el jazz en la fotografía de la calle hay una técnica, unos acordes pero tú puedes improvisar”. Es un libro de poemas, pero cada imagen es un poema, cada poema te puede contar una historia. Al cabo del tiempo es evidente que estás documentando la vida de las sociedades, en un espacio, una arquitectura, un tiempo… lo que más me gusta es salir a escribir poemas. Luego las ves y puedes pensar en el poemario.

¿Es lo mismo escribir un poema en Madrid, NY o Roma?

Lo que más me interesa de la calle es viajar, me encanta viajar. Luego me atrae la experiencia de los momentos que estás en la calle haciendo la fotografía, esperar la situación, que aparezca algo de pronto mientras paseas, por ejemplo que venga una persona con un jabalí paseándolo sin correa… me atrae que la realidad supere la ficción. Todo lo demás me es relativo, la cuestión es viajar.

Los ritmos son distintos, cada ciudad tiene su encanto, su luz; por ejemplo en Roma la piedra revota la luz de una forma única. Muchas veces primero veo la luz y luego me sorprendo con el lugar donde estoy. También la gente es diferente, su manera de vestir. Me atraen los gestos humanos y me da igual la ciudad, pero no niego que me encantan las calles estrechas, los cruces de esquinas, el otoño y el invierno, el verano me gusta poco… la vestimenta de las personas  en el verano no me atrae mucho… las chancletas no son poéticas.

Conferencia

La Fotografía de la calle
Centro Municipal de Mayores Sant Joan d’Alacant

C/ San Miguel Tarazona, 16, 03550 San Juan de Alicante
Viernes 2 de septiembre de 2015, a las 19:30 h. 

Más información:

En este link, página de Alberto Verdú
En este enlace, imágenes por Alberto Verdú
Facebook
Fotoexcursiones

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here