Compartir

Entre 130.000 y 160.000 personas viven en España con infección por VIH y se han notificado 85.720 casos de Sida, una enfermedad cuya incidencia se ha reducido enormemente desde hace dos décadas por los tratamientos antirretrovirales, si bien este descenso se ha ralentizado en los últimos años.

  • Hasta el 30 de junio de 2016 se han notificado 3.428 nuevos diagnósticos y se estima que la tasa es de 9,44 por 100.000 habitantes.
  • La tasa de los nuevos diagnósticos de VIH son superiores a la media de los países de la UE y de Europa Occidental.
  • Los hombres suponen el 85,9 % de los nuevos diagnósticos.
  • La mayoría de los nuevos diagnósticos se encuentran entre los 30 y 39 años.
  • El 11 % tiene entre 15 y 24 años y el 14,4 %, 50 años o más.
  • Un 46,5 % de los nuevos diagnósticos en 2015 se realizaron de forma tardía y el grupo que presenta mayor proporción es el de hombres heterosexuales (63,1 %).

Mi tesis doctoral en educación busca comprender el impacto educativo obtenido en los programas preventivos sobre Sida y sexualidad orientados a población homosexual, desde la perspectiva de quienes cumplen/cumplimos la función de educadores en el área de salud de ONG de personas LGTB –Lesbianas, Gay, Transexuales y Bisexuales- españolas, durante los últimos cinco años, para derivar de las diferentes practicas consideradas exitosas, una propuesta educativa. Compartiré con ustedes algunas de las conclusiones obtenidas.

Las personas que trabajan como educadores en las asociaciones LGTBI y de personas viviendo con VIH/sida no son educadores ni agentes de salud, generalmente son personas interesadas en el tema a causa de su orientación sexual y su estatus de personas viviendo con el VIH.

El éxito en la educación y la prevención de quienes no son pedagogos ni agentes de salud se debe a la motivación personal y a que incorporan temas que de alguna manera tienen que ver con la pedagogía y las necesidades de las personas, pero no al diseño, implementación y evaluación de estrategias o a que estas respondan a las practicas reales de los usuarios.

Los técnicos de salud se restringen a la información más básica, sin entrar en las practicas con riesgo que las personas experiencian cotidianamente; generalmente se enfocan en factores con riesgo y de vulnerabilidad determinados epidemiológicamente pero no en otras prácticas genitales a través de las cuales se pueden infectar y que pueden modificarse pero que usualmente las asociaciones no tienen en cuenta porque no las conocen.

El desconocimiento de los técnicos salud es alto en temas afines a la prevención de la infección por VIH/sida, que pueden ser de importancia para la educación como lo pueden ser el uso de substancias psicoactivas, uso de esteroides, tratamiento de hormonación o sexualidad; por ejemplo, prácticas que implican incremento del riesgo y la vulnerabilidad como creampie, felching, snowballing o swaping, TT, omorashi, bug chaser y spank son ampliamente desconocidas  y asumen como importante el sexo seguro pero en sus prácticas educativas (información y prevención) se centran en las actividades más clásicas del tema.

El sida siempre les da a los otros en ESTILO DE VIDA
Divisiones no naturales. Proyecto Postcoitus. Pic by MVelandiaM

La educación debe acercarse a las practicas reales por tanto explicar con un plátano cómo se pone un condón, en vez de ayudar incluso produce risa. Se requiere dar énfasis a la práctica utilizando un prototipo de pene para explicar las practicas orales, la estimulación y la postura adecuada del condón en circuncidados y no circuncidados, porque el prepucio crea una diferencia a la hora de usar el preservativo.

Qué dicen los estudios epidemiológicos en España

En más reciente estudio  español sobre el sida informa que el 100% de los encuestados, con una edad media de 25 años, sabe que el VIH se transmite por vía sexual, pero la ignorancia que acompaña este saber es preocupante, según la investigación desarrollada por el Grupo de Estudio del Sida GeSida “el 27,9% creía que la transmisión es posible al donar sangre; el 17,3% por la picadura de mosquito; el 4,9% por utilizar lavabos públicos por el que han pasado pacientes de VIH, el 4,4% por beber del vaso de una persona que vive con el VIH y el 4% por ser hospitalizado junto a una persona con VIH”.

En el estudio se ha encuestado a 225 personas de hasta 35 años, de ellos 51% tiene “un perfil de alto riesgo” de contraer el virus. Se considera vulnerable a una persona por tener tres o más parejas sexuales en un año y no usar siempre el preservativo con ellas.

El sida siempre les da a los otros en ESTILO DE VIDA
No Pasará. Pic by MVelandiaM.

De las 150.000 personas con el VIH en España, un 30 % desconoce que lo tiene, un porcentaje que se puede haber reducido al “20 o 22 %” según los últimos estudios, ha señalado Santiago Moreno, jefe de enfermedades infecciosas del hospital Ramón y Cajal.

Según Moreno, las prácticas con riesgo “han aumentado”, lo que conlleva un incremento de las infecciones sexuales. Una alternativa podría ser la profilaxis pre exposición, una “herramienta de prevención” que consiste en la toma de una pastilla por parte de personas no infectadas que van a tener una relación de alto riesgo. El “coste eficacia” de esta fórmula está comprobado científicamente.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here