Compartir

El 3 de diciembre es el Día Internacional de las Personas con Discapacidad y lo recuerdo por la parte que me toca. Se han dicho muchas cosas sobre la inclusión, los minusválidos, su inserción laboral, la igualdad de oportunidades y se dirán más ya que nos gusta decir lo buenos e integradores que somos todos y habrá un montón de sinonimias y de polisemias.

Y nos venderán promesas como avances, cuando no es más que la evidencia de un atraso.

Todo eso de lo que se hablará, en mi opinión y por experiencia propia, es una falacia mientras no tengamos visibilidad. Yo soy un privilegiado, y por eso del mismo modo que el año pasado… y el anterior.. y el otro…¡¡LANZO UN DESAFÍO!! En el Reino Unido ya es un hecho hace años, el programa infantil de la BBC es copresentado, a uno de los presentadores le falta un brazo.

¿Para cuándo uno de los presentadores de cualquier programa de televisión … INFORMATIVOS, tal vez? Quizá, por ejemplo, paralítico cerebral o ciego o cualquier otra cosa. ¿Por qué son todos y todas divinos y divinas?

La diversidad es un hecho, pero no es visible, y mientras no sea así no habremos conseguido nada

Recordad, ¡¡la belleza no es interior!!…LA BELLEZA ES EXTERIOR…

De la R.A.E….

BELLEZA (De bello).
1. f. Cualidad de bello.
2. f. Persona o cosa notable por su hermosura.
~ ideal.
1. f. Fil. En la filosofía platónica, prototipo o ejemplar de belleza, a la que tienden ciertas formas de la realidad en continua búsqueda de la belleza en sí.

y ¿qué dice de “bello” la R.A.E.?

BELLO, LLA.
(Del lat. bellus).
1. adj. Que, por la perfección de sus formas, complace a la vista o al oído y, por ext., al espíritu.
2. adj. Bueno, excelente.

Es decir, los imbéciles que proclaman que la belleza está en el interior están afirmando que, efectivamente, la persona de la que hablan carece de belleza EXTERIOR.

Afirman, de acuerdo con la definición de la RAE, que esa persona resulta poco agraciada o desagradable, ya que no se ajusta a lo establecido como bello, al concepto platónico, apolíneo, de belleza.

Ésta es la concepción de la belleza oficial para Occidente (y que además, ha ido mutando a lo largo de los siglos). Es decir, algo es bello si se acerca a la perfección, al ideal que no existe. Estos ideales se afirman desde unas premisas en las que esa persona no tiene cabida.

El ideal de “cuerpo bello” nos lleva a ignorar nuestro propio cuerpo y permanecer en la quimera apolínea del orden y de la “proporción”, de la medida.

Contemplamos así… la piel tersa, los brazos fuertes, el vientre plano… los senos erguidos… el torso…

Además, ¡¡¡Y ESO ES LO QUE ME TOCA LOS PIES!! , cualquier rasgo corporal que no se case con lo establecido como normal, como bello,  cualquier “deformación” corporal que suponga una desviación de lo que nos resulta agradable (de acuerdo con ese canon apolíneo, muerto, ideal) pone en cuestión lo que somos,  nos incomoda y nos lleva a preguntarnos quiénes somos frente a ese otro que tenemos delante y que “no es bello” y que a veces nos resulta imposible de soportar y tenemos que desviar la mirada.

Reivindicar una nueva forma de entender la belleza significaría acabar con ese planteamiento, abrir la posibilidad a una nueva mirada, a un nuevo paradigma, abriendo así la mente a la realidad diversa.

LA ÚNICA REALIDAD REAL ES DIVERSA… CAÓTICA…. Cambiemos los valores, hagamos pedazos todos esos conceptos que han generado una actitud resentida con la vida misma, que reniega de esa vida. RECUPEREMOS LOS SENTIDOS.

Casi, sin casi,  podríamos hablar de “introducir” en nuestra mirada, en nuestro paradigma, nuestra parte dionisíaca,  nuestro sparagmos, que nos recuerda nuestro lado oscuro, no racional, impulsivo … excesivo… desequilibrado… ese lado dominado por la locura. En la imagen pueden ver un clásico… Penteo despedazado por Ino y Ágave (450-425a.C., Museo del Louvre, París)

Sobre la discapacidad y la belleza interior... en ESTILO DE VIDA
Penteo despedazado por Ino y Ágave (450-425 a.C., Museo del Louvre, París)

Constatemos la belleza que hay en esas supuestas “imperfecciones”. Así,  una persona sin pelo por un tratamiento médico, un cuerpo lacerado por la enfermedad, una mirada que nos expone una discapacidad y que nos recuerda una mente encerrada, unos pechos caídos por el amamantamiento de los hijos… las arrugas.

Contemplemos la belleza que hay en la discapacidad, en la vejez, en la enfermedad… en la vida… belleza real ¡¡repito!!… belleza viva…

Reinventemos, destruyamos, esa concepción de belleza idealizada, muerta. RECUPEREMOS NUESTROS SENTIDOS.. ¡¡VIVAMOS!!… Ya que la vida es bella, y la belleza está siempre en el exterior, en el mundo real.

Por eso… insisto siempre en la necesidad de la visibilidad de la diversidad… El vídeo que adjunto es un buen ejercicio sobre este concepto.

Y como me dijeron una vez.. ¡que te tengan envidia, asco, rabia… pero que no te tengan pena!

La dignidad es hermana de la justicia, nunca de la caridad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here