Compartir

En la antigua Grecia, el culto popular de Dionisos estaba repartido en cuatro grandes festividades: las dos primeras (las Dionisíacas de los campos y las Leneas) se celebraban alrededor del solsticio invernal, con carácter propiciatorio de la fertilidad/prosperidad y en medio de festejos, caracterizados por la gran alegría general. Las dos últimas tenían lugar en la primavera y festejaban la resurrección de la Naturaleza.

Dionisos también estuvo destinado a cargar con las culpas de la humanidad, también fue asesinado y despedazado (como Osiris) y su madre también lo buscó (como Isis) y recogió todos sus pedazos y lo resucitó. Según la tradición, moría despedazado en el equinoccio de primavera y resucitaba a los tres días.

Centrándonos en nuestras costumbres y,… como no podía ser de otra forma,…  muchas de nuestras fiestas tienen su origen en Roma y las fiestas romanas tenían mucho que ver con las tareas agrarias (no nos cansaremos de repetirlo)… y nosotros somos más romanos de lo que nos creemos.

El mes de diciembre era el décimo mes del calendario romano y además uno de los más animados del año. Eran días de fiesta.  Así, por ejemplo, las Consualia se celebraban el 17 de diciembre (coincidiendo con el final de la vendimia, aunque también se celebraban al finalizar la siega). Eran en honor a Consus (dios que protege las reservas de grano en los graneros y silos subterráneos). Después (o a la vez) se celebraba la Opiconsivia (siembra de la cosecha)…en honor a Ops (diosa de la abundancia y de la fertilidad y mujer de Saturno)…Ops (u Opis) significa riqueza, bienes, abundancia, dones, munificencia. También está relacionada con opus, que significa trabajo, particularmente en el sentido de trabajar la tierra, arar, sembrar.

La Saturnalia y la Fiesta del Sol Invictus

Habían más fiestas pero como estamos hablando de la Navidad, me centraré en dos de estas celebraciones: la Saturnalia y la Fiesta del Sol Invictus. Estas fiestas  trataban de la familia, la fertilidad, el cambio, la renovación, la protección, el nuevo ciclo. La fiesta también era una celebración del fin de las tinieblas y el comienzo de un nuevo año.

En la Saturnalia se recordaban y celebraban los tiempos en los que Saturno reinaba sobre el resto de dioses… Saturno era el dios de la agricultura y de las cosechas. Eran las grandes fiestas del mes. En un principio se celebraban el 17, pero eran unas fiestas tan apreciadas por la gente que se prologaron hasta el día 23 (Augusto añadió tres días y Calígula uno más).

lo Saturnalia!… Ave, Sol Invictus!… ¡Feliz Navidad! (II) en ESTILO DE VIDA GASTRONOMÍA

No hay duda de que la Saturnalia tiene su origen en el fin de las labores agrícolas, cuando los campos se preparan para el invierno y las tareas de campesinos y esclavos se ralentizan. Recordemos de nuevo que la sociedad de la antigua Roma era eminentemente agraria y estas fiestas también coincidían con la finalización de la fermentación del vino (toujours en vin, jamais en vain… que dirían en el Clos de Vougeot). Aunque se salga del tema, les animo a bucear en los milagros de San Martín de Tours….

Habían dos motivos de fiesta:

  • La celebración con motivo de la dura derrota romana frente a los cartagineses en la Batalla del Lago Trasimeno (217 A.C.).
  • La otra versión, evocaba al dios Saturno, dios, como ya hemos dicho, protector de siembras y cosechas y representante de la edad de oro de la mitología griega (Saturno es el dios equivalente a Cronos) en la que los hombres vivían felices, sin separaciones sociales.

En esos días, se sucedían banquetes, diversiones e intercambios de regalos. Los hogares romanos se decoraban especialmente para la fecha, a los esclavos se les permitían ciertas licencias, incluso la posibilidad de ser servidos, sólo durante esos días, por sus amos. Eran unas fiestas tan importantes que las escuelas cerraban. Era una ocasión para visitar a los amigos y parientes. Todos los miembros de la familia recibían un regalo. Los esclavos recibían (obviamente habían excepciones) de sus amos una generosa paga extra en moneda. ¿Les suena? ¿no les recuerda nuestra Navidad?

lo Saturnalia!… Ave, Sol Invictus!… ¡Feliz Navidad! (II) en ESTILO DE VIDA GASTRONOMÍA
“Romanos de la decadencia” (1847) Thomas Couture (1815-1879) Óleo sobre lienzo Alt. 472; Anch. 772 cm © RMN-Grand Palais (Musée d’Orsay) / Hervé Lewandowski

Los plebeyos y proletarios se erigían en jueces, y los patricios en siervos. Se realizaba la elección del Rey de las Burlas. De éstas tenemos algunos ejemplos en nuestro territorio. ¿Les suena Els Enfarinats? ¿Les suena lo de las Inocentadas?

Al final, después de tantos días de júbilo, llegaba el solsticio de invierno. En Asia se conocía esta fecha como el Día del Sol Invicto. Fue una festividad menor hasta que el emperador Aureliano, en el año 274, se valió de ella para relanzar el damnificado culto imperial, proclamándose representante de la luz divina.

Mithra (dijimos que volveríamos a éste), uno de los principales dioses de la religión hindú, objeto de un culto aparecido unos mil años antes de Cristo, era tremendamente popular en el ejército romano, nació este mismo día, cargaba con los pecados y expiaba las iniquidades de la humanidad, era el principio mediador colocado entre el bien (el dios Ormuzd) y el mal (el dios Ahrimán), el dispensador de luz y bienes, mantenedor de la armonía en el mundo y guardián y protector de todas las criaturas, y era una especie de mesías que, según sus seguidores, debía volver al mundo como juez de los hombres. Era un dios que había nacido de madre virgen, en el solsticio de invierno, en una gruta o cueva, fue adorado por pastores y magos, obró milagros, fue perseguido, acabó siendo muerto y resucitó al tercer día…

¡¡Qué casualidad!!… Ya hemos dicho que ese día también nacieron el príncipe Shirdarta (Buda) y mi querido Dionisos… y otros dioses…. todos nacidos ese día y del seno de una virgen…

lo Saturnalia!… Ave, Sol Invictus!… ¡Feliz Navidad! (II) en ESTILO DE VIDA GASTRONOMÍA
“La Jeunesse de Bacchus” William-Adolphe Bouguereau

Después del día 25, empezaba el festival de Sigillaria, dedicado, sobre todo, a hacer regalos a los niños: anillos, muñecos de terracota, sellos, tablas de escritura, dados, pequeños objetos, monedas y… bolsas llenas de canicas… Hay muchos bajorrelieves y documentos que reflejan a los niños romanos jugando a las canicas durante la Saturnalia.

Mañana más… la Navidad cristiana…

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here