Compartir

En el verano nadie quiere cocinar, por lo menos eso considero yo, pero este tiempo vacacional nos induce a investigar así que me enteré de un nuevo lugar de comida tailandesa y me fui a indagar; he quedado encantado, así que me decidí a escribir este relato culinario, al fin y al cabo la cocina es un arte totalmente ligado a la cultura.

Frente a los ojos del espectador se prepara la comida en Thai Place donde las cocinas están a la vista del público. Las fragancias inundan los sentidos, me fueron abriendo el apetito… bueno, esto se inició al ver la carta.

Me ha sorprendido que puedes escoger los ingredientes, el tipo de salsa y el nivel de picante para prepararte tu versión de la comida, pero si uno prefiere lo tradicional pues los platos ya están en ella y no es necesario aventurarse. Eso sí, cabe señalar que con la sazón que las cocineras tailandesas tienen, la mezcla más exótica que a alguien se le ocurra termina siendo un gran plato.

Muchas personas tenemos una relación de amor odio con los picantes, yo lo comprobé con el chocolate mejicano, así que siempre tengo miedo de pasarme en mi interés, que es muy bajo. Esto fue lo primero que quise saber y me ha gustado la respuesta, han clasificado los niveles desde nada de picante hasta muy alto, sin embargo me dieron una solución “salomónica”, dejan el plato al natural y uno le pone la cantidad que desea.

Arroces y tallarines son frecuentes en esta comida, el problema es que no sabemos reconocer la diferencia. Lo han resuelto de forma sencilla, en unos pequeños recipientes te muestran las variedades y uno termina sorprendido porque además las formas de las pastas son bellísimas.

Los tallarines udon son un poco insípidos pero muy bajos en carbohidratos y calorías, especiales para la quienes no desean subir de peso; tienen la ventaja de lacarse muy bien con los sabores tailandeses. También preparan el Tallarín de huevo, algo más cercano al sabor que todos conocemos, igualmente es delicioso; por ultimo, nos podemos decidir por los fideos de arroz.

Las salsas son su especialidad, las hay muy variadas, con y sin picante. Yo me decanté por la salsa con cacahuetes, ponerla sobre las brochetas de pollo a la parrilla es un placer orgásmico. Es tan deliciosa ésta entrada que no dejé una sola gotica de la salsa, hasta el punto que olvidando a mi madre hice lo que según ella “no debe hacer en la mesa la gente decente”.

No morirse de envidia, en Alicante comemos Thay en DESTACADOS GASTRONOMÍA
Khao Pad Saparod, Pic by MVelandiaM

Mi plato principal fue el Khao Pad Saparod. El Khao (arroz) Pad (relativo a freír) Saparon (piña). La base es arroz frito. Se prepara con diferentes tipos de carne como pollo y gambas o combinaciones de estos, aderezado con tomate cherry, cebolla, huevo, anacardos y verduras frescas. Yo que odio la cebolla ni siquiera la sentí. Pecado es no comerlo y además es tan equilibrado que se puede degustar tranquilo sin pensar en subir de peso.

No morirse de envidia, en Alicante comemos Thay en DESTACADOS GASTRONOMÍA
Postre de mango. Pic by MVelandiaM

Claro está que yo me he decidido a pecar con el postre de mango. Es espectacular, hecho en “casa”; el sabor del mango fresco me llevó a mi tierra colombiana y mis más gratos recuerdos… nada del mango verde insípido y poco maduro del supermercado gourmet sino que ha sido una experiencia realmente tropical e intensa. Les juro que me alimentaría a punta de este postre, ya estoy queriendo repetir, se me hace agua la boca con solo recordarlo.

Yo no soy un experto en cocina; es más, tan sólo tomé un curso de culinaria en mi colegio, algo extraño porque era un instituto de jesuitas, pero valió la pena. Mis amigos dicen que cocino muy bien y rápido, tal vez por ello he acentuado que en Thai Place en Alicante la comida es como “hecha en casa”, sin por ello negarse a ciertas licencias creativas culinarias que se permiten los amantes de la comida fusión. Ahh, de esta idea se deriva uno de los aportes al postre, que le da un toque fenomenal, esa salsita con toques verdes sobre la que está el postre.

Para rematar debo decir que el gusto entra por los ojos, por ello terminé hablando con un hombre muy atractivo, Jordi, que resultó ser uno de los dueños. Le llamó la atención que hiciera una fotografía de un tenedor.

El lugar está ubicado en Calle Calderón de la Barca 22, en la esquina con Calle Manuel Antón. 03004 Alacant, teléfono 865882432. Se puede pedir a domicilio por Internet en este link

1 COMENTARIO

  1. Buenos días Manuel,
    Desde Thai Place quería agradecerte profundamente el tiempo que te tomaste para escribir tu artículo sobre nuestro restaurante. Fue una sorpresa mayúscula leerlo y nos alegra mucho que disfrutases tanto de tu experiencia aquí.
    Recibe un caluroso saludo y ¡esperamos verte pronto por allí de nuevo!

    Jordi Hernández

    Gerente

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here