Compartir

Aproximadamente 100 personas provenientes de los 21 capítulos del FIV Foro Internacional de Víctimas con sedes en Europa y las Américas, miembros de otras plataformas y organizaciones conformadas por víctimas e inmigrantes económicos expulsados por el modelo económico, social y político colombiano se reúnen en el V FIV que se lleva a cabo en Alicante, durante los días 7, 8 y 9 de diciembre de 2018.

El V Encuentro internacional de víctimas se orienta a las víctimas del conflicto social y armado de Colombia, a los exiliad*s y refugiad*s y migrantes. Es convocado por el FIV y organizado por cinco foros que tienen su sede en la Comunidad Valenciana (Alicante, Elche, Torre Vieja y Valencia) y Albacete.

El encuentro tendrá lugar en el edificio municipal Puerta Ferrisa que se encuentra alojado en la Agencia Local de Desarrollo Económico y Social de Alicante (Calle Jorge Juan, 21, 03002 Alicante). La apertura que será a las 17 horas del 7 de diciembre es abierta al público.

Sobre este foro de víctimas colombianas se ha querido presentar una visión desde la mujer, en exclusiva para AlicanteMag. Manuel Antonio Velandia Mora entrevista a dos mujeres quienes desde Alicante y como participantes claman por sus derechos.

Voces de mujeres y su percepción como víctimas de un conflicto que hace a las mujeres botín de guerra

Gladys Ávila Fonseca es una defensora de derechos humanos, hermana de Eduardo Ávila, detenido y desaparecido por miembros de seguridad del Estado Colombiano, el 20 de abril de 1993. En la lucha por la búsqueda de los desaparecidos se vio obligada a salir de Colombia; vive en el Exilio, en Västerås Suecia desde 2006. Hace parte de OM I Organización Multicultural de Integración y D. H- västerås, además es miembro del FIV-capítulo Suecia.

Gladys Ávila nos dice “El conflicto armado en Colombia, nos ha afectado a todas las personas y en todos los niveles y sectores, de forma indiscriminada. En nuestro rol como mujeres, hemos sido revictimizadas, en el ejercicio de exigencia por nuestros derechos fundamentales y como defensoras.  Es importante resaltar que las mujeres nos hemos levantado en medio de espacios hostiles, para exigir como madres, hermanas, compañeras, hijas, con la fortaleza que da el amor y el compromiso, a pesar de los golpes físicos y psicológicos, levantamos la voz para decir Basta. Seguiremos en resistencia como eje fundamental de la sociedad. Las familiares de los desaparecidos, desde la distancia, desde el exilio reclamamos sus cuerpos y reconstruimos la memoria de todas y todos los desaparecidos, practica genocida que hemos vivido desde hace varias décadas. Por esos más de 90.000 desaparecidos en conflicto armado colombiano es mi lucha, es mi acción cotidiana”.

Mujeres botín de guerra y constructoras de paz en conflicto armado colombiano en CONFERENCIAS

Alba Teresa Higuera Buitrago nacida en Bucaramanga es defensoras de DDHH, refugiada política, feminista y ambientalista. Llego a España por el programa de protección de defensor@s de DDHH de Amnistía Internacional. Debió desplazarse por amenazas, persecuciones e intento de asesinato contra ella, su esposo e hijos. Es representante suplente de las Víctimas en el exterior a la Mesa de participación de víctimas, integrante del FIV Albacete, coordinadora de La Colectiva de Mujeres Refugiadas, Exiliadas y Migradas.

Alba Teresa nos dice “Las mujeres refugiadas, exiliadas y migradas hemos vivido el impacto desproporcionado de las violencias, la socio- estructurar y la criminalización por nuestro trabajo en la defensa de los DDHH, desplazadas, jóvenes, sindicales, periodistas, de los territorios, diversidades sexuales, Afrodescendientes, indígenas, campesinas, entre otras. Las mujeres víctimas en el exterior, en el exilio somos revictimizadas, estamos comprometidas para lograr la implementación y materialización del proceso de paz y que se llegue a buen puerto la negociación con el ELN. Las mujeres seguimos construyendo nuestros sueños para que se haga inclusión del enfoque diferencial, de géneros, étnicos y de los cuidados, con participación real en cumplimiento de la resolución 1325 y conexas de N.U. Las mujeres somos pactantes para lograr la garantía de nuestros derechos”.

Esta socióloga, que actualmente reside en Albacete, al hablar sobre su actuar afirma “Nos vestimos de coraje y valentía para abrazarnos juntas desde el acompañamiento psicosocial y ser parte con nuestras demandas en la memoria y la paz con justicia social para un país que abre sus puertas a la Comisión para el Esclarecimiento de la verdad, la Jurisdicción Especial para la paz y la Unidad de Búsquedas de Personas Dadas por Desaparecidas. Para que las Víctimas seamos el centro de la política, es necesario ajustar y ampliar la ley 1448, reconocer el desplazamiento transfronterizo como hecho victimizante, garantizar la indemnización como una parte de la reparación, respetar la vida de las y los defensores de DDHH, ampliar el derecho a la restitución de tierras y tener presente el impacto del exilio en nuestras vidas. Nosotras seguimos retejiendo a la esperanza por creemos firmemente que el silencio contra las mujeres agudiza la justicia y retroalimentación la impunidad”.

Mujeres botín de guerra y constructoras de paz en conflicto armado colombiano en CONFERENCIAS

¿Cuántas son las víctimas?

No hay una cifra exacta que refleje cuántos colombianos y colombianas fueron obligados a dejar nuestro país por culpa de la guerra. Hay esfuerzos por reconstruir el rastro dejado por la guerra, pero no hay unanimidad en las cifras.

Colombia tiene el mayor número de personas desplazadas en el mundo. Según ACNUR, en su informe 2016, Colombia al terminar dicho año tenía 7,4 millones de personas. Las cifras oficiales de Colombia aceptan tener más de 8 millones de desplazados internos. Los colombianos en el exterior, por diversas causas, pero fundamentalmente por la violencia, se calculan en 7 millones de los cuales de 750.000 tenían el estatus de refugiado o situación similar (ACNUR/ UNHCR, 2018). Sin embargo, el Registro Único de Víctimas, escasamente se aproxima a la cifra de 30.000 en el 2017. Solo en 2016 hubo 171.000 desplazados, la mayoría en zonas rurales. Si hablamos de lo sucedido hasta junio de 2017, (ACNUR, 2017) registró 42 eventos de nuevos desplazamientos, más que todo en la   Zona Pacífica representando unas 7.500 personas; la mayoría de nuevos desplazados son población indígena o afrocolombiana”.

La Negociación de Paz y la Memoria Histórica

En Colombia, la firma del Acuerdo entre el gobierno y las guerrillas de las FARC Fuerzas Armadas revolucionarias de Colombia para la Terminación Definitiva del Conflicto en Bogotá fue el 24 de noviembre de 2016.

El Centro Nacional de Memoria Histórica CNMH y la Unidad para las víctimas UV surgen de la aplicación de la Ley 1448 del año 2011. En Colombia, se iniciaron rápidamente los proyectos del CNMH, éste tiene como objeto la recepción, recuperación, conservación, compilación y análisis de todo el material documental, testimonios orales y por cualquier otro medio, relativo a las violaciones ocurridas con ocasión del conflicto armado interno colombiano, a través de la realización de las investigaciones, actividades museísticas, pedagógicas y otras relacionadas que contribuyan a establecer y esclarecer las causas de tales fenómenos, conocer la verdad  y contribuir a evitar en el futuro la repetición de los hechos. No puede asumir funciones jurisdiccionales.

La UV atiende y repara integralmente a las víctimas, para que éstas ejerzan su ciudadanía y aporten en la consolidación de la paz como resultado de la gestión efectiva y coordinada de la Unidad con los demás actores del Sistema.

El acuerdo de paz el cual se firmó el 24 de noviembre del 2018 en el Teatro Colón de Bogotá. Fue ratificado por el Senado de Colombia y la Cámara de Representantes, el 29 y 30 de noviembre del mismo año.

¿Es posible reparar a las víctimas y que se conozca la verdad?

Del Acuerdo surge el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (el Sistema), compuesto por diferentes mecanismos judiciales y extra judiciales que de manera coordinada, con el fin de lograr la mayor satisfacción posible de los derechos de las víctimas, debe asegurar la rendición de cuentas por lo ocurrido, garantizar la seguridad jurídica de quienes participen en el Sistema Integral y contribuir a garantizar la convivencia, la reconciliación y la no repetición del conflicto y así asegurar la transición del conflicto armado a la paz.

El Sistema (SIVJRNR) está compuesto por la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición; la Unidad para la Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas en el contexto y debido al conflicto armado; la Jurisdicción Especial para la Paz JEP; y las medidas de reparación integral. Estos componentes deben operar de manera coordinada y articulada, y contribuirán a la No repetición.

El Sistema Integral debe satisfacer, a través de los distintos mecanismos, los derechos de todas las víctimas del conflicto armado: víctimas de agentes del Estado, víctimas de las guerrillas, y también víctimas de los grupos paramilitares, que han encontrado respuesta en el marco de los procesos de justicia y paz y que pueden también participar en las medidas y mecanismos de verdad y reparación del Sistema.

Al hacer estas entrevistas y escribir este artículo no puedo sentirme aséptico al dolor y la necesidad de la memoria histórica y la justicia reparadora. Como víctima del conflicto armado colombiano y exiliado que vive en Alicante desde hace 11 años, creo que la voz de quienes somos víctimas del conflicto, tanto las que siguen en Colombia como las que estamos en el exilio son lo que da sentido y vitalidad al trabajo que realizan las instituciones del Sistema que comenzó a implementarse en Colombia en 2018. Para que nuestra pluralidad de voces sea efectiva, debe ser escuchada en forma adecuada y por quienes tienen el poder de transformarlas en acción.

Mujeres botín de guerra y constructoras de paz en conflicto armado colombiano en CONFERENCIAS

Escucharnos implica, por ejemplo, permitir que el dolor se exprese y canalice en relatos y peticiones concretas, de todas las personas y organizaciones de víctimas, nos dice la señora Salazar. El delito de exilio lleva intrínseca la ocurrencia de otros delitos que afectan de manera diferenciada a grupos extremadamente vulnerables como lo son las mujeres, la niñez, la población LGTBI, las personas de la tercera edad y las minorías étnicas. Pero el sistema debe actuar acorde a las leyes internas de cada país de acogida, pues éstas limitan o impulsan la participación de las vìctimas en refugio o exiliadas.

Por primera vez y en un mismo evento altos representantes del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición se reúnen en un mismo foro internacional

Este evento es importante porque en el V FIV Alicante se harán presentes representantes del SIVJRNR, ellos son: Luz Marina Monzón, directora de la Unidad especial para la búsqueda de personas dadas por desaparecidas en el contexto y en razón del conflicto armado en Colombia; Roberto Vidal, Alto Magistrado de JEP; Carlos Beristain, de la Comisión para el esclarecimiento de la verdad, la convivencia y la no repetición; y, Vladimir Rodríguez, Asesor de la dirección general y coordinador de Agenda exilio y articulación con el SIVJRNR.

El objetivo del V FIV es promover la integración activa de las víctimas, la defensa del proceso de paz, la materialización de los acuerdos y el trabajo conjunto para fortalecer el proceso organizativo, el cumplimiento de los Derechos de las Víctimas a la Verdad, la Justicia, la Reparación, la No Repetición y el retorno voluntario, con seguridad y dignidad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here