Compartir

Cuarenta participantes de instituciones internacionales asisten a este que es el segundo de los encuentros del proyecto de investigación, su finalidad es identificar tanto las necesidades propias de los estudiantes mayores de 50 años como las condiciones bajo las cuales aprenden.

El Proyecto Educational Senior Network está coordinado por la Universidad Comenius de Bratislava, Centro para la Educación Continua y su Universidad de la Tercera Edad. La primera reunión  tuvo lugar en la Universidad de Brno en la Republica Checa en mayo pasado y esta segunda se celebra en la UA como socia del proyecto; éste lo conforman las instituciones Univerzita Komenského v Bratislave, CĎV UK – UTV Bratislava (Eslovaquia); Universidad Permanente de la Universidad de Alicante, UPUA (Alicante, España); Technische Universität Chemnitz Seniorenkolleg Chemnitz (Alemania); Senioren Academie Groningen-Friesland-Drenthe Groningen (Holanda); Vysoké učení technické v Brně, Brno (República Checa); Otto-von-Guericke-Universität Magdeburg Studieren ab 50, Magdeburg (Alemania); y Uppsala Senioruniversitet Uppsala (Suecia).

La gerontolescencia, según la Organización Mundial de la Salud, es la etapa entre la adultez y la vejez. La adolescencia dura dos a cinco años y la “gerontolescencia” dura entre 20 o 30 años. No se puede definir la duración con precisión, pero si antes la gente llegaba a la vejez a los 60 o 65 años con un bajo grado de conocimiento y un mal estado general de salud, ahora se extiende este período y se llega a la verdadera tercera edad a los 80 años, por lo menos.

Doctora Bru ¿Los adultos mayores de 50 aprenden de una manera diferente a los jóvenes?

Partiendo de la base teórica de que las habilidades y capacidades cognitivas del ser humano no están determinadas por la edad, ya que la plasticidad del cerebro así lo demuestra, sino que están mayormente sujetas a su estilo de vida, a la salud y a los condicionantes económicos y sociales que le rodean, entre otros, podemos afirmar que las personas mayores aprenden de igual modo que las más jóvenes en general.

¿Se usa con los adultos mayores el mismo modelo pedagógico que con los jóvenes?

Si hablamos de los modelos pedagógicos que se aplican, no se trata tanto del tradicional en los que se da primacía al profesor (modelo conductista) y en el que el papel del profesor es transmitir el conocimiento a los alumnos, quienes lo reciben pasivamente, sino que entre las personas mayores que cursan estudios y en concreto en el marco de los Programas Universitarios para Mayores y Universidades de la Tercera Edad, el tipo de aprendizaje es aquel basado más en la interacción por considerar el aprendizaje como una actividad social fruto de la asimilación del conocimiento a través de la actuación del propio alumno desde una participación activa y a lo que se añaden sus características, su contexto sociocultural, su experiencia pasada.

Es en definitiva un proceso de aprendizaje resultado de lo que aporta el profesor y de la propia experiencia vital, del individuo que participa en el aprendizaje y en el que influye también en gran medida la motivación y la superación personal. Como cita la eminente neuróloga Rita Levi-Montalcini: “El cerebro nunca debe jubilarse y a los cien años, mi mente es superior, gracias a la experiencia, que cuando tenía 20 años.”

¿Qué edades tiene los estudiantes de las universidades para mayores?

En las Universidades de la Tercera Edad reúnen a personas de entre 50 y 100 años y más, estamos ante una cohorte poblacional muy amplia que aglutina características individuales muy heterogéneas de este grupo de población y ello determina el proceso de su aprendizaje y la adquisición de conocimiento.

¿Cuáles son los intereses educativos de los adultos?

Entre las aportaciones de las investigaciones realizadas en este proyecto destacamos estas respuestas respecto a los intereses educativos:

a)   Interés por aprender cosas nuevas y porque consideran muy bueno e importante seguir adquiriendo conocimientos y saber más;

b)   Relación de la edad con los cambios rápidos que se producen;

c)   Utilidad de la formación para el bienestar físico y emocional

d)  Distracción, entretenimiento, ganas socializarse y participar;

e)  Cubrir aspiraciones personales de superación y desarrollo personal por medio de una educación que no recibieron en su época juvenil e infancia

f)  Preparación para la jubilación en esta nueva etapa de Gerontolescencia

g)  Seguir formándose en su profesión como parte de actualización de sus conocimientos y mejora de la autoestima como persona mayor de 50 a 60 años;

h)   Sentirse útil y ayudar a los demás

¿Cuáles son las experiencias educativas más exitosas?

Como antes he destacado existe una cohorte generacional muy amplia entre los 50 y más de 100 años, entre los grupos de alumnos que siguen los estudios en las Universidades de la Tercera edad y entre ellos encontramos personas que nunca accedieron a estudios de grado medio o superior y también contamos con alumnos doctorados de diversas áreas de conocimiento. Quizás por ello las experiencias educativas no son homogéneas ni catalogables en tipos concretos.

Lo que define el éxito de las experiencias es que cumplan las expectativas personales de “adquisición de habilidades y conocimientos para el desarrollo personal” y en muchos casos que les ayude a “sentirse de nuevo útiles”.  Son quizás más visibles aquellas experiencias educativas que facilitan posteriores desarrollos autónomos de los mayores, sobre todo por el impacto social y cultural que genera en su entorno próximo.

¿Hay diferencias en la forma como aprenden los hombres de las mujeres Estudiantes Mayores?

Sinceramente no puedo responder a esta pregunta porque no hemos realizado de momento ninguna investigación en este sentido en el marco de EduSenNet. Sin embargo, si es una evidencia el mayor interés y afluencia de las mujeres en participar en estas experiencias educativas del orden de un 62% mujeres frente al 38% de hombres, por lo que se deduce que la formación para mayores deberá atender ante todo las demandas, realidades y necesidades de una población feminizada.

¿Qué características debe tener un ambiente formativo orientado a l*s Estudiantes Mayores?

Se debe crear un ambiente formativo basado en modelos pedagógicos basados en la interacción y participación del alumno mayor. Por otro lado, el ambiente formativo debería adaptarse a todas aquellas cuestiones que tienen que ver con los cambios fisiológicos del ser humano con la edad y el envejecimiento natural de la población y que requieren condiciones idóneas de accesibilidad y movilidad, ergonomía del mobiliario de las aulas, condiciones lumínicas y acústicas y la existencia de un clima agradable y tranquilo permita la asimilación de contenidos y la participación del alumnado.

¿Puede informarnos sobre experiencias exitosas?

Respecto a las experiencias formativas más exitosas fruto de este aprendizaje y de desarrollos autónomos de los alumnos hay ejemplos en nuestra universidad de Alicante tan magníficos como los que pueden encontrarse en esta web. En ella los lectores pueden consultar algunos de los resultados de buenas prácticas y proyectos europeos anteriores.

La programación para la Universidad de Alicante, Universidad Permanente se encuentra aquí.

La UPUA está en este momento en periodo de matrícula, está abierto el plazo y las clases empiezan el 13 de octubre. Toda la información sobre apertura de curso y últimas noticias pueden consultarse aquí.

Campus de San Vicente del Raspeig
Apdo. Correos 99 – 03080 – Alicante
Tel: +34 965 90 94 54
Fax: +34 965 90 98 12

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here