Compartir

En un pequeño espacio, íntimo, como el de Viva la Pepa en el que el contacto con el público es casi piel a piel, Esperanza Quevedo, bajo la dirección del argentino y también actor Diego Moon, presentaron el preestreno de Interviú, un monólogo en el que se reflexiona sobre las masculinidades y feminidades y el acercamiento diferente que hombres y mujeres tienen al erotismo.

Manuel Antonio Velandia Mora habló, en exclusiva para AlicanteMag, con el director y la actriz con el fin de conocer detalles de un montaje en el que sorprende la versatilidad de ella y el atrevimiento de él, al montar una pieza teatral, cambiarla en parte, hacerla suya y trasladarla a un público que supo reconocer una puesta en escena y el sin sentido que muchas veces puede tener una abigarrada escenografía a la hora de contar una historia.

¿Por qué razón decide dirigir esta obra teatral?

Fue una idea de Esperanza, que me la propuso al conocer el espacio Viva la Pepa, donde la obra entraba perfectamente. Me propuso dirigirla y estuve encantado.

¿Había trabajado previamente con Esperanza?

Sí, había estado con ella en Erótica Alicante, donde habíamos trabajado muy bien. Cuando me propuso la obra y la dirección, a mí me pareció interesante. Para mí este nuevo desafío me gustaba. Conectamos los dos, es fácil trabajar con ella; ella te propone cosas, te deja libertad… la verdad es que fluimos, por eso también ha sido fácil decir que sí.

"Sentirme como en el salón de mi casa", experiencia teatral de Esperanza Quevedo en ESCENA
Diego Moon. Pic by MVelandiaM

Es un monólogo, pero tiene también un momento de diálogo con el público…

Ella plantea varias situaciones hacia el público, no sé si se logrará la puesta en escena de ese diálogo, pero muy seguramente surgirá. También es importante que el público se preste, pero no hemos apuntado exactamente a esto.

Ella también canta y baila en la obra…

Sí, Esperanza canta muy bien. Tiene igualmente un momento de poesía y trabaja muy bien su corporalidad y la “naturalidad”, esto te da muy buen material para dirigir.

¿Por qué escogió un lugar en el que la actriz casi respira encima del público?

Decidimos que el preestreno fuera en Viva la Pepa, porque pensamos que estaría bien de público, pero nos sobrepasó, lo que también es bueno para el espectáculo. La obra está planteada para divertirse… Luego es también una reflexión sobre las masculinidades y las feminidades… Hay un momento del texto en el que dice “si las cosas las hiciera una mujer es una guarra y si fuera un hombre, sería alguien simpático”. Recordemos que la obra fue hecha en el momento del destape en España; en el surgimiento de Interviú… Que justo en estos días se ha acabado su circulación y entonces, pensamos en hacerla como un homenaje. Hemos retomado el diseño de su portada para el cartel y les hemos hecho un guiño.

En el cartel se afirma que la obra es un “monólogo de revista”…

Sí, es un monólogo que implica, entonces, el trabajo con una sola actriz, aun cuando pudiera estar montado con un elenco gigante, Esperanza le da la altura que requiere el cartel de una gran revista.

¿Qué reto tiene para usted esta dirección?

La verdad es que en este caso ha sido más como ir en contra de mis cosas negativas. Cuando me planteaba algo y me decía que no. Entonces yo mismo me preguntaba por qué no. Jugué un poco con esa idea. Digamos que se me ocurre que hay una máquina de escribir y luego yo me digo y porque tiene que ser una máquina de escribir podré hacer una máquina de escribir imaginaria. Que a la final hay muy poco elemento escenográfico, tan solo una silla, una mesita y un teléfono viejo y el resto de cosas son imaginarias. La pregunta clave era qué pasaría si no hay escenografía.

"Sentirme como en el salón de mi casa", experiencia teatral de Esperanza Quevedo en ESCENA ¿Esperanza Quevedo, por qué le llamó tanto la atención el guión de esta obra?

Llegó a mis manos hace algo más de un par de años. Lo utilizamos para un ejercicio que hice con un amigo de la Resal de Madrid. Y cuando vine aquí, a Viva la Pepa, a ver al director en una de sus obras, el lugar me encantó y me pareció un sitio perfecto para hacerlo… Es íntimo, es acogedor, es como sentirme en el salón de mi casa y con el sitio al público ya de por sí se le transmite.

¿Las canciones venían sugeridas en el guión original o ustedes las han apropiado para el montaje?

Nosotros las hemos apropiado; es más, el guión original de Alfredo Sanzol era un poco más corto e incluso hemos obviado pedazos del texto para ganar unos minutos y elegido las canciones para que fuera una especie de micro-teatro musical.

Pronto será el estreno, de ello hablaremos oportunamente.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here