Compartir

La obra “El Efecto Foehn” llegó a Alicante el pasado 19 de diciembre de la mano de Eléctrico Romance y su propuesta teatral ‘Los Lunes Lucen’ una obra en la que el público paga sabiendo que va sufrir; verla es casi terapéutico, es una forma de encontrarse consigo mismo, ya sea como víctima o victimario, pero en la que no se puede ser solo espectador. Una pieza teatral con la que es imposible ser insensible y a partir de la que cabe preguntarse por qué el machismo duele hasta el punto de destruir y socavar la felicidad por el solo placer de producir daño.

Cuando uno lee sobre el efecto foehn se encuentra con lo que dice Internet, que nos lo presenta exactamente relacionado con el clima: “resulta ser un viento «secante» y muy caliente”, pero la obra realmente de lo que nos habla es del clima de la Vida, de ese clima causado por otros, que nos recalienta el cerebro y nos deja secos luego de volver muchas lágrimas nuestro dolor.

Christina Gavel escribió el guión como su trabajo final de carrera en la Escuela de Arte Dramático de Mallorca.

Autoras como Sarah Kane o Angelica Liddel influyen en su obra, porque al igual que ellas reflexiona sobre dolor, las agresiones y la muerte, porque también es verdad que algunas veces ante las consecuencias del daño recibido no se vive, sino se vegeta… nos movemos por inercia.

Una violación produce efectos como los del foehn, de una violación emergen alteraciones en el comportamiento como insomnio, ansiedad que puede desencadenar en la comisión de algunos delitos. Como afirma la actriz, guionista y directora, en algunos países incluso se considera como un atenuante si el delito se ha perpetrado bajo los efectos de este viento. Sobre el efecto foehn en su existencia y en su labor teatral va este diálogo íntimo con Christina Gavel, que fue realizado por Manuel Antonio Velandia Mora en exclusiva para AlicanteMag.

Parar de sufrir es la única alternativa para sobrevivir al efecto foehn en ESCENA
Christina Gavel Pic by MVelandiaM

¿Christina Gavel, qué recibe de autoras como Liddel y Kane?

Ellas pasaron por agresiones cercanas a la mía, leerlas me ayudó mucho a mí también personalmente; en su día aportaron su granito de arena a este tema y a construir este texto para llegar a mucha gente y poder concienciar un poco sobre el tema que tratamos.

¿Es su guión un texto autobiográfico?

Sí, es un texto autobiográfico, está escrito por mí… lo que sí es cierto es que hay licencias literarias; al ser un texto teatral entonces hay cositas que están un poco diferentes pero está basado en un hecho real, todo para intentar concienciar y ayudar a la gente que ha pasado por situaciones similares.

¿Escribir el guión le sirvió de terapia?

No lo uso como terapia para mí; al principio pensaba que al igual sí me podía servir pero es una obra teatral como cualquier otro texto que yo pueda representar.

De alguna manera, el hecho de no tener que imaginar la escena sino haberla vivido le da a la escena en el momento de actuar, pero también en el momento de escribir, un cariz muy diferente al de quien escribe por encargo o por escribir…

Sobre todo en el momento de escribirlo, porque al hacerlo fue un poco como vomitar todo que llevaba dentro, todos los sentimientos, la rabia. Al recordarlo y escribirlo ahí sí, luego al ponerlo en escena las dos o tres primeras veces sí me afectó porque es duro, porque lo acabas contando a la gente que no lo sabía o que al igual no quieres que lo sepa, pero según lo vas haciendo -ya llevo un año más menos representando este texto- te vas dando cuenta de que es un texto como otro cualquiera y se ha convertido, ya no tanto en algo personal como algo que pones en escena y muchas veces los sentimientos que se usan son más como herramientas de actriz que no sentimientos reales, porque si no acabarías destrozada siempre.

¿Puede suceder también lo contrario, que de tanto repetirlo ya no le impacte, se vuelva monótono?

Por ejemplo, cuando fuimos a Edimburgo fueron 16 funciones, sí de verdad tuviera que tirar de memoria y revivirlo yo no podría porque claro, es como vivir lo mismo 16 veces.

¿Es un texto al que se ciñe textualmente o hace alguna improvisación en algunos momentos?

No, es un texto al que me ciño textualmente. Está escrito, está memorizado y se repite tal cual…

Aquí le ha afectado un refriado, los mocos eran de hoy. Yo estudié teatro también y me he quedado pensando sobre qué sucede cada vez que se suena… se debe desconcentrar un poco… porque es como dejar de respirar el guión para parar por un momento y respirar…

Los mocos son horribles, me ha costado muchísimo trabajo, es como parar, respirar y retomar…

Me ha llamado la atención que había en el público muchos hombres…

Parar de sufrir es la única alternativa para sobrevivir al efecto foehn en ESCENA
Christina Gavel Pic by MVelandiaM

Es muy raro, normalmente en los espectadores tengo un público más femenino porque cuando alguien va a ver una obra se informa mínimamente de qué va, entonces normalmente el público es más femenino y sólo me ha pasado dos veces, hoy y justo ayer en Mallorca que actuamos en un pueblo, pero esto es algo raro, no se suele ver que vengan más hombres que mujeres; no sé si porque son pareja de las chicas o porque hay otra manera de recibir la obra.

¿Usted cree que las víctimas deberían escribir en general sobre las violencias de las que son sujeto objeto?

Bueno, cada quien decide cómo saca lo que tiene dentro, lo hace de la manera que mejor puede, que mejor sabe. No es que diga que deban escribir, lo que sí me gustaría es que no se ocultaran, como me pasó a mí que me creía culpable de lo pasado, y se esconden y se apartan y yo lo que quiero es hacerlas ver que no hay que ocultarse, que ellas son las víctimas de todo esto y que por favor que lo denuncien, que luchen, que no lo callen. Es muy difícil decir cuándo es el momento, pero es necesario que intenten y que luchen mucho para salir adelante.

Si necesitan escribir que escriban, si requieren inscribirse en un deporte de contacto que lo hagan, hay que actuar… hacer lo que sea necesario para intentar recuperar lo que fueron.

¿Los hombres algunas veces se sentirán culpables?

La verdad es que alguna vez que he tenido público masculino, me dicen que ellos sienten diferente el texto porque de alguna forma si se sienten un poco culpables…

¿Así como Usted se sentía víctima y culpable a la vez, los hombres se pueden sentir victimarios y culpables?

Culpables porque piensan que fue alguien semejante a ellos el que me hizo esto. Les da como rabia pensar que alguien semejante a ellos pueda hacer algo así; sobre todo, empatizan mucho con la parte de la historia en la que hablo de mi padre, de mi novio porque es en la parte en la que ellos más se pueden sentir afectados con el tema. Se plantean mucho: ¿Qué sucede si esto le pasa a mi hija, a mi mujer?

¿Cuál ha sido la reacción de su madre viendo la obra?

Mi madre no está lista, no ha sido capaz. Yo no he querido que venga porque creo que le puede causar dolor. Ella sabe que la obra existe y me apoya mucho, me anima a que siga con ello porque también cree que hay que concienciar y quiere venir a verla, pero soy yo la que no quiere que ella venga porque creo que va a ser para revivir un dolor que no quiero que vuelven a pasar, que ya lo han superado y que está ahí, en el recuerdo y no me gustaría que volvieran a pasar por esto.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here