Compartir

Por temor a equivocarme, no le puedo recomendar esta película ni a mi mejor amigo ni a mi peor enemigo. No vaya a ser que el primero la deteste y el segundo la ame. Conozco a muchos fans de la cinta original de Argento de 1977. No me encuentro entre ellos. La estética chillona y la narrativa atolondrada del maestro del giallo (cine de terror italiano de los 70) no va conmigo. Pero aprecio lo que tiene de atractivo, rompedor y curioso. Por ello, no he ido a la sala a cargarme, por sistema, la versión de Guadagnino, haya hecho lo que haya hecho.

Y he de decir que, en mi opinión, chapeau por el director de Call me by your name. En tiempos de remakes clónicos donde la única diferencia es que se higieniza el original para convertir cintas subversivas en películas para toda la familia, Guadagnino nos regala un trabajo muy diferente a la cinta original, añadiendo una trama completa totalmente nueva y consiguiendo, en mi opinión, un film más sólido y compuesto por más posibles lecturas que la original.

Si la cinta setentera se centraba en un tema, tan querido en la época, como el descubrimiento por parte de un personaje joven inocente del mundo corrupto de los adultos, aquí las posibles interpretaciones se multiplican. Prueba de ello son la cantidad de artículos que han aparecido recientemente intentando explicar la versión de Guadagnino, muy centradas en una visión de lo femenino como un elemento sanador frente a la culpa.

Todo ello es muy subjetivo y propenso a la diversidad de opiniones. Lo que no es opinable es el titánico esfuerzo de puesta en escena del director transalpino. En un contexto de analfabetismo fílmico -o directamente pereza- aplaudido por el gran público al que sólo parece interesarle la trama y los efectos especiales, el autor de la nueva Suspiria compone con gusto y riesgo cada plano, cada escena consiguiendo un film que más que verse, se siente, convirtiéndose en una experiencia más visceral que intelectual. Baste como ejemplo, la secuencia del doble baile, que ya debería estar en los anales del cine del siglo XXI.

FICHA ARTÍSTICA Y SINOPSIS

Estados Unidos, 2018.-  93 minutos.- Director: Bo Burnham- Intérpretes: Elsie Fisher,  Josh Hamilton, Luke Prael, Emily Robinson, Jake Ryan, Frank Deal, Daniel Zolghadri,  Marguerite Stimpson, Greg Crowe, Deborah Unger, Natalie Carter, Jalesia Martinez, Catherine Oliviere,  Phoebe Amirault, Kevin R. Free, Faith Kelly, Dylan Vonderhorst, Molly Forman, Andrew Geher, Olivia Galligan,  Luke Mulligan, Castor Feinberg, Brenna Parker, Courtney Gonzalez, Kendall Seaman.- TRAGICOMEDIA. –  Kayla, una niña de 13 años, tiene que lidiar con las inseguridades y terremotos del inicio de la adolescencia en la última semana de colegio, tras un año desastroso, antes de empezar el instituto

PUNTUACIÓN
Comercialidad
Valoración artística
Dirección
Guión
Interpretación
Producción
Adecuación del ritmo a la historia
Emoción
Profundidad y perspicacia
Compartir
Artículo anteriorGervasio Sánchez retrata el drama de las migraciones en una exposición en Casa Mediterráneo
Artículo siguienteEl Mercado de Diseño más navideño vuelve a Alicante
Luis López Belda
Luis López Belda es licenciado en Filología Hispánica y Catalana, experto universitario en Cinematografía y Master en Comunicación e Industrias Creativas y en Formación de Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria. Es uno de los miembros de los podcast de cine 'Cautivos del film' y 'Críticas al salir', que se pueden escuchar en su web luislobelda.com. También gestiona la meet up de cine, 'Amantes del cine Alicante' que cuenta con más de 1.000 miembros en la que promociona los eventos divulgativos sobre el audiovisual en diferentes espacios culturales de la ciudad. Dirige el equipo que organizó DivulgaCine 2018 con la presencia de Carlos Boyero y Oti Rodríguez Marchante, entre otros. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos de España. Profesor de Estética e Historia del Cine en diversos programas educativos, docente de lengua y cultura española para estudiantes estadounidenses y… futbolero (¡Matxo Hércules!), viajero ocasional y amante de la buena mesa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here