Compartir

El bullying afecta emocionalmente a millones de personas en el mundo, pero el acoso escolar es el más preocupante de todos, en algunos casos conduce a los menores a situaciones emocionales de un dañino y alto impacto que en ciertas ocasiones conduce al suicidio, a la autolesión e incluso a pasar de vulnerados a vulneradores.

Proyecta es un evento cultural, educativo y de ocio dirigido a niñ*s, jóvenes, padres, madres y docentes, que busca la alfabetización audiovisual en la provincia de Alicante. Un certamen que busca ser un espacio de convivencia entre el sector audiovisual (contenidos y profesionales) y el medio educativo para favorecer la inclusión de valores, fomentar el juicio crítico y favorecer la creación de contenidos audiovisuales, tanto dentro como fuera del aula vinculados a temas de interés social de carácter local y global, sin olvidar el uso de las nuevas tecnologías.

Este año Proyecta trabajará sobre la diversidad cultural, de género y funcional (orgánica, intelectual, motora y sensorial). Se presentan 19 obras audiovisuales y actividades con las que se pretende fomentar la convivencia y la integración de estos colectivos y luchar por solventar barreras y prejuicios.

Estuve en el preestreno de la película “El Silencio Roto” y tuve la oportunidad de dialogar con Piluca Baquero, su directora. Diálogo que aquí transcribo.

¿Quién es Piluca?

Piluca Baquero: "Intento que la gente se ponga en la piel de los niños que pasan por el acoso escolar" en CINE

Soy Piluca Baquero, me considero sobre todo productora de cine; he producido 25 películas y también me dedico a la docencia de cine, estoy en el grado de Cine de la Universidad Camilo José Cela y desde hace más de 20 años dirijo el archivo del cineasta José Val del Omar.

Pero se le ha olvidado contarme que también es la guionista de la película…

Sí, efectivamente soy la guionista.

Éste es un tema que parece nuevo porque se habla poco, pero viene sucediendo desde hace muchísimos años…

No es un tema nuevo. El acoso ha existido siempre, lo que sucede es que las redes sociales le hacen de altavoz. Antes de las redes, cuando un niño sufría de acoso llegaba a su casa a las 5 de la tarde y el problema por lo menos disminuía, ahora con las redes sociales el chico no tiene un respiro porque la situación se sigue produciendo, incluso en el periodo de vacaciones.

Hay acoso xenofóbico, por identidad sexual, por género, por orientación sexual, porque son inteligentes, tienen gafas o hay sobrepeso.

Sí, hay una gran variedad de acoso; lo que también hay es una gran variedad de niños que son capaces de darle la vuelta al tema y otros que lo sufren mucho.

Algunas veces creo que los niños tienen una gran capacidad para hacer daño, cuando no tienen la formación apropiada en su casa para entender el respeto por los otros, pero también acosan porque ellos también han sido víctimas, están siendo vulnerados en la casa o tienen otro tipo de problemas.

Esto es una cosa que no se enseña en el colegio, pero tampoco se enseña en la casa porque los padres a veces aparcan los niños en el colegio y al final lo que los chicos reflejan es lo que aprenden en el hogar; por ello, es importante que los padres estén implicados en darles una formación sobre el respeto y la tolerancia, sobre cómo convivir de forma pacífica y armoniosa con los demás.

Su implicación, entonces, no sólo es como directora y guionista, ha sido también volverse una abanderada para contar la situación.

Claro, es fundamental porque los niños en general no cuentan lo que les pasa, les dan miedo las represalias de sus propios compañeros acosadores, que ellos puedan ensañarse más porque se han chivado. Esto yo lo he vivido en primera persona, tu hijo no te quiere decepcionar, no quiere reconocer ante ti que ha fracasado socialmente y tarda mucho en contarlo, de ahí que he titulado la película “El silencio roto”. Es una forma de animar a que los niños lo cuenten, porque es el primer paso de la solución.

En la película usted reúne varias historias, cuenta diferentes tipos de acoso.

Es el testimonio real de cuatro niños, acompañado por los testimonios de diferentes profesionales que trabajan en torno al mundo de la educación, policías, psicólogos, psiquiatras, maestros, jueces, abogados, médicos… pero el corazón de la película son los propios niños.

Piluca Baquero: "Intento que la gente se ponga en la piel de los niños que pasan por el acoso escolar" en CINE ¿Los profesionales que manejan los casos están dentro de la institución educativa?

La suerte, en nuestro caso, es que fuera la profesora de mi hija la que me diera la voz de alarma, pero es verdad que en los colegios realmente no se reconoce el acoso, es algo que se tapa. Lo que yo echo de menos, y los profesores lo dicen, es que no tienen la formación para enfrentarse en las aulas al acoso y lo que éste genera. Requieren las herramientas y estrategias para enfrentarse al abuso.

Como va la cosa, usted va a terminar como educadora y vocera del tema.

Yo tan sólo soy una madre que ha pasado por esto, pero está claro que ha aprendido mucho en la realización de la película. Yo creo que esto sólo se puede arreglar con la participación de todos, así como nos concienciamos sobre la violencia de género y ya hay un tratamiento especial para estos casos y se ha logrado impactar a toda la sociedad, pues esto debería suceder igual con el acoso escolar. Solo con mirar las noticias de las últimas semanas en cuanto agresiones en los colegios hay que echarse a temblar, hay que hacer algo y éste es mi granito de arena.

Trabajar sobre estos temas cuando se ha sido víctima, y los padres también lo son, afecta emocionalmente. ¿Decidirse a trabajar sobre el tema fue complicado?

Pues yo me sorprendí diciéndole al director del colegio de mi hija “voy a hacer un documental y lo voy a contar todo”, no fue algo que decidí después de pensarlo mucho, yo soy cineasta y como productora conozco las herramientas y sentí que era la manera en la que yo más podía aportar al tema. Intento que la gente se ponga en la piel de los niños que pasan por esto, en el drama por el que ellos pasan y también su familia. Es una herramienta audiovisual también para los padres, madres, niños y escuela…

Cuando se ha sido víctima, relatar la historia personal una y otra vez produce daños emocionales, ¿qué hizo para evitar que esto le sucediera a quienes dieron su testimonio como víctimas?

Pues en este caso, para los cuatro niños que han participado en la película, hablar de su situación ha sido también una especie de terapia para ellos. Cuando ellos se conocieron los unos a los otros, ver que esto no sólo les pasó a ellos, sino que también les está pasando a otros de su edad, que a alguien que es tan majo como uno mismo le está sucediendo igualmente, sin que haya una razón para que les haya pasado, hizo que se construyeran entre ellos lazos muy fuertes de apoyo y amistad.

Los niños han visto la película, ¿cuál ha sido su reacción?

Sí, yo he querido que conservaran el anonimato, pero en la proyección en la Academia de Cine, en el pase de la película para los Premios Goya, ellos estuvieron, como estábamos muy en familia, les dimos un minuto de aplausos… también su minutito de gloria… Hemos llorado todos viendo la película.

Ya queda menos para el inicio de la segunda edición de Proyecta, certamen educavisual para niños y jóvenes.

Las películas pueden consultarse en este enlace.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here