Compartir

El convulso 2017 toca a su fin y me apetece recuperar para vosotros las 33 películas que más me interesaron de las que he podido ver en estos 365 días. ¿Cuáles son las tuyas?

La La Land, una de las películas del año y el musical de una nueva generación. Irregular pero con momentos mágicos. Notable reflexión sobre la dificultad de combinar desarrollo personal y vida sentimental.

Figuras Ocultas, un concepto de cine de entretenimiento didactista de otra época. A tomar viento la maldita rigurosidad. Conmueve con recursos fáciles pero muy efectivos.

Jackie nos acerca a uno de los acontecimientos icónicos del siglo XX desde una perspectiva nueva. Reflexión sobre lo terrible que es que tu identidad, tu status dependa de otra persona. Impresionante Portman. Para ver en VOS.

La Vida de Calabacín o cómo tratar un tema durísimo desde la óptica infantil con una animación muy original. Debería ser proyectada, analizada y debatida en todos los centros educativos.

Psiconautas, notable animación española acercándose a un universo complejo y metafórico en el que tiene mucho que ver la Galicia de las drogas de los años 80.

Your Name, uno de los sleepers del año. Se estrenó de tapadillo y el boca oreja hizo que se aumentaran los pases en las salas. Lo que cuenta es muy difícil de hacerlo con claridad y brillantez.

Crudo, este film francés es uno de los más potentes, visual y narrativamente, del año. Cuando parece que se volverá convencional, se hace más cañera.

Lady Macbeth, en un año de potentes protagonistas femeninas, ésta es la más memorable. Retrato de una superviviente tan cruel como comprensible.

El Caso Sloane, otra mujer de armas tomar. Retrato femenino novedoso e intriga interesante. Buen cine comercial.

Déjame Salir, una de las sorpresas del año. Funciona como thriller de suspense con gotas de comedia y como metáfora actualizada sobre el racismo.

Selfie o cómo con cuatro duros se puede hacer cine inmediato que refleja perfectamente las miserias de la España actual. Palos para todos.

Llega de Noche es ante todo atmósfera. Un film que reflexiona sobre el miedo, la amenaza y que se vuelve tan inasible como lo son estos dos conceptos.

Dunkerke donde Nolan vuelve a demostrar su talento y, a la vez, como lo boicotea con sus tonterías y pedanterías seudointelectualoides.

Verónica en la que Paco Plaza nos devuelve a los clarocuros de principios de los 90 en una reflexión sobre lo solo que se puede llegar a sentir un adolescente.

Detroit o cómo Bigelow nos hace sentirnos parte de una fila contra la pared de falsos sospechosos acosados por un grupo de policías desequilibrados. Gran dirección y ambientación. Algunos diálogos no están a la altura.

Madre!!! o una nueva excentricidad de Aronosfky que sin llegar a convencer consigue una cinta emocional llena de sugerencias.

Blade Runner 2049 está dirigida al nuevo público siendo el reverso del nuevo milenio de la original. En la primera había miedo a no ser humano, aquí lo hay a serlo.

La librería con la que Coixet consigue una de sus mejores cintas dejando a un lado lo melifluo ofreciendo un film que bajo su aspecto amable plantea ideas muy subversivas.

El autor, certera reflexión acerca del talento y de la obsesión enfermiza para que la realidad se ajuste a tus deseos. Antonio de la Torre está genial.

En realidad nunca estuviste allí, un film fenoménico en la que la trama importa menos que las sensaciones. Un cruce actualizado de Taxi Driver y Hardcore.

El Sacrificio de un ciervo sagrado, gran trabajo del griego Lantimos experimentando con la profundidad de campo en formato digital. Cinta metáforica y opresiva.

Coco, una explosión de color y emotividad. No es la mejor peli de Pixar ni mucho menos pero probablemente una de las menos irregulares.

Manchester by the Sea, durísima reflexión sobre la pérdida, dueña de una de las mejores secuencias del año. Mantiene hasta ese momento la incomprensión hacia un protagonista totalmente antipático.

Moonlight, la ganadora del Oscar va de más a menos en sus tres actos. Film probablemente coyuntural pero de comprensible éxito entre una parte del público.

20th Century Women, una de mis pelis favoritas del año. Profundo acercamiento al universo femenino y a problemáticas (algunas superadas, otras no) que les hacían la vida más difícil hace no tanto tiempo.

Imperium, vigoroso acercamiento al universo neonazi de la America actual. Radcliffe convence al igual que en otro film curioso del año, Swiss Army Man.

Los Hollar, una comedia indie mucho menos apegada de lo habitual  a una fórmula. Notable guión y excelentes interpretaciones.

American Honey, una cinta dura y desagradable pero que te acaba enganchando por su especial sentido del ritmo y por su realismo descarnado.

Indignation, no estrenada en salas esta opera prima es un ejemplo de cómo adaptar al difícil novelista Philip Roth. Excelente reflexión sobre la hipocresía, esencialmente sexual.

Testigo, soso título español para esta “Mecánica de las sombras”, soberbio thriller francés que te va ganando poco a poco. Los verdaderos tejemanejes del verdadero poder quedan perfectamente radiografiados.

A Ghost Story, tengan paciencia con ella. Casi llegando a su media hora inicial estuve a punto de abandonar. Hubiera hecho mal. Otra nueva reflexión este año sobre la pérdida y el duelo. Un film increíblemente emotivo si se tiene en cuenta que en una gran parte de ella sólo tenemos hay un tío con una sábana y dos agujeros en los ojos.

The Meyerowitz Stories, Baumbach rueda su primer film para Netflix y afortunadamente no cae en las redes de la coyuntural y mediocre narrativa habitual en los films originales de esta plataforma de streaming. Gran fresco sobre la familia remite a su mejor film, Una historia de Brooklyn.

Una vida a lo grande, Payne rueda su film más arriesgado absolutamente perjudicado por un tráiler que vende una cosa totalmente distinta. Las razones, expresadas en foros de Internet,  por las cuales una parte del público abandona la sala dan la razón a las tesis del film.

PUNTUACIÓN
Comercialidad
Valoración artística
Dirección
Guión
Interpretación
Producción
Adecuación del ritmo a la historia
Emoción
Profundidad y perspicacia
Compartir
Artículo anterior‘Respirando en Navidad’, un espacio de ocio para niños con discapacidad intelectual
Artículo siguienteAgénero: la historia de un él que es una ella y viceversa
Luis López Belda
Luis López Belda es licenciado en Filología Hispánica y Catalana, Experto Universitario en Cinematografía y Master en Comunicación e Industrias Creativas y en Formación de Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria. Editor de los blogs Esplendor en la quiebra y The most underrated films y uno de los miembros del podcast de cine El camarote de los Marx. Miembro del Círculo de Escritores cinematográficos de España, Profesor de estética e historia del cine, docente de lengua y cultura española para estudiantes estadounidenses y…futbolero, amante de la buena mesa y las mujeres bellas e inteligentes.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here