Compartir

‘El nacimiento de una nación’ es una cinta con notables ideas y momentos de gran y potente cine pero que, sin embargo, se ve lastrada por un tono excesivamente discursivo, didactista y una filosofía revanchista que, siendo totalmente comprensible, perjudica el resultado final.

Resulta sorprendente que en uno de los años más afroamericanos de la historia de los Oscars, este film que podría ser la quintaesencia de ese subgénero o temática, no esté nominado. Es público y notorio que la revista Variety destapó (o recordó una noticia que parecía menos importante cuando nadie conocía al director y protagonista Nate Parker) que el alma mater de El nacimiento de una nación había sido acusado de violación unos años antes. Bajo ningún concepto y tras las protestas del año pasado, Hollywood querría empañar su evidente empeño de congraciarse con la comunidad afroamericana (que es de las que más pasan por taquilla en USA) con más polémicas. Y ahí acabo la carrera hacia los Oscars del film.

Siguiendo criterios exclusivamente cinematográficos ¿Debería estar El nacimiento de una nación entre las películas nominadas al Oscars? Pues si estuviera en esa lista no sería una aberración comparativa con las que sí lo están…Pero tampoco que es la vayamos a echar de menos.

Lo más brillante de El nacimiento de una nación es, por supuesto, el título ya que nos remite a la obra maestra y racista de Griffith del mismo título a la par que ironiza sobre la verdadera naturaleza corrupta y execrable de uno de los pilares que dieron lugar a la creación del país más poderoso del planeta.

De narrar a sermonear

Otros aciertos son la reflexión sobre como las bases de la mayoría de los textos sagrados pueden servir para defender y difundir bellos valores humanos o ideas de violencia y destrucción según se seleccionen y se descontextualicen y la constatación de que el interés económico está detrás de toda ideología.

Las interpretaciones, la ambientación y la producción son muy competentes pero llega un momento que el film se olvida de narrar (y lo estaba haciendo bastante bien) para empezar a dar sermones. Entonces es cuando naufraga porque, además de perder valor cinematográfico, acaba haciendo lo que criticaba: usar la narración, el storytelling en su propio interés…en este caso revanchista.

FICHA ARTÍSTICA Y SINOPSIS

Estados Unidos, 2016.-  119  minutos.- Director: Nate Parker.- Intérpretes: Nate Parker, Armie Hammer, Jackie Earle Haley, Gabrielle Union, Aja Naomi King, Penelope Ann Miller.- DRAMA HISTORICO.-  Ambientada en Virginia, en 1831, treinta años antes del estallido de la Guerra de Secesión y basada en sucesos reales, narra la historia de Nat Turner, un instruido esclavo y predicador cuyo propietario Samuel Turner , que atraviesa por dificultades económicas, acepta una oferta para utilizar a Nat para someter a esclavos rebeldes. A medida que va siendo testigo de innumerables atrocidades -de las que son víctimas él mismo, su esposa Cherry y sus compañeros de esclavitud-, Nat liderará en una rebelión contra la esclavitud con la esperanza de llevar a su pueblo a la libertad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here