Compartir
La Banda © Natxo Martínez

El director y guionista Roberto Bueso (Valencia, 1986) debuta en el mundo del largometraje con ‘La Banda’, una cinta rodada entre Londres y Valencia, íntegramente en valenciano, que llegará a las pantallas de cine españolas este viernes 21 de junio.

La película cuenta la historia de Juanma, un joven músico asentado desde hace unos años en Londres que regresa a casa, en un pequeño pueblo de Valencia, para asistir a la boda de su hermano. Allí se reencontrará con su familia y su pandilla de toda la vida, cuya amistad se inició en torno a la banda de música del pueblo, y renacerán en él todo tipo de sentimientos, hasta entonces dormidos, incluso de amor hacia la novia de su mejor amigo.

La cinta, rodada en valenciano, lo que dota de autenticidad y gracia a la trama, narra el viaje del protagonista en busca de su lugar en el mundo, y lo coloca en la tesitura de escoger entre su pequeño entorno, cálido y familiar, y un lugar frío y lluvioso, pero donde le espera un futuro prometedor.

Roberto Bueso mantuvo una entrevista telefónica con Alicante Mag para hablarnos de las claves de su ópera prima.

‘La banda’ versa sobre las decisiones vitales que en ocasiones debemos tomar en la vida. Su protagonista, Edu, se ve en la disyuntiva de escoger entre su familia, tierra, amigos y recuerdos y un futuro profesional prometedor en el extranjero. Cuando su entorno le presiona para que siga su trayectoria profesional, me recuerda un poco a la película ‘Cinema Paradiso’, donde al protagonista su familia le dice que siga su propio camino y no regrese a su pequeño pueblo. ¿Usted se vio en esa tesitura cuando dejó su Valencia natal para ir a Madrid a estudiar cine y labrarse un futuro profesional?

Es curioso que comentes ‘Cinema Paradiso’, porque es una película que valoramos en su momento especialmente por su banda sonora y no me fijé tanto en este aspecto, de hecho no es una de mis referencias, aunque no he tenido muchas; vi ‘I Vitelloni’ de Fellini… Pero me gusta que hagas esa referencia, porque es verdad.

Con esa decisión de Edu, ese momento en el que parece que se confabula su entorno para decirle que lo que tiene que hacer es irse lejos, volar y no preocuparse, obviamente su entorno se entristecerá, pero se quedaría peor si se quedara aquí y renunciara a sus sueños por miedo. Yo, de alguna manera, lo viví en primera persona cuando me fui a estudiar a Madrid, donde estuve algunos años recibiendo, de golpe, una contestación a un reclamo interior que tiene que ver con mi vocación, con la escritura y con el cine, que no había recibido en Valencia.

Entonces, en mis regresos a Valencia sentía que me iba distanciando mucho de mi entorno, de mi pandilla de colegas, de mis padres, de mi familia… y yo un poco viví eso. Vi cómo, de repente, me ayudaron mucho a dar ese paso, al otro lado, a quitarle gravedad a todo lo que estaba sintiendo, a ese conflicto interno, y a entender que no pasaba nada.

'La Banda', brillante ópera prima del director y guionista valenciano Roberto Bueso en CINE

Desde el principio de la película se aprecia un enorme contraste entre la frialdad de una gran ciudad como Londres y la calidez de un pequeño pueblo valenciano. En este tránsito, al protagonista se le ve bastante descolocado, apenas habla… ¿Esta actitud del personaje principal es algo intencionado para mostrar esa sensación de extrañeza?

Totalmente, él se siente como un elemento extraño cuando llega a Valencia -y eso que se trata de su tierra-, es la pieza que no encaja. Para mí, Edu tiene los sentidos completamente anestesiados al principio de la película y debe ir poco a poco recobrando sensaciones y empezando a despertar, a abrir los sentidos.

Había una cosa que me contó un amigo, que me gustó muchísimo, que era cómo un valenciano en el extranjero se habituaba a la lluvia, a su sonido, a que tuviera una presencia permanente. El primer sonido de la película es la lluvia y justamente está al final también. Es lo que lleva a Edu a decidir irse fuera, a Londres, esa ciudad lluviosa y gris, que él vive de manera hostil. Es como si al final la lluvia le viniera a recordar que se tiene que ir, que se tiene que ir lejos. Ese contraste estaba en la película desde muy al principio de la escritura, porque a mí también me pasaba, aunque en menor escala.

Cuando vuelve, la luz de Valencia es muy particular. Lo mejor que tenemos los valencianos es el clima, el sol, la luz… son muy característicos. Cuando sales fuera y vuelves es algo que empiezas a valorar mucho. Me gustaba mostrar ese contraste entre la gran ciudad, el extranjero, el perseguir tu vocación… y luego la tierra, tu pueblo, lo que ha conformado tu mundo, contarlo desde la luz, el clima, porque son paisajes interiores de Edu y me gustaba el hecho de que aún estuviera anestesiado cuando llega a Valencia.

En él se ve una progresión, cómo se va abriendo poco a poco a sus amigos y sobre todo a su hermano, con quien al principio existe una gran distancia. Cuando Edu se da cuenta de que ha sido demasiado injusto y frío con él, le escribe una carta el día de su boda, en la que se puede imaginar lo que le dice y, en cierto modo, les reconcilia.

Qué bien que lo hayas visto en todas las tramas y en todos los momentos. Siempre he sentido cierta vinculación personal a Edu, aunque no es una autobiografía, ni me he retratado, nada de eso, pero sí hay algunos elementos comunes conmigo, porque necesito escribir sobre cosas que conozco, ésa es la razón. Edu es un chico que tiene mucho mundo interior, es muy observador, le cuesta un poco abrirse a las personas, aunque con los amigos sí que tiene más facilidad. Eso pasa en la vida real: con tus amigos te puedes mostrar de maneras que con la chica que te gusta, tu hermano, tus padres o los desconocidos te cuesta más.

Esta historia, al final, es una historia de iniciación, un proceso en el que Edu pasa de la niñez casi a la edad adulta y me gustaba que ese proceso de madurez se reflejara en todas y cada una de las tramas. Él al final se acaba abriendo a todas las personas y mostrando una evolución interna, que se transmite al mundo exterior.

En la relación que Edu mantiene con Alicia, la novia de su mejor amigo, hacia la que renacen sentimientos, hay también una evolución. La película refleja de forma muy natural las emociones humanas, el hecho de que alguien puede sentir atracción por otra persona, en este caso tras una relación de pareja de muchos años, sin juzgar por ello a los personajes.

Oye, vente conmigo a las entrevistas, nos quedan dos días y la explicas tú (risas). Qué alegría y qué gustazo… Mola mucho escucharlo de alguien que no sabía nada de la peli y que la ha visto simplemente. Me da cierto orgullo comprobar que se puede llegar a esas ideas con la película. Todas las tramas tienen que ver con el proceso de madurez de Edu. Yo había una cosa que tenía clara, que intenté hacer, lo que pasa es que nunca sabes si te has pasado o no. Ha sido uno de los aspectos en los que más inexperto me he sentido, donde noto que menos tablas tenía.

He tratado de no ser moralista con los conflictos, intentar quitarles gravedad. Me acuerdo en la fase de escritura del guión, cuando planteaba este triángulo entre los dos amigos y la chica, parecía que cualquier mínimo movimiento en cualquier dirección moralmente te deslegitimaba, que estabas juzgando ya a los personajes. Y como tú has dicho, eso ocurre en la vida, hay que tratarlo con naturalidad y no se les puede juzgar.

Creo que el conflicto de Edu con Alicia -algo que no fue calculado, son cosas de las que me di cuenta después- fue una buena manera de anclar la lucha del protagonista y de expresarlo. El hecho de engañar a su amigo o no, el hecho de intentar con ella recuperar una historia del pasado, buscar su lugar en el mundo… porque al final la peli va un poco de eso. Todos los personajes, especialmente Edu, están buscando su sitio, su lugar en el mundo.

'La Banda', brillante ópera prima del director y guionista valenciano Roberto Bueso en CINE
Uno de los momentos del rodaje de ‘La Banda’ con su director y protagonistas – © Natxo Martínez

Ir a un episodio del pasado, buscar un sitio que ni siquiera tú recuerdas, que casi lo podría haber soñado y daría igual, no encontrarlo y ver que encima la persona en la que has volcado toda tu identidad, tu pasado e incluso con la que quisieras tu futuro no comparte ese momento contigo; ese momento te pertenece únicamente a ti y ya no existe. Ésa es la conclusión a la que él llega al final. Creo que en esa escapada al Saler, y además después de que Juanma incluso le dé la clave, diciéndole que somos responsables de todo lo que hacemos, no sólo podemos decir “la vida es así, son cosas que pasan”, sino que a veces nos tenemos que responsabilizar nosotros.

Me da la sensación de que Edu, de manera muy torpe, emprende ese viaje y Alicia es como la última llamita, a ver qué pasa. Van al Saler, buscan, se les hace de noche y también se les ensombrece algo. De repente, se dan cuenta de que esto ha sido, en el caso de Alicia, una oportunidad para volar, pero no es lo que realmente quiere. Ella se da cuenta de lo que tiene con Juanma y que es feliz aquí, no necesita irse lejos. Y Edu se da cuenta de que ha estado buscando algo que era inútil, que no era compartido por ella y, sobre todo ,que no está bien porque no le pertenece, no es su relación.

En un momento dado Alicia le dice a Edu que es muy afortunado por vivir fuera y ver mundo. Ahí le insinúa que le gustaría llevar esa vida y él podría haber aprovechado la ocasión para pedirle que se fueran juntos, pero no lo hace.

Edu le dice algo que le hace click: “Yo creo que puedes ir donde quieras”. No llega a ser una invitación, pero sí una forma de decirle: “Qué pasaría si te fueras”. Ella empieza a ver a Edu de otra manera, en ocasiones le llamaba “vecino”, de pequeñitos se apunta la idea de que fue la primera persona a la que conoció cuando llegó de Burgos. Siempre han sido amigos, después se enrareció la relación porque él empezó a sentir cosas por ella. Y de repente, Edu encarna para Alicia esa posibilidad, que ella en algún momento tuvo y que ahora vuelve a despertar, de infinitud, de que puedes irte a donde quieras. Parece que se ha de resignar a quedarse en el pueblo, con el novio de siempre. Entonces, se le presenta la oportunidad de volar, de fuga, de irse y ver mundo. Es lo que le atrae de Edu, pero es como una sombra, como un fantasma que se va a disipar rápidamente, aunque se deja llevar por unos momentos.

Sin ánimo de destripar la película, no me queda claro si el protagonista hace finalmente la prueba en Londres para ingresar en la orquesta. ¿Esa ambigüedad es premeditada?

Yo tenía muchísimas dudas sobre si dejarlo rotundamente claro o no. Preferí la ambigüedad y que quedara la sospecha, que sólo se pudiera contestar atendiendo a lo que vemos del interior de Edu. Me sedujo la idea de que no quedara del todo claro. Cuando al final aparece en la orquesta, con barba, cuando ha pasado el tiempo, ¿qué significa? ¿Que le cogieron o que ya volvió con fuerza, decisión y claridad y después la hizo? Para mí, no hace la prueba. A Edu ya le pasa algo, ve al otro tipo que está a punto de hacerla, mientras él está ya con todo su conflicto, su crisis de crecimiento personal. Y piensa que si hace la prueba y le cogen significa de manera definitiva separarse de todo su mundo, le entran dudas.

Por eso cuando el padre le pregunta, es muy esquivo. Todo el mundo le pregunta por eso y son sus miedos. Olvida, al inicio de la película, si era lo que realmente quería hacer o si le han empujado desde pequeñito a hacer algo que no es lo que él quiere. Cuando Juanma le dice: “Si es lo que siempre has querido hacer”, Edu le responde que a lo mejor no es lo que quería. A él le entran dudas, pierde el brillo, esa claridad vocacional de lo que quiere hacer con su vida. Y necesita volver a su tierra a redescubrirse, a escuchar a su entorno y, sobre todo, a llegar él a esa conclusión.

El título de la película, ‘La Banda’, hace referencia a las bandas de música, que son tan importantes en la Comunidad Valenciana, y que en los pueblos se heredan de  padres a hijos. Pero también puede hacer alusión a la banda como la pandilla de amigos.

'La Banda', brillante ópera prima del director y guionista valenciano Roberto Bueso en CINE Totalmente. La película se llamaba desde un principio ‘Volver a casa’ (‘Tornar a casa’), que era un título que a mí me gustaba por su sencillez, pero tampoco me llegaba a arrebatar. Siempre tuve muchas dudas, entonces, de repente al productor, Fernando Bovaira, se le ocurrió ‘La Banda’, por la acepción de la pandilla de amigos y, al mismo tiempo, tiene el concepto de la banda sinfónica del pueblo de toda la vida.

Además, hay una cosa que me gusta mucho de que el título tenga estas dos acepciones, porque en el mundo que estamos retratando, que nos sirve telón de fondo, el de las bandas de los pueblos, resulta que las pandillas se construyen allí. Normalmente, este tipo de conexión ocurre en las bandas sinfónicas. Te apuntas tan pequeño a la banda que es allí donde conoces a los niños más o menos de tu edad y se construyen, por quintas, las pandillas.

Por último, le quería preguntar por la elección del valenciano como la lengua en la que está rodada toda la película.

Durante buena parte del proceso, yo sentí dos cosas: pensé que podría pasarme factura presentarlo en valenciano a las ayudas. Por un lado, a medida que avanzaba me daba cuenta de que el idioma natural de la película era el valenciano, la lengua natural de las bandas era ésa, e íbamos a perder algo muy valioso si intentábamos reflejar con veracidad ese mundo. Yo quería músicos aunque no fueran actores, quería chavales de banda y no tenía sentido quitarles su idioma. Empecé a entender que tenía que ser en valenciano. Ganaba muchísimo, tenía mucha más gracia, era mucho más natural, estaba más pegada a la vida. Y luego improvisamos mucho en la peli, me gusta mucho la improvisación con los actores, yo creo que gana dimensión, universo, sensación de veracidad.

La actuación de los actores de pandilla es muy creíble.

Nos lo curamos mucho, hicimos un macrocasting, vimos a más de mil chavales, una animalada. Pero ha sido un milagro que no siendo actores, primero que cada uno de ellos lo haya hecho de forma individual tan bien en la pantalla y luego que funcionaran como pandilla. El trabajo con ellos ha sido arduo, pero una pasada. Para mí lo mejor de haber hecho la película es haber trabajado con ellos, entremezclados con actores profesionales, con Charlotte Vega, Enric Benavent e Inma Sancho.

La Banda’ en la cartelera de Alicante:
‘La Banda’ se estrena este viernes 21 de junio. En concreto, en la provincia de Alicante, la cinta podrá verse en los cines: Yelmo Puerta de Alicante, ABC Elx y Colci Rincón de Loix de Benidorm.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here