Compartir

‘Érase una vez en Hollywood’ no es ni la mejor, ni la peor película de Tarantino. Podría haber sido la peor, a tenor de las declaraciones del propio director que afirmaba que su retirada está cerca y que es posible que ni llegue a los diez títulos prometidos pues “ya no tengo nada que aportar al cine” y parece preferir para su futuro, la novela, el teatro y, quizá, algún guión.

Y es cierto. Parece claro que el director de ‘Knoxville’ no va a aportar más innovaciones reseñables al séptimo arte. Tampoco el ambiente hostil de la industria y el público ayudan. Como destacó acertadamente el director de ‘Pulp Fiction’, su film es el único de los grandes estrenos del verano que no es remake, secuela, adaptación, reboot y demás zarandajas. Es decir, el libreto de ‘Érase una vez en Hollywood’ es el único que podría aspirar a la categoría de mejor guión original en cualquier gala de premios de entre todas las premieres estivales. Y eso, hoy en día, te hace estar en tela de juicio… bajo sospecha. Alguien escribiendo un guión partiendo de cero (que, tampoco, porque su cine es siempre multireferencial) está a un paso de ser tildado de pedante, pretencioso y megalomaniaco.

'Érase una vez en Hollywood', el placer de deambular sin rumbo fijo por la carretera... y por la narración en CINE
Leonardo Di Caprio y Brad Pitt en una escena de la película de Tarantino

La relación de parte de los fans de Tarantino con su obra me recuerda, salvando todas las distancias, a la de los seguidores de los primeros films de Almodóvar. Una parte importante de ellos conectaban con su gamberrismo, su provocación y su cachondeo. Pero obviaban la evidente cinefilia que atesoran ambos directores. El español, por el melodrama clásico a ambos lados del Atlántico; el estadounidense, por todos los géneros menores y por el cine de los años 60 y 70 en general. Conozco a muchos fans de Tarantino, pero pocos que se hayan molestado en indagar y descubrir las películas favoritas de Tarantino que no sean de acción.

Cuando Almodóvar dejó a un lado parte de su humor zafio y provocador y cuando Tarantino relaja la violencia y se va hacia la búsqueda de un paraíso cinéfilo perdido y la transformación poética de la historia surgen las voces: “Esto no es una película de Almodóvar/Tarantino”.

En el caso que nos ocupa, los objetivos de Quentin son cristalinos:

1)Recrear su sueño húmedo, el Hollywood de 1969 que él se imagina (tenía 6 años en ese momento) a través de las pelis que ha devorado… seguramente más interesante que el real. Casi cada plano exterior está coronado por un póster o luminoso gigante de películas de la época… Pero ¡claro!, cuántos fans de Tarantino saben, por poner un ejemplo, de la existencia de esa maravilla llamada ‘Pretty Poison’, segunda película del programa doble del autocine al lado del cual vive el personaje de Pitt en su modesta caravana. ¿Cuántos saben a quién se refieren cuando al llegar a la fiesta de la piscina alguien saluda a una jovencita entrada en carnes a la que todo el mundo llama “Mama”?

En menor medida que las obras transmediáticas de Marvel, ‘Érase una vez en Hollywood’ no es una película totalmente universal. La trama se puede seguir sin conocer el universo (cosa que no pasa con Marvel), pero si no conoces las referencias, te pierdes un porcentaje importante de la diversión. Yo pillé casi todas (no porque sea más listo que nadie, sino porque de lo único que sé algo en esta vida es de la cultura popular anglosajona de los años 60 y 70) y, por fin, comprendí y empaticé con los fans marvelitas: mola un montón que hagan una película especialmente para ti, por tanto debe molar muchisimo que te hagan tres o cuatro al año. Así es. ‘Érase una vez en Hollywood’ reúne casi todas las cosas que me gustan… por lo tanto, mi juicio sobre ella está más alejado que nunca de la objetividad.

2) Mostrar los claroscuros del cine en ese magistral montaje paralelo en el que podemos asistir a la dureza y exigencia de un rodaje y la maravilla de disfrutar del resultado final en una sala de pantalla grande. ‘Érase una vez en Hollywood’ es un canto de amor realista al cine, donde no se obvia la dictadura de la edad y el pánico a envejecer y quedar desfasado.

'Érase una vez en Hollywood', el placer de deambular sin rumbo fijo por la carretera... y por la narración en CINE
Margot Robbie se mete en la piel de Sharon Tate

3) Mejorar la Historia como ya hizo en ‘Django’ y en ‘Malditos bastardos’. Se le ha criticado que repita la fórmula y que el acontecimiento histórico que modifica en esta ocasión es menos importante. Estoy de acuerdo en lo primero, no tanto en lo segundo. La esclavitud y el nazismo son tops históricos, pero el asesinato de Sharon Tate fue el principio del fin de una utopía que pagamos más y más fuerte cada año que pasa desde entonces.

Honra a Tarantino el hecho de que en lugar de sumarse al “relato” de demonizar el sueño hippie, ataque a los que se aprovecharon de él. Lo hace en otra magistral secuencia, ambientada no de manera casual en un antiguo complejo para rodar films del Oeste, en la que muestra a los miembros de la comuna hippie como la horda amenazante que han hecho creer a las nuevas generaciones (mi sobrina de quince años me dijo que no le gusta el rock -¡en general! porque incita a matar y a drogarse. Y… ¡ojo! siendo casi atea. No hace falta que sea una fanática cristiana yanqui) para luego mostrarnos una realidad muy diferente.

4) Recuperar un tiempo ideal, con menos prisa, en el que deambular sin rumbo fijo con las ventanillas bajadas escuchando buena música no te creaba mala conciencia por estar perdiendo el tiempo.

Ni que decir tiene que las interpretaciones, la ambientación y la fotografía son excelentes, al tiempo que el montaje vuelve a ser una masterclass del oficio.

FICHA ARTÍSTICA Y SINOPSIS

Estados Unidos.-  2019.-  130 minutos.- Director: Peter Farrelly.- Intérpretes: Leonardo DiCaprio,  Brad Pitt, Margot Robbie, Emile Hirsch, Margaret Qualley, Al Pacino, Kurt Russell,  Bruce Dern, Timothy Olyphant, Dakota Fanning, Damian Lewis, Luke Perry, Lorenza Izzo,  Michael Madsen, Zoe Bell, Clifton Collins Jr., Scoot McNairy, Damon Herriman, Nicholas Hammond, Keith Jefferson,  Spencer Garrett, Mike Moh, Clu Gulager, Martin Kove, James Remar, Lena Dunham, Austin Butler, Leslie Bega, Maya Hawke, Brenda Vaccaro,  Penelope Kapudija, Rumer Willis, Dreama Walker, Madisen Beaty, Sydney Sweeney, Costa Ronin, Julia Buttersw.

CINE DE TARANTINO.-  Hollywood, años 60. La estrella de un western televisivo, Rick Dalton intenta amoldarse a los cambios del medio, al mismo tiempo que su doble. La vida de Dalton está ligada completamente a Hollywood, y es vecino de la joven y prometedora actriz y modelo Sharon Tate, que acaba de casarse con el prestigioso director Roman Polanski.

PUNTUACIÓN
Comercialidad
Valoración artística
Dirección
Guión
Producción
Adecuación del ritmo a la historia
Emoción
Profundidad y perspicacia
Interpretación
Compartir
Artículo anteriorFuzzville!!! prepara un otoño caliente con The Detroit Cobras, Les Lullies, Radioactivity, Jacuzzi Boys y Diamond Dogs
Artículo siguienteHajar Chokairi e Imane Djamil compartirán sus poemas y cuentos de viajes
Luis López Belda
Luis López Belda es licenciado en Filología Hispánica y Catalana, experto universitario en Cinematografía y Master en Comunicación e Industrias Creativas y en Formación de Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria. Es uno de los miembros de los podcast de cine 'Cautivos del film' y 'Críticas al salir', que se pueden escuchar en su web luislobelda.com. También gestiona la meet up de cine, 'Amantes del cine Alicante' que cuenta con más de 1.000 miembros en la que promociona los eventos divulgativos sobre el audiovisual en diferentes espacios culturales de la ciudad. Dirige el equipo que organizó DivulgaCine 2018 con la presencia de Carlos Boyero y Oti Rodríguez Marchante, entre otros. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos de España. Profesor de Estética e Historia del Cine en diversos programas educativos, docente de lengua y cultura española para estudiantes estadounidenses y… futbolero (¡Matxo Hércules!), viajero ocasional y amante de la buena mesa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here