Compartir
Chicas nuevas 24 horas
Chicas nuevas 24 horas

Desnudez del cuerpo, desnudez de derechos en ARTE CINE A Mabel Lozano se le recuerda como modelo, actriz de cine y televisión española y presentadora. En 2007 dio un giro radical a su trayectoria tras pasar por la universidad para estudiar cine, comenzó una carrera como documentalista por los derechos humanos.

Además de cortos y spots, ha elaborado cuatro largometrajes documentales, uno de ellos la trajo a Alicante para hablar en el 13 Congreso Violencia contra la Mujer organizado por la Diputación de Alicante. Mabel fue quien ofreció la conferencia de cierre de dicho evento, unos minutos después, con Manuel Antonio Velandia Mora tiene este diálogo en exclusiva para Alicante Mag.

A Usted, una amiga la invita a escuchar una conferencia y eso le cambia la vida… cuéntenos al respecto.

Me cambia la vida porque me encuentro frente a un rostro de mujer con los mismos anhelos que yo, los mismos deseos, que es víctima de trata de blancas en nuestro país. De algo que se definía trata de blancas, trata de seres humanos, de mujeres y niñas que se vendían como si fueran ganado o unos zapatos y esta mujer como yo, con los mismos deseos de tener una vida, un trabajo digno, de formar una familia… había sido víctima de este delito víctima de la esclavitud del siglo XXI, claro que eso me cambia la vida.

Ese cambio de vida del que habla la lleva a cambiar de profesión…

Me cambiar todo, me cambia la profesión a la que le doy un giro de 180 grados, paso de estar delante de la cámara como intérprete a estar detrás de la cámara como cineasta. Me decido a contar esta realidad y este delito que es una violación de derechos humanos.

Eso sucedió hace 10 años… ¿A partir de entonces ser realizadora es su actividad principal?

Como cineasta mi cine siempre está muy comprometido con el mundo de la mujer, yo utilizo la herramienta que es el cine para visualizar situaciones que no sólo están lejos de nosotros sino que están cerca, como es la trata, que no la queremos ver. También me interesan situaciones que hacen que la mujer todavía esté en una desigualdad absoluta, bueno también el cáncer de mama, la maternidad, la discapacidad… muchos temas que como mujer, como madre, como ser humano me interesan y que me los da la vida porque los documentales te los ofrece la vida, los he ido encontrando, como encontré a Irina.

Es evidente que la mujer está muy presente en su trabajo, pero ¿Cuál es su tema referente?

Mi referente, la trata, la abordo una y otra vez… poniendo el foco en las víctimas, en los clientes, como ahora en “Chicas nuevas 24 horas” poniendo el foco en lo lucrativo que es la compra y venta de un ser humano. Es un negocio. La materia prima son seres humanos… es la cosificación de un ser humano para venderlo.

Desnudez del cuerpo, desnudez de derechos en ARTE CINE “Chicas nuevas 24 horas” es su ultimo documental, frecuentemente el documental es una trabajo para pocas personas…

Sí, la acabo de estrenar. De este largometraje me ha sorprendido el éxito que ha tenido en el público sobre todo el público lo ha querido ver. Estamos recorriendo el mundo entero y haciendo un pequeño movimiento transformador. Ayer casualmente se estrenó en Paraguay, en Guaraní precisamente porque en la zona donde son captadas las mujeres y las niñas es la zona del interior del país y las niñas ahí son guaraní parlantes. Por tanto la hemos doblado al Guaraní para llevarla a ellas, que sepan la verdad de lo que ocurre, la verdad de ese sueño migratorio a España.

¿No es muy complicado competir con películas como ‘Pretty Woman’ que la repiten y la repiten en la televisión comercial?

‘Pretty Woman’ ha hecho mucho daño porque ha creado muchos estereotipos con respecto a la prostitución. Yo habló de esclavitud, la trata es la esclavitud del siglo XXI.

¿Se pueden separar prostitución y esclavitud?

Pues es que a mí me parece que no… No todo dentro de la prostitución es trata y explotación humana pero evidentemente la trata con fines de explotación sexual es el tercer negocio ilícito que genera más dinero en el mundo no existiría sin prostitución obviamente.

Los hombres son consumidores necesariamente… ¿Qué tiene que hacer alguien, como hombre o como mujer, para no entrar en esa cadena, de qué debería darse cuenta?

Yo creo que hay que hacer de verdad políticas en los países de origen que den oportunidades reales a estas mujeres, que se den cuenta de que no deben aceptar estos falsos sueños migratorios de una vida mejor. Si en tu país tienes una oportunidad nadie va a emprender el sueño migratorio. ¿Quién quiere separarse de sus niños pequeños? Nadie. Lo haces porque no te queda otra posibilidad para darles una oportunidad. En el caso de las mujeres hay que trabajar en prevención y en el caso de los hombres que son los consumidores, los prostituyentes, a los demandantes hay que enseñarles que este delito existe y desde luego hay que sensibilizarlos y educarlos.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here