Compartir

‘Marisa en los bosques’ está interpretado por Patricia Jordá, una alicantina para quien esta película es su ópera prima. La acompañan en el reparto: Aida de la Cruz, Mauricio Bautista, Carmen Mayordomo, Yohana Cobo, Resu Morales, Xabier Murua, Ana Astorga, Ana Adams, Carmen del Conte, Iban Malo, Montse Pla, Luis Sampedro, Alda Lozano, Fátima Domínguez, Ángel Viriato, Marta Ansino, Gorka de la Nuez, Javier Cabrera y Alberto Acinas.

En diálogo exclusivo para AlicanteMag, Manuel Antonio Velandia Mora mantuvo una entrevista con Antonio Morales, director de ‘Marisa en los bosques’, obra a la que los espectadores asistentes a las proyecciones del XV Festival de Cine de Alicante han concedido el Premio del Público.

Antonio Morales y su opera prima “Marisa en los bosques”, Premio del Público del Festival de Alicante en CINE Está en su ópera prima, pero cuando se le oye hablar por ejemplo en la presentación de la película se tiene la sensación de que estamos frente a alguien que ha dirigido mucho cine…

Tiene que ver con mi experiencia en el teatro y también en la radio, que la he hecho desde muy pequeñito…

Supongo que no es muy fácil hacer una primera película…

Yo he perdido muchas películas por el camino, ésta ha sido la primera y ha sido rodada con lo mínimo, pero con mucha ilusión.

En el film se evidencia mucho el cuidado por los detalles…

Es una película muy trabajada; trabajé durante 5 años en el guión y mi objetivo era que tuviera una estructura muy sencilla pero que pudieras entrar en ella y entender otros elementos que parecen mínimos, aún cuando realmente son más profundos.

En el largometraje se encuentran guiños a la música, directores, actrices, escenografías… hay muchos pequeños homenajes.

Intenté incluir diferentes referencias desde reconocidos internacionales hasta muy españoles como Isabel Pantoja. Es un mundo en el que yo estoy, un mundo muy similar a aquél en el que yo convivo y en el que nos encontrábamos desde la folklórica de turno hasta personajes tan diversos como filósofos franceses o poetas de otros lugares del mundo… Un mundo que está abierto a una serie de personajes singulares de todo tipo y condición.

La otra cosa que es evidente en la película es que nos encontramos con lugares que parecen muy frecuentes para usted: pequeñas salas de teatro, apartamentos que parecen ser las viviendas de los amigos… ¿Esto lo ha hecho no sólo porque es la experiencia cotidiana, sino supongo que también para disminuir costos?

Al escribir el mismo guion ya tienes que estar planteándote espacios… Y situaciones que sabes que por sus costos no vas a poder rodar cuando se tiene un presupuesto tan justo, pero si utilizas bien aquello que tienes a mano en los entornos reales, pues es mucho más fácil.

¿Por qué se decide por éstas y no por otras actrices?

Principalmente porque me son cercanas, pues ya he trabajado con ellas. Desde el principio tuve la idea de que la protagonista de la película sería Patricia Jordá, yo escribía para ella. Prácticamente todas las personas que salen están relacionadas con el mundo del teatro en el que yo me muevo, estaba por ejemplo Yohana Cobo, que es la hija de Penélope Cruz en “Volver”; ella prácticamente está irreconocible, es la “come gambas”.

A mí me interesa muchísimo el contacto humano porque para mí es más importante poder entenderme con los actores a que sean excelentes. Bueno, en esta película son excelentes… Me refiero a que me voy a decantar a trabajar con alguien que sé de antemano que va a entender cómo encontrarme, en lugar de buscar a alguien que esté demasiado bien posicionado en su ego, aún cuando por suerte éstos son los menos. A mí me atrae, por ejemplo, trabajar con alguien como Patricia que no tiene ningún inconveniente en tirarse a una fuente.

Antonio Morales y su opera prima “Marisa en los bosques”, Premio del Público del Festival de Alicante en CINE
Antonio Morales, director de ‘Marisa en los bosques’ – Pic by Manuel Antonio Velandia Mora

En la película hay una escena que está rodada en el orgullo LGTB de Madrid, sin embargo, tiene una música que nos lleva directamente a la historia por lo contradictoria que es.

Ésa es la única escena que se realizó fuera de las dos semanas de montaje. Yo suelo trabajar a partir de imágenes y ésta fue una de las primeras que tenía muy claras en el guión. Por supuesto, no podíamos reproducir el orgullo, pero yo tenía el temor de que al grabarla antes las imágenes fueran a cantar y se notara mucho la diferencia. No podíamos utilizar una cámara muy grande porque a cada momento íbamos a tener que parar el rodaje… Fue muy divertido rodarla… porque es muy concurrida, pues ha pasado de ser una actividad reivindicativa a ser la fiesta de Madrid… Yo me imaginaba a una persona con una crisis muy particular tratando de cruzar toda esa marea de gente tan diversa y tan festiva, entendiendo que en su interior ella no quiere formar parte de eso porque lleva consigo una Semana Santa, de ahí la música.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here