Compartir

Japón esta de moda en España y cuando algo así sucede, se despierta el interés por todo lo relacionado con ese país. La cultura japonesa ha llegado a través de la comida, la cultura y las tradiciones. Teatro Kabuki, sushi, origami, kabana, manga, geisha, suminagashi…

Son muchos los talleres que se están impartiendo de suminagashi en los últimos años. Los diseños son únicos e irrepetibles, porque es muy difícil controlar el desplazamiento de la tinta sobre el agua. Hay que tener mucha pericia para hacer un dibujo concreto, pero si el objetivo es pasar un rato agradable y jugar con las formas, entonces sí que resulta muy relajante y divertido.

Se sitúa en el siglo XII la aparición de este método de decoración de papeles. En encuadernación se suele utilizar para hacer las guardas o las tapas de los libros.Suminagashi, arte japonés, en la encuadernación en ARTE Hay bastantes tutoriales en internet que se pueden consultar y suelen estar bien explicados.

Los materiales más comunes son: pinceles, palitos de madera, cubetas de plástico, tinta china roja y negra, pinturas de colores, flowrelease, hiel de buey, papeles(de algodón, de caligrafía, verjurados, de arroz, folio etc..) o telas . El procedimiento es bastante simple. Se llena con agua el fondo de una cubeta, se moja el pincel en la tinta negra, se deja caer una gota en el agua. Con otro pincel se moja en la roja, se deja caer la gota en el círculo que se ha formado  y así sucesivamente hasta alcanzar el efecto deseado.

Una vez conseguido  el dibujo, se sumerge el papel hasta que quede en contacto con el agua. Se deja el tiempo imprescindible para que se realice la transferencia del dibujo al papel. Se saca  con mucho cuidado de que no se emborrone todo. Se pone el papel sobre una superficie plan y se quita el exceso de agua. Se deja secar completamente el papel y ya se puede utilizar.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here