Compartir
Pic by MVelandiaMPhoto

Los horarios de las salas de arte suelen ser restringidos, incluso éstas no funcionan todos los días de la semana, pero cuando la obra que se expone está de cara al público en los ventanales, se convierten en parte del mobiliario urbano. Esto es lo que sucede en la Casa Bardín, sede del Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert.

En el día Internacional de los Museos, al escoger “decir lo indecible en los museos” las instalaciones efímeras se posicionaron como vehículos novedosos y participativos de comunicación entre las instituciones y el espacio urbano alicantino, subrayando el papel plural de los museos en la mediación relativa a temas controvertidos para nuestro entorno.

Instalaciones efímeras que perduran en las ventanas del Juan Gil-Albert en ARTE
Pic by MVelandiaMPhoto

Diego López Sánchez, Elvis Soria Carrasco, Rafa Muñoz Cervantes y Estefanía Milla Barrios estudiantes de 3º de Arquitectura de la Universidad de Alicante (UA) exploraron el papel de la Arquitectura Efímera en la potenciación de la imagen urbana del Juan Gil-Albert, bajo la dirección de la profesora Adriana Figueiras Robisco y la colaboración de la arquitecta Carmen Sofía Linares.

Su propuesta “El arte tiene permiso para invadir” ocupa los cuatro ventanales, de la planta baja, ubicados en la fachada principal de la Casa Bardín. Está realizada con una serie de pequeños tubos de plástico cuyas irregulares dimensiones y amarres posibilitan diversas direcciones en los elementos que le dan dinamismo a la obra, transformando la arquitectura en algo vivo, incluso en algo cuya vida se extiende más allá de lo preestablecido, que crea una conexión con el público y le invita en un juego de bifurcaciones a hacerlo permanente por medio del registro fotográfico.

Cabe destacar que el proyecto “Arquitecturas Comerciales Efímeras” fue reconocido recientemente con el Premio Nacional de Arquitectura Efímera, Emporia de oro. Los principales objetivos del proyecto fueron la participación activa de estudiantes de arquitectura, comerciantes, instituciones, empresas y ciudadanos en general para favorecer el desarrollo de la ciudad a través de la arquitectura y el arte, al involucrar al entorno en un proceso de colaboración y de compromiso público.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here