Compartir
Marisol Maza_carta
Marisol Maza_carta

T

erritorio y uso del espacio en la contradicción entre el deber ser oficial, aquel que aparece en los mapas y guías turísticas y la versión antioficial del territorio, aquella en que los ciudadanos se apropian del “espacio público”, en un proceso en el que no se mapea puntos o formas, sino actividades, es el tema de la obra de la mexicana Marisol Maza, una artista que une el diseño, la cartografía y la fotografía en una investigación artística socio-antropológica y crítica con el uso del poder y de lo que ello se deriva. En su obra, Marisol no solo no quiere ser ajena a las diversas problemáticas que emergen del uso del “espacio público” sino que desde un discurso reivindicativo asume una posición no pasiva, denunciando con sus cartografías el hecho de que el ser humano y sus necesidades básicas no se cuentan a la hora de ilustrar al turista que se interesa en conocer la ciudad como tampoco cuando los dueños del poder piensan el territorio y su uso. Los espacios de ocupación temporal surgen, afirma Daza, de la crisis de las relaciones entre espacio territorial, entre control y libertad, entre dominio y resistencia.

Hay múltiples lecturas del territorio como múltiples personas que los recorren.

Marisol Maza: lo temporal se ha consolidado como el espacio de lo posible en ARTE ILUSTRACIÓN

¿Quién es Usted?

Marisol Maza, mexicana, vivo en el DF. Estudie artes visuales, arte urbano y trabajo en un proyecto que se llama Cartografías temporales, que es un cuestionamiento de la forma de representación que se tiene de la ciudad.

¿Cuál es el proceso por el que crea sus cartografías?

Hago modificación de los mapas oficiales poniéndoles información de la ciudad móvil sobre la ciudad fija y haciendo un nuevo mapeado y una intervención sobre los mapas oficiales como intervención.

¿Qué entiende usted por ciudad móvil?

Yo lo trabajo como aquello que no es fijo, son esas actividades cotidianas en que el espacio público es una construcción social en constante movimiento, que varía día a día; no es contante a pesar de que algunas formas se repiten por lo que el permanente cambio es una señal identitaria.

¿El trabajo sexual, si es que aparece en sus mapas, es parte de la ciudad fija o de la ciudad móvil?

Es intermitente porque se tienen, de pronto, calles que se ofertan para el trabajo sexual, puedes ubicar ahí a las personas; no a la misma persona en el mismo sitio, pero sabes que si vas a esa calle las encontrarás en ese lugar.

Esa intermitencia es una razón para que no aparezcan en los mapas oficiales, es una información que se oculta…

Si es extraño que aparezca, aun cuando si está en los mapas de Ámsterdam, pero allí están las vitrinas, no las personas. Hay otras formas de prostitución que no aparecen porque no están oficializadas y que también seguramente estarán en otra zona.

¿Para las personas puede llegar a significar un riesgo que en las cartografías aparezcan lugares y oficios tradicionalmente considerados cercanos al delito?

Ciertas formas ilegales aparecen por supuesto pero son abiertamente conocidas, las autoridades de policía por ejemplo saben que allí existen; cuando tú vas por la calle sabes exactamente dónde está todo, en ese caso yo no estoy haciendo una denuncia. Siempre he tenido cuidado de no hacer algo realmente comprometedor y lo que he marcado es abiertamente conocido.

Su trabajo es antropológico…

Sí, tiene mucho que ver… algunos de los referentes son autores que trabajan estos temas sociales.

¿Sus cartografías se elaboran pensando en que tengan alguna utilidad o su proceso es eminentemente artístico, es decir, el disfrute estético por ejemplo?

Es cuestionar las formas de representación, estar en constante cuestionamiento de cómo es que se representa la ciudad, qué valores se representan, a quién responden y quiénes son las instancias que marcan esos puntos y con qué objetivos. No es que mi información sea más verdadera o más real, es otra forma de representar la realidad.  La información no tiene por qué estar oficializada en un solo sentido.

La cartografía es un lenguaje y este puede ser repetitivo o generador de mundos…

Hay múltiples lecturas del territorio como múltiples personas que los recorren.

La representación de lo no representado es igualmente un acto político. Las mujeres hacen usos del espacio diferentes a los que generalmente hacen los hombres, ¿es la suya una lectura feminista de éste?

Es un acto político salir a la calle y caminar en determinadas ciudades. En realidad y en general para la mujer la calle siempre ha sido un territorio de violencia, por lo menos en Latinoamérica andar sola por la calle es un riesgo. Mi trabajo precisamente me lleva a estar caminando por la calle, porque no puedo poner algo en el mapa algo que ocurre ocasionalmente. Es apropiarme del espacio a pesar del miedo, porque el espacio es de quien trabaja ahí, de quien lo utiliza, de quien va de paso ya sea de forma continua o muy ocasionalmente, todos tenemos derecho al espacio.

El cuerpo es un territorio y en él también se ejerce el poder, hay parcelas corporales públicas y parcelas corporales privadas…

Lo público y lo privado en el cuerpo están siempre en constante negociación, no hay un límite de qué es privado o qué es público, depende de la negociación y si hay respeto y acuerdo con el otro el cuerpo se utiliza territorialmente de forma diferente. Los límites se modifican, se diluyen…

¿De qué lugares ha hecho mapas?

Del centro de ciudad de México, por ejemplo en la Merced que es un mercado mayorista; en Barcelona en las Ramblas, en el Rabal, en la zona del puerto y la playa; en Quito en una residencia que hice en la Galería NO lugar y también en Maracaibo que hice ocupaciones del espacio. En el Ateneo Centro de Bellas artes en un laboratorio de producción llamado Arte Mula, durante una semana recopilé materiales con los que hacen los puestos de venta ambulantes, que son en su mayoría materiales reciclados y con una economía limitada recreé un puesto dentro del espacio expositivo.

Sus cartas se parecen a las cartas oficiales…

Sí, utilizo los mismos tipos de papeles, letras, colores, símbolos en los mapas impresos, parte de la idea de camuflaje, incluso uso logos oficiales. Así para la policía y los funcionarios no son tan evidentes y entonces permanecen por más tiempo. Trato de que no sea obvio. Los pongo en los puntos institucionales de información. Algunas veces están ahí circulando.

¿Para Usted qué es lo más importante de su obra?

Que circulen las cartografías en las calles, en los espacios oficiales, en los puntos de información, pero también hago registro fotográfico. Lo que he mostrado en las galerías son los mapas y los registros de las acciones, de todo el proceso. Lo que me interesa es la construcción y los resultados.

¿Por qué le interesó Residencias AQuemaRopa?

Lo que más me gustó fue la posibilidad de estar escuchando a gente profesional; mostrar el trabajo, que es una manera enriquecedora de recibir aportes a la forma como ves tu trabajo e igualmente ver y conocer el trabajo de los compañeros y los comentarios y aportaciones que te puedan hacer. Antes estuve en Residencias en Quito y Maracaibo, este formato es más corto pero en realidad creo que lo importante es generar vínculos y recibir aportes a los que se les pueda sacar partido.

¿Qué está produciendo aquí?

Hago documentación de fotografía, haré transferencias  e intervención con acuarelas sobre el muro.

Sobre la artista lea:
Página Web 
Facebook 
marisolmaza@gmail.com

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here