Compartir

Carles Esquembre es un joven ilustrador a quien le interesa la memoria histórica, tema que combina perfectamente con su pasión por la ilustración, algo que hace desde muy pequeño, profesión a la que actualmente dedica su existencia.

Lorca está en la cabeza de muchos amantes de la poesía y la literatura en general, por cumplirse 83 años de su asesinato (9 de julio de 1965). Su estadía en Nueva York fue descrita por él como “una de las experiencias más útiles de su vida”. Pero poco sabemos de esa estancia en un lugar al que denominó como «geometría y angustia» y en el que experimentó «la esclavitud dolorosa del hombre y máquina juntos».

Sobre esa vida en NY, Carles Esquembre investiga recurriendo a la fotografía, textos de especialistas y los mismos escritos de Lorca. El resultado una maravillosa novela gráfica “Lorca en Nueva York”. Sobre la obra y proyectos hablaron Esquembre y Manuel Antonio Velandia Mora, en exclusiva para AlicanteMag.

Carlos, ¿cómo llegó a ser el ilustrador?

Como dice mi padre, creo que soy ilustrador desde que tenía un año de edad, ilustrar forma parte del desarrollo creativo de cualquier persona, sólo que hay gente que cuando llegamos a ciertas edades lo dejamos y otros que lo seguimos. Creo que el dibujo está en todas las personas y yo decidí hacer de ello una profesión. La gente dice: “creo que yo no sé dibujar”, pero claro si lo han dejado desde que tenían 4 o 3 años no saben hacerlo.

¿Ha asistido a una escuela de formación en ilustración?

Desde pequeño vas mirando, tienes influencia de todos los libros que hay en tu entorno familiar, de la calle misma pero luego sí me formé en Barcelona en la escuela JOSO, que es una de las más conocidas de Europa; una gran cantera de la gente del sector del cómic incluso a nivel mundial.

¿Recomendaría a los jóvenes que busquen formarse? 

Sí, yo estoy seguro que sí. Es necesario formarse, creo que hay gente que tiene una creatividad innata, que son talento puro, pero la formación es súper importante y debe ser continua. Siempre se puede aprender de todo y de todos.

¿Por qué le interesa Poeta en Nueva York?

Porque me gusta mucho Lorca y en especial el periodo de poeta en NY que tenía elementos para una historia, para una película incluso. Lo tenemos todo, el final de los años 20, la crisis económica, una personalidad herida habitando en aquella ciudad; el futuro está ahí, en Nueva York y mejor si es una persona como él, más cercano del otro lado que de éste.

Esquembre ilustra una visión original de Lorca en NY en ILUSTRACIÓN
Carles Esquembre, Pic by MVelandiaM

¿El hecho de ser para Lorca un momento histórico pero también de crisis intelectual y afectiva marco también su interés?

Todo permite desarrollar una serie de metáforas cinestéticas y lenguaje propio del creador cuando está en Nueva York y el hecho de crear en venganza, un poco, al surrealismo de sus amigos Dalí y Buñuel; es lo que posibilita este libro Poeta en Nueva York, en él trasciende géneros y a mí me parecía que tenía imágenes muy potentes, visualmente es muy violento y se podía trasladar al lenguaje del cómic jugando con los paisajes oníricos, pero también el costumbrismo y la cotidianidad del día a día de un chico en la Universidad de Nueva York. Me parecía que había una gran historia.

La Vida del poeta en Nueva York es una expresión de sus crisis, parece ser una ruptura con el surrealismo pero sabemos que no es así….

Bueno, pues él va allí con la excusa de aprender el idioma pero la realidad es que está inmerso en una profunda depresión causada por una ruptura sentimental con el escultor Emilio Aladrén y la ruptura de su amistad con Dalí y Buñuel, que consideraban que el Romancero era una obra caduca y putrefacta. Digamos que se encuentra con el acontecer caótico y desarrolla un tipo de escritura que él llama “Espiritualista”, proponiendo una mirada estética a todos esos elementos, aun cuando luego se haya catalogado la obra como surrealista.

Esquembre ilustra una visión original de Lorca en NY en ILUSTRACIÓN
Carles Esquembre, Pic by MVelandiaM

Escuchándolo queda la sensación de que ha leído muchísimo a Lorca…

Bueno, no soy experto en Lorca, me he tenido que empapar muchísimo para poder contarlo; de hecho en la presentaciones me sorprendo a mí mismo hablando más de Lorca que del cómic. El libro ha tenido muy buena acogida dentro del sector de  la literatura, digamos… Yo tenía muchísimo miedo de que descubrieran mi farsa, que era un impostor pero ha sido muy bien acogido por los lorquistas.

La familia de Lorca no está muy entusiasmada con que se hable de que él era homosexual o que se exhume el cadáver, ¿ha sido esto un contratiempo?

La propia familia de Lorca ha tenido aceptación del libro, sus sobrinas ya lo conocían cuando salió y al igual que los lorquistas reconocidos lo han aceptado.

Para crear las gráficas debió hacer un estudio exhaustivo de la época, no solo conceptual y en la literatura sino también visual, consultar fotografías, ilustraciones; tal vez incluso planos de la ciudad… ¿qué línea le da a los dibujos?

Como has dicho antes uso referencia fotográficas, no es solamente un excusa para realizar el trabajo sino que además Lorca quería que la fotografía formara parte de Poeta en Nueva York, porque él deseaba acompañar el libro con una serie de postales turísticas, hacer fotomontajes, que en esos momentos se habían puesto muy de moda, también lo hacían Lekuona y Man Ray.

Él quería incluir ese tipo de mezcla de fotografía con dibujos porque también era dibujante, llevó la obra a su editor José Bergamín y fue éste quien le hizo desestimar la idea. Esa escena aparece en el cómic que es en blanco y negro porque NY es una ciudad BN. He hecho mucho collage, mucha referencia fotográfica como alusión a la época. También hay libros sobre este periodo, está por ejemplo uno sobre Nueva York de Julio Camba, muy bueno, que se llama La ciudad automática que es del mismo año de cuando él estuvo en Nueva York y todo esto me ayudó a crear un ambiente.

¿Este aproximarse a Lorca a partir del cómic le permite al lector revivirlo?

Ojala, ojalá, de hecho el cómic surge con el 80 aniversario de su triste célebre asesinato y es curioso cómo hay gente que todavía hoy en día no sabe nada o que en los libros de texto se afirme que murió, pero a él lo mataron; que un autor de cómics se vea obligado a poner en los anexos que a él lo asesinaron me parece también un trabajo de divulgación.

¿El cómic contribuye a reconstruir la memoria histórica?

Sí, totalmente; además estoy muy implicado en la memoria histórica en general, mi próximo trabajo es sobre la Brigada Lincoln que son los voluntarios norteamericanos que vinieron aquí a luchar contra el fascismo. Pienso que es súper importante mantener esto vivo y mostrarlo y no censurarlo ni olvidarlo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here