Compartir
Obra de Raquel Puerta-Varó Pic by MVelandiaM

Siendo hoy la última oportunidad para disfrutar una visita guiada con artista y comisaria de la exposición Liberaciones de realidad/ Liberaciones de identidad/Liberaciones de espacio, Manuel Antonio Velandia Mora dialoga con ellas en exclusiva para AlicanteMag.

Raquel Puerta-Varó es profesora de la Facultad de Bellas Artes de Altea, expone desde el pasado 14 de marzo hasta el jueves 20 de abril de 2017 en la Casa Bardín del Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert. A través de su proyecto Liberaciones de la realidad / Liberaciones de identidad / Liberaciones de espacio, incide en una línea de investigación que busca una nueva definición espacial para el medio escultórico.

Raquel, el blanco y el dorado son colores que aparecen en varias de las piezas, ¿qué quiere contar con el dorado?

Dependiendo de la pieza estoy contando esa necesidad de mostrar lo más íntimo que también es lo más preciado y dependiendo de cómo está puesto junto a los imperdibles o en diferentes zonas que son más más hirientes estoy hablando de la opresión, del desahogo y en relación con el momento. Lógicamente cuando nos liberamos nos herimos.

Raquel Puerta-Varó o la sutileza como lenguaje artístico para expresar la liberación personal en ESCULTURA
Obra de Raquel Puerta-Varó Pic by MVelandiaM

Me llama muchísimo la atención que cuando circulo por el espacio me encuentro con obras realizadas en papel y en otros materiales tejidos naturales aun cuando siento que el énfasis lo pone en la luz ¿por qué estas tres cosas?

Las tres hacen el compendio de todo. El papel está trabajado en algunas ocasiones como si fuera tela, está cosido, perforado, tiene cremalleras. Muchas veces no sabes si es tejido o no. Por supuesto la luz es el espacio y entonces tiene que haber esa relación, ese diálogo de todo con todo para que realmente fluya la idea que yo quiero transmitir.

¿Estamos hablando entonces que la luz y la forma de poner los materiales hacen la escultura?

Para mí una escultura sí es el espacio escultórico, dependiendo dónde yo ubique o posicione una pieza me va decir una cosa o a decir otra. Dependiendo de mi necesidad de contar esa liberación pues trabajo de una manera o trabajo de otra.

Transgresiones, fracturas en muchas de las piezas pero con un lenguaje muy sutil… una sutileza que también da pie a múltiples lecturas…

Yo siempre soy muy sutil, no me gusta ser explícita ni ser literal porque como he dicho, cada uno abre el abanico y es libre su interpretación, tal como lo considere y dependiendo de su estado de ánimo.  No me siento cómoda siendo directa, he preferido trabajar en este ámbito de sutileza donde todo el mundo se siente cómodo para reflexionar. Me interesan las múltiples lecturas que son las que valen para el espectador… quiero despertar no dirigir porque hay simplemente que mostrar y lograr que se disfrute.

¿Raquel es evidente que una obra siempre tiene la lectura del artista, la lectura del comisario y la lectura del público es fácil tratar de conciliar estás tres ideas?

Al final es como la vida misma, el artista no vive aislado en un burbuja, tú tienes que coexistir con todo tu entorno, así mismo es la obra en cada contexto en que la pongas; ahora está en esta Sala pero en un futuro puede estar puesta en otra y va a cobrar otro sentido. Cada persona que venga a visitarla experimentará sus vivencias y también va a tener otra percepción. Yo considero que la obra de arte siempre será distinta porque cada persona que la percibe es diferente.

Raquel Puerta-Varó o la sutileza como lenguaje artístico para expresar la liberación personal en ESCULTURA
Raquel Puerta-Varó –artista- y Rocío Guijarro –comisaria-.

Rocío Guijarro es la comisaria de la exposición Liberaciones de realidad/ Liberaciones de identidad/Liberaciones de espacio.

¿Hay una lectura distinta de una obra que es construida por una mujer, con un discurso de mujer, cuando la comisaria es una mujer?

Tú nos comentabas que la mirada de una mujer suele tener un sentido distinto, una cierta sensibilidad diferente pero el hecho de que sea una temática muy femenina y que la artista sea mujer y la comisaria también, le da un triple valor añadido que lo envuelve con ese halo que es diferente a si hubiera otros elementos masculinos y tal vez por ello a lo mejor o tal vez no.

¿Eso implicaría que esa lectura que hacen dos mujeres cuando montan una exposición, sus experiencias de vida, su información y sus intereses van a lograr que la obra sea entendida por los hombres de una manera distinta?

Yo creo que no, al final cada persona tiene en su lectura totalmente particular totalmente subjetiva, dependiendo de sus vivencias, de sus percepciones personales; al igual que con la música ésta no hace sentir a las personas del mismo modo, también depende de en qué momento de su vida se encuentran. Por lo menos en el arte depende de cómo seas, tú tienes una percepción. El hecho de que se interprete como femenino también puede llevar a esa lectura en la que se interpreta desde el punto de vista que no puede quedarse neutral.

Me llama la atención que veo en varias de las obras una especie de señales de violencia que bien pueden ser interpretadas desde una perspectiva de género y que se presentan de una manera muy plástica pero también cruda, siento la piel cosida a la fuerza con ganchos de nodriza o imperdibles, algo que implica para mí un tratar de remendar lo que a veces es difícil de coser…

Es muy interesante que tú hagas esa lectura sobre la violencia de género porque en ningún momento la artista hace referencia a dicha violencia. Únicamente es la propia violencia que a lo mejor nos estamos haciendo cada uno de nosotros sin saberlo. El hecho de querer hacer algo y a lo mejor por presión de la sociedad no hacerlo en también una forma de herirnos, de coartarnos esa libertad que tenemos que romper y que tenemos que curar, coser esas heridas

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here