Compartir

L

Los estados salvajes de la razón vistos en la obra escultórica de Aurelio Ayela en ESCULTURA a obra de Aurelio Ayela mezcla el sentido del humor, el desparpajo, la hibridación con otros medios y la elaboración conceptual de alto calado. En las dos esculturas que Ayela presenta en Pumps Project, en Las Cigarreras de Alicante, el artista reflexiona sobre la identidad particular y la identidad social, ideas que se imbrican pero que igualmente se separan en la vivencia de lo cotidiano.

¿Por qué le interesa el cruce entre lo humano y lo industrial?

Los humanos, con la potencial libertad de cada individuo para cuestionar los términos de la propia existencia, somos la máxima expresión de la creatividad de lo salvaje. El miedo a asumir esa libertad, a desarrollar ese poder de modo auténticamente responsable, ha reducido al hombre a un estándar de conformidad o rebeldía automáticas desprovistas de autonomía real.

Su obra retoma elementos producidos industrialmente a los que usted interviene transformando su contenido, forma y función, dándoles un nuevo continente y contenido…

En mi obra, que aquí presento, los espacios internos son desiguales, definen el carácter de construcción, generan el impacto visual de construcción industrial. La identidad como constructo sujeto a un tema social posibilita límites que son un poco estandarizados, son un símbolo de que no se es uno mismo desde el interior sino que se moviliza. La identidad, como constructo sujeto a lo social, como constructo industrial, como constructo mercantil tiende a la estandarización clásica, mientras que la naturaleza tiende a la estandarización como método para facilitar la productividad, con una diferencia, que siempre permite la inclusión de la variable.

La naturaleza hace permutaciones que posibilitan los cambios genéticos, el reequilibrio de todo el sistema. En la industria es diferente, sólo obedece a su propia esfera

Esto es diferente en la sociedad porque en ella el cambio en un sistema, en un ser humano, por ejemplo, afecta a los demás sistemas. ¿Equipara usted el armario al sujeto o a la sociedad?

Yo equiparo el conjunto del sistema de taquillas a la organización social, a la relación social que impone la concepción económica. Las relaciones humanas, las relaciones de pareja tienden a una ordenación económica, casi, casi se elige a la pareja de un modo emocional puro, es también la pareja un valor de mercado. La pareja responde a una serie de expectativas de imagen física…

Los estados salvajes de la razón vistos en la obra escultórica de Aurelio Ayela en ESCULTURA ¿La sociedad es tan deformada como la obra que presenta?

Los cambios individuales son posibles gracias a cambios eminentemente particulares, son rebeldías al deber ser socialmente estandarizado, que de alguna forma contribuyen a los cambios sociales… esos cambios los represento con deformaciones logradas con gatos de coche; en la obra los espacios internos evidencian que en los espacios internos de lo humano y lo social no hay dos iguales.

Los sistemas de rebeldía también son automatizados, las compañías hacen apologías de libertad, lo vemos en la publicidad, algunas usan banderas, pancartas… todos sabemos que en realidad están sirviéndote una imagen de libertad tipificada pero no una libertad auténtica. La chica que es rebelde se rapa la cabeza…

La posesión de valores económicos y el poder son atractivos en la conquista, lo son mucho más que la ternura o el conocimiento, se dice que se prefiere a alguien que nos haga reír, pero la mejor sonrisa la aporta alguien que tenga una imagen social consolidada y una economía resuelta…

El estatus social es lo que condiciona el principio de relación, estamos en una sociedad clasista, una relación debe ser una buena inversión.

Si todos naciéramos libres y eligiéramos libremente, la sociedad no tendría cómo controlarnos, la sociedad se basa en el control… ¿La idea del gato que abre el territorio y las bridas que lo constriñen qué significan en su obra?

La tensión en la sociedad es estable, pero la tensión estable es dinámica, no hay tanta homogenización. Expreso la idea de que un objeto tiene memoria de lo que es en su función esencial que es ordenación en su trabajo y en su funcionamiento. Yo lo que quiero es que los objetos puedan acceder a otro tipo de poéticas, que tengan otra personalidad, otra identidad, que tengan matiz.

¿El elemento esencial de su obra es que un elemento de la vida cotidiana sirva para contar una idea?

Sí, de hecho de eso viene el nombre de la obra Estados salvajes de la razón / Razones de estado de lo salvaje. Los estados salvajes de la razón pueden llevarse al límite, ya la sociedad ha pasado hasta los extremos del maximalismo más caníbal como en el fascismo, que es un sistema de nacionalización que nos dice que algunos seres humanos son más legítimamente dueños de su existencia que otros.

Pero eso sucede con cualquier forma de integrismo…

Todo integrismo parcializa un pedazo de la sociedad como la válida y la otra no. Para mí esos son los estados salvajes de la razón que se imponen por encima de razones, sentimientos; son razones ideológicas puras y sin embargo para mí las razones de estado de lo salvaje es como la naturaleza teniendo un comportamiento brutal que define, sin embargo, esa posibilidad de variante en el estandarizado; ese estándar permite siempre el elemento extraño, la individualidad plena. Hasta un copo de nieve que parece igual a otros es único, nunca ha habido dos copos de nieve que sean iguales.

En la sociedad las paredes de la identidad son rígidas pero no son sólidas, también son permeables…

Claro. Un objeto rígido, homologado e idéntico a otros en sus partes como un “locker” (una taquilla) tiene elementos que lo individualizan, las personas ponen en él algo de su identidad. Lo humano se abre paso aún en los sistemas más adversos…

Bueno pero también algunos tienen armarios construidos a medida, por ejemplo algunos gays tienen armarios tan amplios como la ciudad…

No sólo los gays. Las personas establecen grados de diferencia, en general el problema es que se solapa la identidad profunda con una especie de pegatinas, eso que tú llamabas múltiples identidades… para que tengan menos identidad, de adhesivo social, que es el que te define. Pongamos un ejemplo, los hipsters se caracterizan por una sensibilidad variada, alejada de las corrientes culturales predominantes pero tienen una idea completa adulterada que reúne diversos arquetipos estéticos de rebeldes como los propios rebeldes o los nuevos románticos, pero sin ningún contenido. ¿Ves al dedillo cómo todo lo que se supone un guiño de rebeldía se vuelve una moda, una estandarización?

Una de las obras es un aspa y como todo aspa genera tensión, de tejado, de refugio. A mí me recuerda a un elemento de una pieza espacial. Un elemento un poco alien… es un elemento que no sólo tiene tensiones, sino que las sitúa como un elemento ajeno a la gravedad, a la idea utópica de libertad, es una dramatización del equilibrio.

Por ejemplo, en esta otra obra pongo dos naranjas como soporte pero son un soporte falso…

Los estados salvajes de la razón vistos en la obra escultórica de Aurelio Ayela en ESCULTURA

Igual que en la política y el voto… las personas creen que cambian la sociedad votando por el mismo…

De hecho, lo que reequilibra al sistema (la obra) es en principio un elemento natural, lo hace falsamente, porque lo que equilibra el sistema en la obra es una pieza metálica, pero al mismo tiempo ese elemento natural se vincula estéticamente a la brida, son del mismo color. Mi trabajo siempre está a un paso del diseño industrial, ésta es mi formación, a un paso de la escultura, del arte… Me gusta que mis piezas tengan una supuesta utilidad… se supone que el arte no puede tener una utilidad, pero a mí me gustaría que alguien la colocara en su casa y le diera una funcionalidad.

De hecho usted rescata esa funcionalidad de la pieza… pero le da otra función…

Esto ahora podría ser un aparador, pasaría de taquilla a aparador, un poco extravagante eso sí. A nivel de idea y construcción es una idea muy sofisticada. Tiene elementos decorativos de color vivo que contrastan con lo gris, lo triste. Como ya había dicho, el arte no imita a la naturaleza, el arte es naturaleza… es bricolaje salvaje.

EXPOSICIÓN

‘Pumps Project: Estados salvajes de la razón/Razones de estado de lo salvaje’
Aurelio Ayela
Centro Cultural Las Cigarreras

Inauguración de la exposición: viernes 24 de abril, a las 20 h.
La muestra podrá visitarse hasta el próximo 31 de mayo.

NOTA: AlicanteMag no se hace responsable de eventuales cambios en la programación.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here