Compartir
Obra de Juan Carlos Rosa Casasola by Manuel Velandia
Obra de Juan Carlos Rosa Casasola by Manuel Velandia

L

os seres humanos han llegado a la categoría de cosas y muchas cosas valen mucho más que algunas personas. La mercantilización del cuerpo y de la cultura son el espacio de reflexión de Juan Carlos Rosa Casasola, una propuesta artística basada en el apilaje y el manejo del color que aportan las prendas, generalmente producidas en hacinamiento y esclavitud laboral por personas quienes además son víctimas de la falta de presupuestos en cultura, educación y salud. Para Juan Carlos, su obra también reflexiona y busca hacer razonar al espectador sobre lo íntimo y lo privado, la identidad particular y social y su proyección en las redes sociales. Conceptos como acumulación, consumismo, moda, muerte del papel impreso y libro digital salpican sus diálogos y justifican su producción artística.

¿Cuéntele a nuestros lectores quién es Usted?

Juan Carlos Rosa Casasola: Dona tu ropa al arte en ARTE ESCULTURA

Soy de Benidorm pero vivo en Valencia, he pasado un tiempo fuera de España, fui un año a Múnich y ahora voya Berlín para estudiar en máster allá. Inicié Bellas artes en Altea, luego fui a Valencia, primero para hacer un máster en Producción Artística, Especialidad en Pensamiento y Cultura Visual, y actualmente otro máster en Artes Visuales y Multimedia. 

¿Cómo llega a “BestSellers” la obra que produce actualmente?

Estoy simultáneamente en varias series, en BestSellers trabajo con ropa. La idea de la que parto es que en un plazo de cinco años si no invertimos en cultura y en educación y desapareciera el papel por el libro electrónico, deberíamos preguntarnos qué llenaría las estanterías de nuestra casa. En Benidorm, por ejemplo, la inversión en cultura es muy pequeña, pero eso también sucede en España y en todo el planeta. A mí me da miedo porque invertir en cultura no es rentable porque no es lo mismo que invertir en la industria de la ropa, que si tiene un gran rendimiento económico. Pareciera que las personas necesitan tener la última prenda que ha salido y no la posibilidad de leer un libro o apreciar una obra de arte. 

¿Qué desea introducir con el uso del video móvil en su producción artística?

Que la obra sea participativa o que cree una acción. Muchas de las obras son performances en las que estoy solo y de la que sólo queda un registro en fotografía móvil e incluso vídeos

¿Los registros los subes a las redes sociales?

Algunos sí, otros los dejo para presentarlos en un espacio expositivo concreto, es también una forma de conservar los derechos de la imagen. Cuando los subo a la Web, es un trabajo acumulable del que no siempre se pueden reclamar derechos; a estas puede acceder todo el mundo.

Tengo entendido que en su viaje a NY realizó una serie de selfies en los que en los vestier de importantes tiendas ponía sus prendas en un grupo y las que había tomado de los estantes de la tienda en otro y usted de ubicaba en medio, ¿qué pretendía con este proyecto?

Pues fue una performance privada, paseé por tiendas de la Quinta avenida, entré en cada una de ellas, seleccioné prendas en los mismos colores de las mías, sin diferenciar si eran vendidas para hombre o mujer porque lo importante era el color luego me las probé. En otro proyecto tomé el máximo de prendas que la tienda me permitía probarme, iba al probador, las plegaba, colocaba y fotografiaba junto a la que yo traía de casa en una mochila. El vestier es el único lugar en el que puedes fotografiar porque es privado y no saben que estoy haciendo fotos. Yo los videos e imágenes los pongo en las redes de tal manera que invitan al observador a verlas una tras otra, aumentando su desea de ver más… se consume la imagen rápidamente como si no tuviera valor.

¿Su obra es efímera?

Algunas piezas sí. También me interesa lo efímero, como el filete que requieres que este calientico al comienzo y luego no importa. Me interesa también la comida, los conservantes… se supone que ahora, al morir, nuestro cuerpo permanece por más tiempo intacto.

También ha hecho otro tipo de intervenciones como bibliotecas de prendas

Juan Carlos Rosa Casasola: Dona tu ropa al arte en ARTE ESCULTURA

Sí, hice unas intervenciones en bibliotecas. En una de ellas tomé la sección de historia de arte, retiré todos los libros, forré todos los estantes con papel fluorescente y brillante, puse luces e introduje objetos y accesorios de mujeres. Es una lectura sobre cómo la cultura en un proceso comercial; me interesaba lo femenino porque las mujeres faltan en los libros de arte. Enotrainstalación dejé todos los estantes vacíos, los rellené con ropa plegada a modo de libros. Durante 45 días simulamos una biblioteca llena. El llenado y vaciado le recordaba al usuario frecuentemente la importancia quetiene la falta de recursos para la cultura y lo que significa convertir la biblioteca en una boutique.

También interviene otros espacios, por ejemplo simula las estructuras de un edificio…

Sí hay una serie que las piezas forman columnas, el título es #Betsellers #Bildung que significa en alemán tanto construcción como educación. Las columnas suelen estar en lugares poco accesibles o no utilizados para el arte como una esquina o una metopa.

Aun cuando trabaja todos los colores parece decantarse más por el colorido vibrante y el discurso sombrío…

Me interesa que cuando se perciba la obra se transmita algo de alegría aunque mis reflexiones sean críticas; prefiero un color más pop, proactivo, en cierta manera. Para una pieza que trabajo en Residencias A Quemarropa utilizo prendas de colores negros, grises, verde oscuros, marrones y azules marinos, las someto a legía para desinfectarlas y como proceso para obtener colores vibrantes como rosas, naranjas, amarillos; una gama cromática muy interesante.

¿Qué significa para Usted haber sido seleccionado para Residencias A Quemarropa?

Hay muchos puntos que las hacen interesantes, mostrar mi trabajo y conocer el de otros artistas, ver y ser visto por especialistas en el tema, poder ver trabajos diversos de profesionales y que ello me genere más trabajo, que lo mío le dé pie a otros para producir alguna pieza o reflexión, eso es genial.

Más información sobre Juan Carlos Rosa Casasola disponible en los siguientes links:

Correo electrónico juancarlosrosacasasola@hotmail.com 
Página Web 
Facebook
 

Juan Carlos Rosa Casasola: Dona tu ropa al arte en ARTE ESCULTURA

2 COMENTARIOS

  1. Estimado Manuel Antonio,

    Me dirijo a ti con todos los respetos y con el único afán de contribuir a mejorar los contenidos que planteas en tu blog, así como animar a que el respeto que profesamos por el arte y los artistas sea todavía más profundo.
    No puedo evitar sentirme molesto al ver las imágenes de la obra de este autor con tu nombre impreso, no porque sea el tuyo por supuesto, sino porque no es el suyo (el del autor) y en este caso las etiquetas están de más. Entiendo perfectamente que el motivo de ello pueda radicar en un afán por proteger la captura, pero con ello puede que no hayamos caído en la cuenta que se trata de una imagen apropiada de la obra de un autor sobre la que creo que no ostentas propiedad alguna. Desde luego, cada uno en sus contenidos puede hacer lo que quiera, hasta interpretar a su modo la propiedad intelectual, pero denota poca sensibilidad. Tal vez sería más apropiado incluir una nota aclaratoria en la que se indique la autoría de la imagen y permitir que la obra se perciba libre del constreñimiento que imponen las licencias. Desde luego, es tu elección.

    Un saludo.

  2. Gracias por su comentario Pablo, que me ha hecho reflexionar con relación al Apropiacionismo en el arte, específicamente en la fotografía. En especial me llama la atención una parte de su aporte que dice “Desde luego, cada uno en sus contenidos puede hacer lo que quiera, hasta interpretar a su modo la propiedad intelectual, pero denota poca sensibilidad”.
    Como creo que mi decisión no denota esa “poca sensibilidad” de la que Usted escribe y por considerar que su comentario contribuye a un debate importante, incluyendo una parte del mismo que dice “puede que no hayamos caído en la cuenta que se trata de una imagen apropiada de la obra de un autor” me parece importante responder a su comentario.
    Justo en estos días subía a Faccebook una nota sobre los derechos de autor y la fotografía dado que en Europa y otros lugares del mundo se discute sobre los derechos de autor de la arquitectura y si las construcciones y esculturas urbanas pueden fotografiarse y publicarse.
    La arquitectura se define como el “arte de proyectar y construir edificios”. Por tanto es una obra tanto funcional como artística, la escultura es meramente artística. Al ser las dos artísticas tienen derechos de autor.
    Es verdad que se pueden fotografiar las obras situadas en espacios públicas y que las imágenes pueden ser reproducidas, distribuidas y comunicadas libremente por medio de pinturas, dibujos, fotografías y procedimientos audiovisuales (Blanca Cortez, 2015)); también es verdad que lo mismo sucede si las obras están expuestas en galerías, que también son espacios públicos, y no existe una norma explícita que lo prohíba. Incluso, museos con normas al respecto abren sus puertas a los fotógrafos en días especiales como el Día de los museos y permiten fotografiar obras que en otras ocasiones no pueden ser fotografiados. Cabe añadir que yo tenía permiso para fotografiar.
    Las fotografías son obras en sí mismas y también tienen derechos de autor, y es su decisión firmarlas, cómo hacerlo o si no lo hacen.
    En su texto “Apropiacionismo de imágenes” Dolores Furió Vita, dice: Desde comienzos de la década de los noventa, los artistas reutilizan y recomponen obras realizadas por otros autores, apropiándose de productos culturales que hay disponibles.
    De esta forma desaparecen las distinciones entre creación y obra, producción y consumo, obra original y ready-made. Si bien estos presupuestos ya fueron enunciados por otros autores, una de las novedades que se vislumbran en la lectura del libro es la indistinción que establece entre el “artista” consagrado y el usuario consumidor que opera en las redes sociales, ya que ambos se encargan de «postproducir» “aquellos fragmentos culturales extraídos de la marea de signos en la que navegan a la deriva (una deriva rimbaudiana, en el bateau ivre de la cultura espectacular contemporánea)”. (RONCERO, Israel, en Revista núm. 16, Asociación Aragonesa de Críticos de Arte, septiembre de 2011.)
    La obra artística deja de ser algo acabado (Umberto Eco), para pasar a ser una obra postproducida indefinidamente a través de la cadena infinita y rizomática de contribuciones. Los usuarios son consumidores de contenidos, al tiempo que los producen y a su vez aluden a otros objetos culturales, quedando abolido el copyright y proponiendo la colectivización de la propiedad intelectual (Creative Commons). En palabras de Borriaud: “Podríamos decir que tales artistas que insertan su propio trabajo en el de otros contribuyen a abolir la distinción tradicional entre producción y consumo, creación y copia, ready-made y obra original. La materia que manipulan ya no es materia prima. Para ellos no se trata ya de elaborar una forma a partir de un material en bruto, sino de trabajar con objetos que ya están circulando en el mercado cultural, es decir, ya informados por otros”. (Roncero obra citada).
    Para cerrar, quiero decir que igualmente me hace reflexionar su cierre de comentario “Tal vez sería más apropiado incluir una nota aclaratoria en la que se indique la autoría de la imagen y permitir que la obra se perciba libre del constreñimiento que imponen las licencias”. El problema radica en que cuando una foto se observa, poco se leen las notas aclaratorias, sin embargo si es posible poner una firma menos evidente.
    Gracias, por su aporte,
    Manuel Antonio Velandia Mora

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here