Compartir

En el marco del tercer encuentro hispano árabe ‘La Kasbah del Artista’ que estos días, del 24 al 29 de julio, se celebra en Alicante, tendrá lugar la performance ‘Desechables limpieza social’, un proyecto de foto instalación obra del polifacético creador Manuel Antonio Velandia. Se trata de una reflexión artística multidisciplinar sobre el conflicto armado colombiano, que une performance, fotografía e instalación. Según el artista, con ello busca una forma de contribuir a la construcción de la memoria histórica.

Fotografías de cadáveres de personas que han sido asesinadas, contenedores de basura y elementos considerados desechables por sus propietarios se integran en un proyecto conformado por cuatro dípticos, cada uno de ellos con dos obras tridimensionales sobre lienzo, una de ellas foto instalación y otra matérica, una escultura en bajo relieve.

Si tienes un objeto que ya no usas, con un tamaño máximo de 20 cm por uno de sus lados, puedes donarlo a cambio de recibir un fragmento numerado y firmado de una instalación fotográfica y participar en este proyecto colaborativo para hacer de los objetos que se desechan, elementos que formen parte de un proceso artístico instalativo que cuestiona la idea de que personas que se encuentran en determinados lugares del mundo a causa de su posición política, económica o por su sexualidad puedan ser consideradas como objetos desechables.

Durante algún tiempo, en Colombia, llamaron “desechables” a los habitantes de la calle y “limpieza social”, a la modalidad de violencia que busca erradicar un tipo de identidad, individual y grupal, que es interpretada por los promotores y ejecutores como amenazante del orden social y de la moral ciudadana por asumir comportamientos rechazados y considerados como peligrosos por los agresores. Es esa condición social de la víctima y su potencial peligro lo que le convierte en objetivo de exterminio, decía en 1996, Carlos Eduardo Rojas R., investigador CINEP.

Las víctimas se incrementan con el paso del tiempo, primero sumaron a los homosexuales y las travestis, ahora a los líderes sociales que luchan por sus tierras y los exguerrilleros. Cambian de nombre los victimarios pero en resumen los asesinos siguen siendo miembros de “escuadrones de la muerte”; la telaraña de actores responsables se esa red se teje con finos hilos, en ella participan importantes representantes del Estado y de sectores económicos y políticos de la sociedad.

Programa de la performance:
Martes 25 de julio, de 16:30 a 19:30 horas en Plaza Miró.
Miércoles 26 de julio, de 10 a 13 horas en Plaza Miró y de 17 a 21 horas en Plaza de Navarro Rodrigo de Benalúa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here